De las cenizas de Royal Mail prendió RYM. Una singladura que enrrarece esos ambientes de pop atmosférico y resplandeciente para construir un espacio musical más oclusivo pero paradójicamente más libre. La formación granadina se ha embarcado en un viaje apasionante, donde Bon Iver, Standstill, Nudo Zurdo o Metronomy son alguna de las paradas. La adaptación al castellano de Royal Mail ha encontrado su mejor acomodo en el mundo relflexivo de RYM.  Ebrios de esa absenta musical que es el post punk, contruyen sus canciones en planos cinematográficos a la francesa que juegan con lo experimental y también con lo decididamente deliberado. El resultado es concluyente, “Hasta el Final, la duda”. El álbum ve la luz hoy de la mano de Sello Salvaje pero ellos nos practican una suerte de ciceronaje por las ocho estaciones que lo componen.

 Teoría y práctica de lo fundamental.

Para nosotros el cine es una influencia clave en muchas de nuestras canciones, y particularmente en este corte buscábamos visualizar aquellas reuniones científicas del siglo XVIII, una sala elegante repleta de quiroprácticos ataviados con pelucas blancas y un cuerpo humano sobre la camilla.

 II / Ritual.
El corte 2 y 3 lo considero como un único track ya que fue así como en un principio se desarrolló solo que por cuestiones de presentación en el álbum era más interesante separarlas.
Ritual habla de esa práctica habitual de muchos poderes políticos y económicos. Guerras, conflictos e intereses que no vienen de ahora y que se tratan de ocultar dirigiéndonos la mirada hacia otros asuntos. Esta canción arranca con bastante tensión y carácter por parte de las guitarras, bajo y batería marcando un tiempo casi primitivo, para luego ir asentándose de un modo calmado pero casi incómodo.

 Mamba Negra
Mamba negra habla de una persona totalmente inmersa en sus pensamientos y hábitos que la envenenan, tomando poco a poco el rol de esa persona que no quiere ser hasta llegar a desaparecer y perderse.
El esqueleto de esta canción es una rueda de acordes acústicos sobre un loop rítmico y metálico que se creo una tarde de ensayos en nuestra “fabrica”. Una vez zanjada la canción, las primeras escuchas nos transportaban, en cierto modo, de nuevo al cine. Quizás por el desarrollo instrumental o el tratamiento de la voz en algunas partes de la canción.

 La Danza del Ciego
Esta canción es una de las que más cariño tengo ya que fue un experimento que hice con un amigo y familiar de la banda, Jesús Olivares que es, además del padre de nuestro bajista, un gran pintor y artista. Por su manera de ver el arte y entender la vida. Cuando la canción solamente era instrumentación le propuse hacer una escucha y que anotase las primeras palabras que se le viniesen a la cabeza. De esa manera y con varios trozos de papel repletos de palabras y sensaciones empecé a darle forma y completar la canción.
Se tituló la Danza del Ciego por esa idea de juntar un montón de palabras e ideas repentinas y ponerlas a danzar con la canción casi con los ojos cerrados.

 París
En esta canción hablamos de París, pero perfectamente París podría ser él o ella. Nos consideramos fans de muchas bandas y artistas que han salido de Francia, por eso quisimos usar el nombre de París y también plasmar nuestra influencia en sonoridad de temazos por ejemplo de Gainsbourg o Air.

 Capital y Sentido
Este tema instrumental salió completamente en el estudio. Muchas veces durante los ensayos o grabación surgen ideas nuevas que en su mayoría caen en el olvido y ésta en concreto tuvimos el impulso y empeño unánime de decir: “¡esta la grabamos! ” .

 Noches en Blanco.
Noches en Blanco es una canción intima y personal. Noches muy largas que dan para mucho y en este caso para arrancar una canción. Recuerdo con bastante emoción el día en que se grabó esta canción.

8. Hasta el Final la Duda.
Canción instrumental que da nombre y cierra el disco. Sin embargo fue una de las primeras que compuse para este álbum, ya que se hizo aún en la etapa de Royal Mail. La ambientación que crean los sintetizadores y la línea de bajo se asemeja por ejemplo a How Could I Ludwig de nuestro anterior trabajo Royal Game.