El Resurrection Fest confirma un año más su vuelta a Viveiro para los días 11, 12, 13 y 14 de julio del año que viene.

Y con esa mirada a dentro de diez meses llega también un resumen -especialmente bien facturado, la verdad- de lo que dio de sí la última edición, en la que se volvió a confirmar el crecimiento constante a nivel de público, de tamaño del cartel y en general de la oferta del festival a lo largo de la última década. Y es que si alguien les hubiera dicho en sus comienzos que Rammstein, Rancid o Anthrax acabarían encabezando el festival se hubieran reído de él en su cara. Pero aquí están (y estamos).

De cara a esta nueva edición prometen mejorar servicios, añadir actividades e ir más allá en general en todos los aspectos del festival; mantener los escenarios temáticos y abarcar -aquí no hay mucha sorpresa- rock, metal, hardcore y punk. Los primeros abonos, tanto normales como VIP y Pandemonium, estarán a la venta el próximo 19 de septiembre a las 10:00h. Mientras tanto, podéis refrescar memoria con la aftermovie del 2017, con banda sonora de Dropkick Murphys y Architects: