Finalmente, el hacker que a principios de año provocó la salida precipitada de “Rebel Heart” (Interscope, 15) por una filtración ha sido condenado por un tribunal israelí a 14 meses de cárcel y una multa de unos 3600 euros.

Hace unos meses (a finales de febrero) se daba a conocer que el hacker Adi Lederman, que filtró a la red el que iba a ser el nuevo álbum de Madonna (incluyendo no solo los temas sino también demos y otro tipo de materiales de la edición Deluxe) había sido detenido y acusado de varios cargos, y hoy se ha hecho púlica la pena a la que se deberá enfrentar.

Madonna declaró en su momento sentirse violada por esa invasión de su privacidad, y de hecho la intención del juez en cuestión, en sus propias palabras, ha sido la de emitir una sentencia ejemplar, a modo de mensaje para los que pudieran emular a Lederman. Si esto puede o no marcar un punto de inflexión en la tendencia a las grandes filtraciones de los últimos meses, el tiempo lo dirá…