Chris Cornell fallecía anoche en Detroit de forma “súbita e inesperada”, en palabras de su representante Brian Bumbery, quien confirmaba las malas noticias a Alternative Press. Aún no se conocen las causas de su muerte.

Aunque el 90% de quienes leéis esto sabréis de sobra los detalles, Cornell fue -literalmente- una de las voces más personales y destacadas del grunge al frente de Soundgarden, con quienes llegaría a firmar seis largos de estudio. Y decir eso es decir que fue una de las voces que marcaron el rock en la década de los 90. Actualmente estaban, de hecho, trabajando en un nuevo disco, el segundo tras la reunión del grupo en 2010.

También tuvo una segunda época de gloria con Audioslave, banda que compartía con Tom Morello, Tim Commerford, Brad Wilk, tres cuartas partes de Rage Against The Machine, con la que firmaría otros tantos himnos inapelables y dejaría momentos históricos como su concierto en la Tribuna Antiimperialista José Martí en La Habana, la primera vez que una banda de rock estadounidense actuaba en la isla.

A todo esto habría que sumar el álbum de Temple of the Dog, grupo que fundaría como homenaje a su amigo Andrew Wood tras el fallecimiento de este a causa de una sobredosis en 1990; y diversos trabajos en solitario tanto en forma de álbum como de temas para bandas sonoras de películas desde 1998 hasta hoy.