No voy a engañarles. Escuchar por primera vez “Carrie & Lowell” de Sufjan Stevens supuso una sacudida emocional en toda regla. Quizás por inesperado. Stevens ha mutado en diversas ocasiones y no teníamos claro que, aquí y ahora, fuese a sacarse de la chistera algo tan valioso como este álbum. Imaginamos que aparecería alto en nuestras listas, y así ha sido. Número uno por aclamación popular -representada en decenas de redactores, claro está-. Pero ahí no acaba la cosa, porque son muchos los discos de la presente temporada que merecen las posiciones obtenidas en nuestra selección. Como alguien dijo hace poco, “To Pimp A Butterfly” de Kendrick Lamar es uno de esos álbumes majestuosos y con méritos suficientes para superar el tremendo hype que hay a su alrededor.

Podríamos continuar alabando las virtudes de cualquiera de los diez primeros títulos, desde el pop electrónico adictivo de Chvrches al rap autobiográfico de Vince Staples (¿dos discos de rap entre los diez mejores?), del rock moderno y añejo al mismo tiempo de Alabama Shakes o la peripecia electrónica de Jamie XX a la psicodelia electro-pop de Tame Impala. Resumiendo, un puñado de obras maestras. Y sobre todo, no nos olvidemos de las mujeres, porque esta temporada que queda atrás nos ha brindado una larga lista de álbumes protagonizados por chicas de ideas claras y talento desbordante, desde Julia Holter o Florence Welch, a Grimes, Holly Herndon, U.S. Girls, Natalie Prass, Colleen o las robustas Sleater-Kinney.

De todos modos, hay mucho más y para todos los paladares, así que échenle un repaso tanto a nuestra lista general (en las siguientes páginas de este mismo artículo) como a las especializadas (cuyos enlaces os mostramos a continuación). Repasen y, sobre todo, disfruten. Joan S. Luna

1

(FOLK) Una verdadera obra de arte, por ello, su escucha requiere tanta calma como Stevens parece pedirnos al oído. Únicamente así descubriremos toda su riqueza y belleza, que Stevens convierte en una suerte de paz espiritual en la que el tiempo se para y el corazón se abre para dejar entrar lo que su susurrante voz quiere contarnos. Joan s. Luna

2 Kendrick-buterfly

(RAP) Lamar se rodea de los mejores productores del universo del rap y crea un disco difícil y complicado. Un trabajo redondo empapado de deep jazz, funk marciano y unas letras desgarradoras cercanas a la poesía spoken word más combativa. Un álbum que te atrapa y te sobrepasa. un clásico instantáneo. Una obra maestra. Marcos Molinero

3

(POP) El impacto inmediato de temas como “Leave A Trace”, “Keep You On My Side”, “Make The Gold”, “Clearest Blue”, “Empty Threat” o “Bury It” convierten el disco en una carrera de hits a la que cada vez está menos acostumbrado el público de lo “alternativo”. Contiene emoción a borbotones travestida de “music for the masses”. Luis J. Menéndez

4 alabama_shakes_sound_color

(R&B) Una apuesta arriesgada y al mismo tiempo un valor seguro. Algo así como mezclar en una sola pieza cualquier álbum de Sly & The Family Stone con “Physical Graffiti” de Led Zeppelin, y como acicate ese toque de modernidad que les coloca entre los valores claros de la actualidad.
Toni Castarnado

5 Jamiexx-In-Colour

(ELECTRÓNICA) Un recorrido por la historia de la música electrónica (del house al dubstep). La melancolía de su banda (The XX) está muy presente en canciones como “Obvs” o “Sleep Sound”, que suenan a música de baile para gente a la que no le gusta bailar. Una obra tan sutil como el resto de su corta pero intensa carrera. Tomás Crespo

6

(POP) Parker ha asumido el control total y lleva las canciones a otra dimensión, potenciando sus elementos más bailables y manteniendo la cualidad etérea marca de la casa. Temas como “The Less I Know The Better” o “The Moment” se convierten en funk del siglo XXI. Le abrirá las puertas de un nuevo público. L.J.M.

7

(POP) El arranque del cuarto disco de Julia Holter la muestra dispuesta a enseñar un poco de piel. “Feel You” lo deja claro. Una breve intro con aires barrocos se convierte por arte de magia en pop mayúsculo. “Have You In My Wilderness” es lo más concreto que Julia Holter ha grabado hasta la fecha. L.J.M.

