La segunda edición del festival riojano, que se celebrará del 20 al 22 de julio, contará con la presencia del septeto burgalés y la banda arancetana.

Este verano se celebró el Ezcaray Fest en el municipio riojano, tras varios años queriendo dotar a La Rioja de un evento que le otorgara un hueco en el mapa nacional de los festivales de música independiente y rock. Gracias a la acogida recibida por parte de riojanos y foráneos y al apoyo de patrocinadores y colaboradores, ha salido adelante la edición para el 2018, que tendrá lugar los días 20, 21 y 22 de julio en la Real Fábrica de Ezcaray, la Plaza de la Verdura y la Plaza del Quiosco. Por el momento ha quedado confirmada la asistencia de la banda burgalesa La M.O.D.A. , y la madrileña Rufus T. Firefly, y se espera que en las próximas semanas se desvelen los nombres de los más de 10 artistas que tomarán parte en el evento.

Los primeros presentará en Ezcaray su nuevo trabajo Salvavida (de las balas perdidas), en el que han estado trabajando este último año y para el que ha encontrado nuevas influencias en la música popular de Francia, de Irlanda y Escocia, del Este de Europa o de la Península Ibérica, que se suman a la mezcla de folk, country, punk y rock and roll de la que llevan bebiendo desde su fundación, hace más de seis años; y los segundos continuar ganado adeptos gracias a su gran directo y solvente propuesta, plasmada en su último y notable álbum Magnolia, que continúan presentando exitosamente en directo.

Las entradas pueden adquirirse a través de Internet, y el abono para los dos días de conciertos estará disponible, durante un tiempo limitado, a un coste de 35€ sin contar con los gastos de gestión.