Los cuatro miembros de la banda de death metal polaca Decapitated están acusados de haber cometido secuestro y violación en grupo el pasado 31 de agosto en Spokane, Washington, dentro de su autobús de gira.

Según lo publicado por The Spokesman Review, que a su vez toma como fuente los documentos del juzgado -y presuntamente, ya que sería ilegal relatarlo como cierto- la banda invitó a dos mujeres a tomar algo al autobús con el que giraban por EEUU tras estar hablando un rato con ellas al final del concierto. Al poco de llegar allí el batería, Michal Lysejko, empezó a tocarle los pechos a una de ellas, que inmediatamente comenzó a sentirse incómoda y a mirar a su amiga haciéndole señales para irse. Los miembros de la banda comenzaron a hablar en polaco y, en sus propias palabras, “el ambiente en el bus cambió, y uno de los miembros comenzó a mirarlas como si fueran presas [de caza].

Justo después la misma mujer fue a usar el baño y el cantante, Rafal Piotrowski, que la había seguido hasta allí, comenzó a besarla y a intentar quitarle el cinturón. Se resistió, intentó empujarlo lejos de ella y dijo que quería irse con su amiga, pero él la agarró del brazo y le dio la vuelta hasta dejarla indefensa, tras lo cual fue violada por no solo él sino por los cuatro miembros del grupo. Uno de ellos la engañó diciéndole su amiga ya se había ido, cuando la amiga no solo estaba allí y fue testigo de la violación sino que la empujaron dejándole magulladuras cuando se negó a practicar sexo oral a Piotrowski. Fue esa amiga la que, tras conseguir salir del autobús y ser parada por conducir bajo la influencia del alcohol en un control policial cerca de allí, llamó a la víctima -principal, ya que ella también lo fue- y denunció la violación a la policía. El agente en cuestión dijo no poder hacer nada sin una dirección concreta y continuó con la investigación por conducción ebria. Mientras tanto la otra mujer caminaba hacia el norte llamando a varios familiares y posteriormente al 911, consiguiendo que un agente la encontrara a unos tres kilómetros del recinto y la llevara al hospital, donde dieron fe de las heridas y marcas que tenía en el brazo y los nudillos.

La policía de Los Ángeles entrevistó a la banda posteriormente, cuando se ya habían ido de Spokane, y finalmente fueron detenidos el sábado 2 de septiembre. El batería, Lysejko, solo declaró no saber quién eran las chicas cuando le enseñaron una foto de ellas y pidió un traductor. El guitarrista Waclaw Kieltyka dijo haber visto al bajista, Hubert Wiecek, y a Piotrowski tener sexo con la chica, accedió a dar una muestra de ADN y después solicitó un abogado y un traductor. Piotrowsky y Wiecek se negaron a dar una muestra de ADN. El primer solo dijo que hubo una fiesta en el bus y que ellas estaban presentes, mientras que el segundo comenzó declarando que estaba sentado en el sofá y no vio nada para después decir que no recordaba lo que pasó. Según el abogado del grupo, sus clientes “planean defenderse de todas las acusaciones que caen sobre ellos y tienen plena confianza en que la otra versión de esta historia será escuchada”. También ha declarado que “tienen testigos que pueden asegurar que la denunciante fue a visitar a la banda por su propia voluntad y se fue en buenos términos”.