La banda cordobesa The Wheel & The Hammond presenta su segundo larga duración y, además de darnos la primera escucha en exclusiva, nos lo desgrana tema por tema.

En él se mantienen en coordenadas similares a las de su anterior álbum “Fragments of a Blank Face” (autoeditado, 14), lo que viene siendo influencia del pop y el rock británicos de las últimas décadas, pero apuestan por un acercamiento más directo a las canciones y mejoran el envoltorio sonoro y la producción, de la que se ha encargado esta vez Manuel Colmenero (Vetusta Morla, Eladio y los Seres Queridos…).

El álbum se titula “Wooden” y verá la luz el 6 de octubre. Aquí lo puedes escuchar en exclusiva y también ver los comentarios que firma la propia banda acerca de los temas:

Masquerade

“Masquerade” clama por la ruptura bajo un punto de vista positivo, lleno de optimismo musical desde la no abnegación a los conformismos. La búsqueda del propio camino y la propia felicidad que huye de los tópicos preestablecidos que nos vende la sociedad como auténticos y reales. El amor real no pasa por un final de cuento, vacío y falso. El amor real está en otra parte y hay que huir, hacia él.

All is still not lost

Parece que hay una historia detrás que no llegamos a entender bien. La estrofa esconde rencores, hay culpa y el drama la inunda. El puente sacude heridas y da paso a un estribillo romántico con ganas de solucionar las cosas. A veces solo se trata de entender en lo que has fallado a los demás, pedir perdón y ayudar a que llegue la esperanza.

On the other side

“On the other side” es un viaje por lo más íntimo y oscuro de nosotros. Melodías misteriosas y llenas de secretos completan un ambiente etéreo para una canción que esconde un lado oculto que tienes que aprender a abrazar, si también quieres disfrutar de la luz que hay al otro lado.

History

Decía Ortega y Gasset que “la Historia nos sirve para libertarnos de lo que fué”. “History” nace de este discurso, como el soliloquio de un general al borde de una gran batalla y que en lugar de encomedarse a un Dios, clama a la Historia para no equivocarse de nuevo, aprender de sus errores y ayudarlo a vencer. El sonido de un Rhodes hipnótico y cíclico marca toda la canción, como las historias que están condenadas a repetirse y estallan cuando menos lo esperamos.

Two sides

“Two sides” es un diálogo que podría ser un monólogo. Dos caras de uno mísmo que se encuentran enfrentadas y que recuerdan tiempos en los que se alzaban desafiantes sobre un solo cuerpo. Dos caras de una moneda que gira en el aire y que suenan a delays de guitarra y a melodías de Morricone cuando cae y golpea el suelo.

Tailless Blackbird

“Sé que perdería cuando fijé mis ojos en tí”, una historia de cine negro que huele a bar, a jazz, a humo y a perdición. “The Tailless Blackbird” es una femme fatale que te va atrapando a piano para jugártela justo al final, cuando ya te habías abandonado a ella y te encuentras inmerso en una vorágine psicodélica, con un tiro rozándote el pecho, borracho y deseando no haberte quedado mirándola cuando empezó a cantar.

Cannibals

Una canción cruda, sin distracciones. El rock sin ambigüedades. Un portazo ante aquellos que son capaces de devorar, de pisotear a sus semejantes con tal de llevar el control. Unos se comportan como buitres, otros son la carroña. Hay que decidir si quieres alimentarte de carne cruda o abandonar el nido de una vez.

Messenger

Messenger es un puzzle que recoge emociones y sensaciones impresas en teclados y guitarras que evocan un momento frágil e intangible. Un túnel que atraviesa agua estancada en una relación y que termina por sacarte de ahí, hacia la aceptación rítmica de la respiración: de que en el amor hay baches, salidas de carretera y carriles de incorporación.

Narcotic

Trata el momento de intimidad con la persona que quieres y perder la consciencia. Transformarte en narcótico y narcotizarte con el otro. Esconderte entre mechones de pelo, atravesar pupilas y bailar juntos en la parte más central del cerebro, mientras que el corazón calienta el resto. La calidez de las guitarras y el rhodes te envuelven en una manta que invita a quedarte en esa sensación.

Slide

Son las ganas de levantarte después de sentir cómo te han tiroteado y abandonado en el suelo. Son las ganas de gritar que estás bien, pero que necesitas un momento, un poco de tiempo nada más para tomar fuerzas, subir los peldaños y dejarte deslizar de nuevo.

Fire

Piano rotundo que retumba en paredes llenas de moho. Crujidos a cada paso que das. Flautas sacadas de otra época donde sonaban bien y que ahora languidecen y dan aire a las llamas que empiezan a consumirlo todo. Guitarras que saltan y bailan desde las ascuas para el punto y final de una historia y de un álbum con nombre de madera.