El verano de 2016, Las Vvitch recorrieron todas y cada una de las fiestas de barrio de Barcelona. Su música urbana –sobre bases traperas– con mensaje feminista, se entendió como una respuesta necesaria en la escena; la calidad del sonido nunca fue su prioridad, pero ahora publican una mixtape medida: “BRVJAS”, con un tema masterizado por Jeff Ellis (Frank Ocean). Chitón.

“Parece que profesionaliza, ¿no?”. A Ricardo se le dibuja una sandía bajo la nariz; ríe picarón porque, tras la mixtape publicada por el dúo barcelonés este verano, parece que algo haya cambiado. Él y Gala, los dos integrantes de Las Vvitch, tienen claro que nada más lejos de la realidad. “BRVJAS” (2017) se lee –desde fuera al menos– como un paso más en una carrera que, para sorpresa de la industria, ninguno de los dos quiere que sea ascendente. “No me importaría hacer un nuevo recopilatorio en que el sonido no sea tan vital para así sacar más canciones, con menos presión. Hay mucha policía de la calidad”, zanja Gala.

El verano de 2016 fue dulce para estos compañeros de piso que, bajo una manta (literal), empezaron a grabar canciones de mensaje feminista sobre beats de trap y otras músicas urbanas. “No hacemos trap. Utilizamos la etiqueta en un momento en que era necesario: como respuesta a lo que veíamos, era un proyecto más contestatario más que musical”, dice Ricardo. Ambientes antipatriarcales recogieron dicha respuesta con los brazos abiertos. “Yo no soy tu bitch” se convirtió en himno local para jóvenes que querían bases sincopadas pero no compartían el uso de “puta” en cada una de las canciones.

Después de un año colgando temas y colaborando con productores como REALX –encargado de parte de la producción de su nuevo recopilatorio– o Andrea Parra, Las Vvitch, un proyecto activista con base musical, decidieron hacer algo más unitario. La excusa de alzarse con el premio Soundcloud les vino como anillo al dedo para probar caminos más elaborados a nivel de sonido; gracias a dicho concurso les ha masterizado un tema Jeff Ellis, ganador de un Grammy por su trabajo en “Channel Orange” (Def Jam/Universal, 12) de Frank Ocean. “Trabajar con Jeff Ellis ha hecho las cosas mucho más lentas. Él es muy buen tipo, y nos manda mensajes por Instagram diciendo que nos adora… Pero nuestro inglés flojo ha hecho que la relación sea algo más fría. Aún así ha ido genial”, comenta Gala, entre birras, en Barcelona. “Para nosotros ha sido una presión enorme. Sabíamos que la gente iba a escuchar distinto estas canciones”, añade Ricardo.

El calvario ha resultado en “BRVJAS” –tema homónimo al título del recopilatorio– que, como ellos mismos atestiguan, no tiene nada de trap. Los sonidos cabalgan con más fuerza incluso hacia el reggaetón. El objetivo es seguir vistiendo de mensajes feministas los ritmos que disfrutan, pero sobre todo incurrir en más áreas de pensamiento. “A nosotros no nos interesa subir en la industria, porque no entra en la política del grupo, ni en nuestra idea feminista: preferimos evolucionar en otras cosas, como el discurso”, comparten.

En la misma línea: el feminismo, sí, asumido. Pero, ¿cuesta meterse en cuestiones de clase o de odio desde la música urbana? “Pxxr Gvng sí que tiene una lectura de clase, y es por eso que no nos gusta decir que hacemos trap, que nace donde nace. Nosotros no hemos vivido según qué. ¿Estaríamos haciendo apropiación cultural?”, se pregunta Ricardo. A lo que Gala matiza: “Somos conscientes de nuestro origen. Siempre hay mil dudas”. De momento, más allá del discurso de género –si es que es disoluble del de clase– han habido algunos experimentos como “Nice”, una canción sobre la precariedad laboral en el mundo de la cultura, concretamente en los museos. Lugar donde ambos se han sentido ninguneados.

Mantener el proyecto en el amauterismo ha permitido a estos jóvenes –ambos nacieron en 1992– seguir la senda de la duda y la libertad, tomar decisiones como no cobrar al público por sus espectáculos. “Que nos paguen un concierto cada tres meses, y con eso podremos seguir masterizando”. Las Vvitch andan preocupados por otros motivos, como qué les llega a los chavales del fenómeno de las músicas urbanas difundidas por Youtube. Es por eso que desde el pasado año han recorrido una veintena de institutos haciendo talleres de hip hop y trap feminista con adolescentes. Las Vvitch, educan y entretienen.