El músico se recupera de un virus persistente

Si hace poco Paul McCartney cancelaba una serie de conciertos de su gira por Asia por un virus por el que tuvo que ser hospitalizado en Tokyo, ahora ha tenido que volver a hacerlo porque su enfermedad persiste.

En esta ocasión, el cantante se ha visto obligado a cancelar las primeras seis fechas de su gira por Estados Unidos cuyo comienzo estaba previsto para el 14 de junio en Lubbock, Texas. Estas se han pospuesto para el mes de octubre.

Aunque el músico ya se siente mejor, los médicos le han pedido reposo para asegurarse de que se recupera con normalidad. “Me siento muy bien pero mis doctores me han aconsejado tomármelo con calma unos pocos días más. Esperamos veros muy pronto”, comentaba el propio McCartney.

Finalmente y si no hay ningún contratiempo más, la gira por Estados Unidos comenzará el 5 de julio en el Times Union Center in Albany de Nueva York.