El promotor del concierto, Holy Cuervo, denuncia “la magnitud de las amenazas recibidas”

Posiblemente en los últimos días hayas visto a través de las redes sociales o alguna noticia en la red algo relativo a la polémica con la actuación de Reserva Espiritual de Occidente, un grupo madrileño de música gótico-industrial en la línea de formaciones como Laibach o Death In June que entre su repertorio hace una versión del himno de la División Azul “Primavera”.

Aunque R.E.O. llevan tiempo actuando en los escenarios de Madrid, el conflicto ha saltado en los últimos días, cuando Klinamen Editorial les ha señalado públicamente por apología del fascismo y ha llamado al boicot de su concierto de mañana jueves 14 de febrero teloneando a los norteamericanos King Dude en la sala Wurlitzer Ballroom.

Finalmente Holy Cuervo, promotor del concierto ha cedido a las presiones y cancelado la participación de R.E.O. “debido a la magnitud de las amenazas recibidas, que hacen que se pierda el sentido de lo que se pretende, que no es otra cosa que llevar a cabo un concierto de música”. El promotor también destaca que “Desde el principio del estallido de esta polémica intentamos dialogar con los autores de los primeros posts, que llegaron a retirarlos admitiendo que se habían equivocado, pero para entonces ya se habían enfervorecido los ánimos de muchos con los que ha sido imposible dialogar”. Vamos, que las cosas se les han ido de las manos a aquellos que inicialmente señalaron al grupo. Las entradas se devolverán a aquellos que lo deseen, pese a que la actuación de King Dude sigue adelante.

No podemos dejar de incluir en este texto la nota pública del grupo a propósito de este desagradable incidente, en la que dejan bien claro su postura al respecto…

“Al igual que un mago “corta” por la mitad el cuerpo de su ayudante y el público pasa un mal rato, pero acaba aplaudiendo pues el ayudante no ha sufrido daño alguno, en Reserva Espiritual de Occidente ofrecemos un miedo controlado como puede ocurrir en el tren de la bruja o en una montaña rusa: nada más alejado de una arenga política, una llamada a las armas o a la violencia.
Igual que hoy cantamos canciones sobre brujería, asesinos en serie o paraísos imaginados por los testigos de Jehová, no descartamos extraer ideas del régimen Stalinista, de las doctrinas de Dulcino o de los poemas de Aleister Crowley en nuestras próximas composiciones.

Usamos canciones con letras incómodas y una puesta en escena inquietante, pero nunca hemos elaborado un discurso político, pues no es nuestra intención.

Si ustedes leen cualquiera de nuestras entrevistas podrán comprobarlo. En todas ellas hacemos hincapié sobre conceptos como “ficción” y “teatralidad”.

Creemos que ustedes, sin embargo, están jugando con un miedo real. Los organizadores del concierto del jueves han recibido amenazas, en las que va copiado este mismo comunicado, contra la tienda de discos que regentan o el local donde se celebra el concierto. Desde luego, nosotros no estamos a favor de ningún tipo de violencia ni de amenaza, de la naturaleza que sea. Estamos a favor del respeto y el diálogo.

La censura y persecución de propuestas artísticas diferentes a las que uno está acostumbrado nos parecen mucho más similares a los métodos empleados por violentos regimenes dictatoriales fascistas, que cantar una canción o usar un disfraz para dar un concierto, que es lo que hacemos nosotros.

Esperamos que rectifiquen su actitud e intenten focalizar sus condenas hacia injusticias reales”.