El grupo catalán lanza su tercer álbum el 3 de febrero a través de Bankrobber

Sanjays lanzan su nuevo disco “Food And Milk For Our Babies” el próximo día 3 de febrero a través de su sello discográfico habitual, Bankrobber, hogar de artistas como Guillamino o Mazoni. Ahora  bien, en MondoSonoro puedes escucharlo ya en exclusiva bajo la entrevista de nuestro redactor Yeray S. Iborra y hacerte una buena idea de lo que podrás ver en los inminentes conciertos de presentación en Barcelona: 13 febrero (#Ornitofest, Sala Apolo, vs Mazoni) y 27 febrero (Razzmatazz Clubs).

Para Sanjays no hay tregua. Tercer disco, nuevo imaginario. En este caso, el grupo catalán se nos ha pasado –¿momentáneamente?– a la ‘política’… Eso sí, bailando. Estrenamos en exclusiva “Food And Milk For Our Babies”.
“Funcionamos por imaginarios. Si el primer disco nos inventamos lo de ‘Lemür City’, en ‘Laboratorium’ (2012) todo iba más de experimentos con humanos… Ahora hablamos más del momento que vivimos. Pero no exactamente sobre la actualidad… Recogemos momentos de gran crítica a la sociedad: Crack del 29, Vietnam…”, justifica, ante un bocadillo de fuet –algo racano de fuet, a decir verdad– y una cerveza, Adrià Cortadellas (voz y guitarra) los nuevos derroteros de los catalanes Sanjays.

En “Food And Milk For Our Babies”, Oscar Martorell (letrista, voz y guitarra) y su Wikipedia han tirado de guerra, paz, religión y amor en la composición: ¿política no oficial? Política ‘universal’ o, como diría el propio Oscar: “Política ‘d’anar per casa’… ¡Quiero jugar a fútbol en la plaza del pueblo!”. Canciones sin panfletos y con el pop siempre, siempre, en primer plano: “No pretendemos ir de abanderados de nada, en plan Obrint Pas. Al final Sanjays es como un puzzle… Y Óscar acaba haciendo la letra al final de todo. ¿Referentes en esto? Yo veo un paralelismo, por lo del mensaje atemporal, con The Smiths”, aclara Adrià mientras, de fondo, Oscar, salta –entre risas–: “A mí me ha afectado mucho haber escuchado Los Chikos del Maíz tanto tiempo”.

En lo musical, sigue el experimento surrealista de equilibrio entre guitarras y sintetizadores –entre Vampire Weekend, Los Campesinos! y LCD Soundsystem, ¿más marciano?–. Sanjays no ensayan. Graban y graban. Caos, y luego… orden, digo: Mazoni, productor clave. (Oscar) “No somos de ensayar mucho, no…”. Adrià coincide: “No quiero quedar un domingo por la mañana, sin voz tal vez, a defender un tema. Así que vamos grabando demos y demos… Hasta que nos metemos en el estudio con Jaume Pla. Él es el pacificador. Es muy limpio y ordenado… Siendo seis [ha habido cambios en la formación, entre ellos la marcha a Estados Unidos de Demmy Sober], lo más importante que hemos aprendido en este tiempo es a simplificar capas, no jugar con cuatro pistas”. Después de incendiar la noche barcelonesa (adoran los horarios de club) con confeti, eucaliptos, disfraces… Sanjays prometen nuevo show: vestidos de estética soviética. Mie-di-to.