Jean de Breteuil era un camello que le habría suministrado las drogas que causaron su muerte por sobredosis

Desde su fallecimiento el 3 de julio de 1971 en París siempre ha habido cierto oscurantismo alrededor de las causas que pusieron punto y final a la vida de Jim Morrison, líder de The Doors. La policía francesa no llevó a cabo autopsia del cuerpo, así que aunque siempre se había dado por hecho que la muerte tenía que ver con las diversas adicciones del músico y poeta californiano no existía una confirmación veraz de las mismas. Confirmación que más de cuarenta años después parece que llega ahora de la mano de Marianne Faithfull en una entrevista para la revista británica Mojo.

Según Faithfull -figura capital en la aristocracia del rock de aquellos años que se había dado a conocer esencialmente por su relación sentimental con Mick Jagger– el responsable de la muerte de Morrison habría sido Jean de Breteuil, un aristócrata francés que pululaba por la escena bohemia parisina, suministraba drogas a las estrellas y que en aquel momento era el novio de la propia Faithfull.

Breteuil le habría pasado a Morrison, de 27 años de edad, la heroína que le habría causado muerte por sobredosis. Es más, la británica -que asegura que puede contar esto ahora porque todos los personajes vinculados a la historia directa o indirectamente salvo ella están ya muertos- explica como De Breiteuil fue a visitar al líder de The Doors en su apartamento de la Rue Beautreillis, mientras ella se quedó en la habitación porque “tuve la intuición de que podía haber problemas. Pensé, ‘me voy a tomar una pocas Tuinal (barbitúricos) y no voy a ir allí'”.

Faithfull también afirma que se ha decidido a contar esto ahora por las “increíbles preguntas” que le formulan los periodistas cuando viaja a Londres de promoción. “No me gusta Londres (…) La última vez que estuve aquí un periodista me preguntó por qué exactamente maté a Jim Morrison”.