Tras más de 300 conciertos por todo el mundo, O Sister! recala en el Café de las Artes Teatro para llenarlo de jazz, swing, dixieland y bailes con su nuevo disco “Stompin’ in Joy”. La cita es el sábado 3 de febrero a las 21:00h, con entrada anticipada de 7 euros y 8 en taquilla.

O Sister! es un grupo de swing que recrea la edad de oro del jazz vocal, la música popular de los años 20 y 30 en Norteamérica. La banda tiene su origen en Sevilla, en el año 2008, con una formación inicial compuesta por el trío de voces que forman Paula Padilla (contralto), Helena Amado (soprano) y Marcos Padilla (tenor), junto con Matías Comino a la guitarra. Posteriormente alcanzan su composición actual, a la que se añaden el contrabajo de Camilo Bosso y la batería de Pablo Cabra, acentuando el peso rítmico de un tipo de música animada y propicia para el baile, atractiva tanto para aficionados al jazz como para el público no tan familiarizado con este género. O Sister! es un homenaje a los grupos femeninos de aquella época, como The Boswell Sisters, pioneras del swing vocal cuya influencia sería más tarde reconocida por artistas de la talla de Ella Fitzgerald.

El sexteto sevillano no se limita a evocar ese estilo, sino quedesde su último disco componen temas propios en el estilo de la Jazz Age, que se suman a las creativas armonizaciones y los frescos arreglos que elaboran para temas clásicos desde su origen. Cerca de 300 conciertos después de su estreno, O Sister! ha actuado en los más importantes eventos y escenarios nacionales relacionados con el jazz, como las salas Clamores y Café Central (Madrid) o la Jamboree (Barcelona). A finales de 2014 daban el salto definitivo a la escena internacional del swing con su presencia como única banda europea en el festival-homenaje a las Boswell Sisters que tuvo lugar en New Orleans (Estados Unidos), cuna de este estilo. En 2015 realizaron una gira europea con parada en Grecia, Dinamarca y Suecia, y en años sucesivos han seguido ampliando horizontes con actuaciones en Malasia e Italia, haciendo cada vez más evidente la universalidad de su forma de entender el directo como un espectáculo completo, donde la música brilla por su calidad, cercanía y espontaneidad.