Kase.O hizo buenos los pronósticos y arrasó con cinco galardones; Santiago Auserón se llevó un reconocimiento especial a su trayectoria

Javier Ibarra, Kase.O con el micro en la mano y el boli ante la hoja en blanco, optaba a seis estatuillas el pasado 18 de abril en la gala de entrega de los XVIII Premios de la Música Aragonesa, celebrada un año más en el Teatro Principal. Se llevó cinco: mejor producción, canción, disco, solista y portada, además de actuar junto a R de Rumba. La culpa de todo no la tuvo Yoko Ono, sino ‘El círculo’, discazo del MC de La Jota que está rindiéndole a las mil maravillas, para compensar en su justa medida el esfuerzo desplegado a la hora de confeccionarlo. La fiesta tuvo otro gran protagonista: Santiago Auserón. Era la gran sorpresa de la noche: alzó su trofeo, recibió un homenaje en directo –la adolescente Begut le cantó ‘La estatua de jardín botánico’ a guitarra y voz- y se animó luego a rasguear dos juegos de cuerdas (las vocales y las de su propia guitarra) con los versos de su canción ‘Los inadaptados’.

The Kleejoss Band, con dos triunfos (mejor directo y mejor álbum autoeditado por ‘River Sound Unleashed’) de tres posibilidaades, fueron los otros grandes protagonistas derivados de los votos en estos premios que se hacían mayores de edad, con Sergio Falces y David Chapín como organizadores un año más. El reconocimiento a la Agitación Cultural fue para el festival Pirineos Sur (los montañeses también recibieron el de Otros Músicas), y el premio Global (artista de fuera de Aragón con una vinculación especial a esta tierra) recayó en el ubérrimo Ara Malikian, simpático y empático como siempre a la hora de recoger el galardón.

Starkytch Pinchadiscos volvían por tercera vez como presentadores, y lo hicieron con éxito: graciosos, contenidos y ágiles. En los directos, la bisoñez que por edad y trayectoria aún debería corresponder a los Victorious Fleet Commanders se desvaneció un poco más: lo dieron todo con ‘Ay Carmela!’ en la apertura. The Kleejoss Band, por su parte, recibieron dos premios derivados del que fuera disco del año en 2016 para Mondo Sonoro Aragón: ‘River Sound Unleashed’: mejor directo y mejor álbum autoproducido. Sobre las tablas del teatro, un diez. Los dioses del rock están con ellos.