Hoy en jueves actúan en Madrid (sala T Club) dentro de la programación de Sound Isidro)

¿Qué es para ti lo mejor y lo peor de salir de gira?

Nada es malo, ¡todo es alucinante!

¿Hablas con tu público sólo en inglés o te molestas en aprender palabras en su propio idioma?

(En castellano en el original). Hablo un poco de español, pero yo no entiendo mucho. Me gusta calimoxo (sic) y fiesta después del concierto.

¿El público canta y baila vuestras canciones cuando las interpretáis en directo o son más de mover sus cabezas arriba y abajo?

Algunas veces cantan y bailan, y es algo que me gusta ver. Creo que el espíritu de nuestra música se acerca más al entusiasmo que a lo contemplativo.

¿Hay algo parecido a un hit en vuestros conciertos que hace que la gente se vuelva loca?
Con nuestros dos discos anteriores a la gente realmente le gustaban “Young Adult Friction”, “This Love is Fucking Right” y “Heart in Your Heartbreak”. Y tengo la sensación de que con este pasará lo mismo con “Until The Sun Explodes” y “Kelly”. Pero el disco acaba de salir, así que vamos a ver…

¿Cuál es vuestro lugar favorito para tocar?

Hemos vivido noche increíbles en España, que fue el primer país que de verdad conectó con nuestra música. Así que todavía estamos muy agradecidos por tocar en el Primavera Sound de 2009. Pero de verdad que ha sido maravilloso tocar en muchas otras ciudades de vuestro país: San Sebastian, Madrid, Bilbao, Granada, Sevilla, Murcia,… Hemos sido muy afortunados. Además ha sido muy especial para nosotros tocar en Manchester, Glasgow o Gotemburgo porque en esas ciudades han nacido muchas de las bandas de las que somos fans.

¿Recuerdas el peor concierto de vuestra carrera? ¿Y el mejor?

Puede que el mejor fuera en el Chorlton Irish Center de Manchester por el 50 cumpleaños de Morrissey. Era un local de gente trabajadora en el que no había aire acondicionado en pleno verano. Todo el mundo estaba asfixiado, tanto nosotros como el público, pero la energía que se respiraba en la sala era increíble. Por otra parte yo creo que tocar un concierto es en sí algo maravilloso, así que intento no pensar nunca en aquellas experiencias negativas.
 



Cuando tocas con otras bandas ¿sueles verles o eres más de quedarte tomando una cerveza en el camerino?

Suelo prestarles atención, especialmente si me gusta el grupo. Aunque a veces si estás de gira con una banda y tienes sesenta fechas obviamente no vas a verles todas las noches. Pero tocar en un grupo es como tener un pase de backstage permanente, así que eso supone una gran oportunidad no sólo para ver al resto de grupos, sino también para conocerles personalmente, especialmente en los festivales.

¿Quienes son más odiosos, los baterías o los técnicos de sonido?

¡Ja! Anton es muy majo. Y creo que nuestro técnico también, aunque su trabajo es tan estresante que suelen ser gente muy “intensa”.

¿Recuerdas algún accidente que hayas sufrido sobre el escenario?

Vivimos en primera persona la tragedia del Pukkelpop Festival cuando el escenario se derrumbó y una persona falleció y muchas más terminaron heridas. Fue muy muy triste que toda esa gente que han pasado todo un año esperando para ir a disfrutar de los conciertos se encuentren con esa tragedia.
 
¿Alguna vez te has equivocado al nombrar la ciudad en la que estabais tocando?

No, nunca. Siempre tengo muy presente dónde estamos tocando.

¿Cuál es tu plato favorito de la cocina española?

¡Calimoxo! (sic) También me gustan esos bocadillos de tortilla de patata que venden en las gasolineras. No somos muy sofisticados con la comida, podemos comer cualquier cosa.