8 How-Big-How-Blue-How-Beautiful-florence

(POP) El arranque del cuarto disco de Julia Holter la muestra dispuesta a enseñar un poco de piel. “Feel You” lo deja claro. Una breve intro con aires barrocos se convierte por arte de magia en pop mayúsculo. “Have You In My Wilderness” es lo más concreto que Julia Holter ha grabado hasta la fecha. L.J.M.

9

(RAP) Señores del rock y señores del pop, vayan espabilando. Hay más creatividad en “Summertime ‘06” que en buena parte de los discos de guitarras que andan por ahí causando cierto revuelo. Un doble disco conceptual, denso por momentos, pero cuyo desarrollo acaba por atrapar irremediablemente. Joan S. Luna

10

(POP) La apuesta arriesgadísima por parte de Claire Boucher de lanzarse a los brazos del pop de sonido comercial acaba mereciendo ser recibida con los brazos abiertos en el Olimpo de las divas pop. Uno de los discos de hits más redondos de la temporada. Bien podría haberlo vendido a cachos a Madonna, Charli XCX o Rihanna. J.S.L.

11

(POP) El pasado como batería de Fleet Foxes es casi anecdótico y en esta entrega lanza dardos cargados de ironía, cinismo y amor. Su alter ego se erige como un crooner pasivo agresivo, que flirtea con el uso y abuso de sustancias, el sexo y profesa religiones varias. Toca sentarse con una copa de whisky para apreciar sus rincones humeantes. M.T.

12

(METAL) Han sido catalogados como banda metal para hipsters, pero pocos sambenitos son tan injustos como éste. Con un tono más oscuro y por momentos más rabioso, con más gritos y menos teatralidad. Deafheaven van al grano cuando toca meter cera y se recrean más que nunca cuando encaran las partes más atmosféricas. Luis Benavides

13

(POP) Su estado de gracia se traduce en esa capacidad para hacer de sus divagaciones sonoras -a medio camino de lo sintético y lo orgánico- un delicioso entretenimiento, validando esa jactancia según la cual él mismo presume de dar un sentido unitario a una tarea que tiene mucho de picoteo, de aquí y de allá. Carlos Pérez de Ziriza

14

(ELECTRÓNICA) El viaje que plantea cuenta con muchas paradas: aproximaciones al trap, excursiones instrumentales por el sonido Warp clásico de la escuela Plaid, amagos de banda sonora y, por supuesto, mucho soul. Muestra también que el concepto de productor doméstico aferrado a su laptop definitivamente se le queda pequeño. L.J.M.

15

(POST-PUNK) El dúo de Nottingham ha descolocado a casi toda la industria musical. Minimalismo radical, abstracciones furiosas, nihilismo y rabia. No crean canciones, ni himnos, son catarsis emocionales, crudas emociones de dos cuarentones de vuelta de todo. Es la voz de la clase obrera desencantada, la que ha sido pateada en el culo. M.M.

16

(SOUL) Una voz negra que combina magia y suavidad, con un asombroso parecido a la de Sam Cooke. Sabe moverse muy bien por las diferentes texturas del género, rindiendo tributo y respeto al clasicismo de las formas, aunque aportando un toque de modernidad. Un disco portentoso que recupera el pulso del género. Don Disturbios

17

(ROCK) Patrick Stickles podría ser el prototipo de hipster festivalero. A Stickles le pone también dejarse la garganta chillando como una piara en celo, soltar guitarrazos junto a sus compañeros y meterse en camisas de once varas. Una puta ópera rock en tiempos de Internet y de los discos en los que en teoría solamente interesa el single. J.S.L.

18 kanaku-y-el-tigre-quema

(PSICO-FOLK) La psicodelia con regusto a folclore parece una vía inagotable de creatividad en estos momentos en América del Sur. Kanaku y El Tigre han hecho de Lima un fortín desde donde hablar a la luz y a la belleza. Aunque este primer álbum internacional de los peruanos va más allá del ‘yo’, la exploración y el camino. Yeray S. Iborra

19

(POP) Finiquitados sus experimentos con una banda detrás y apartando a un lado su faceta más experimental, Remy fía su suerte a unas fantasmagóricas bases de latido dub para, a partir de ahí, construir una serie de composiciones de pop siniestro y acabado hipnagógico. Juega a imaginar otro futuro para el pop facturado por mujeres. L.J.M.

20 holly_herndon_platform

(ELECTRÓNICA) Para Holly Herndon las canciones son un vehículo de transmisión de ideas, un diagnóstico o mecanismos para transformar el mundo antes que meros contenedores emocionales, y en ese sentido su música se “explica” y “experimenta” antes que disfrutarse. L.J.M.