Al igual que Madrid, Caracas también tuvo su Movida en los 80´s, una época marcada por una intensa efervescencia cultural y artística durante la cual comenzaron a forjarse los grandes nombres que más adelante constituirían las bases del underground caraqueño. Entre estas bandas Zapato 3 destacó especialmente, quizás no tanto al principio por la calidad musical de sus composiciones como por lo rompedor de la propuesta que presentaban, con un sonido, una estética y unas letras con reminiscencias al post punk y el darkwave británico muy presentes por aquellos años en Europa y al sur de Latinoamérica, pero que en la escena venezolana constituían una autentica novedad. Habituales en los circuitos de bares y salas de concierto de la ciudad, poco a poco se fueron encumbrando hasta dar el salto al gran público y llegar a convertirse en seguramente la banda de rock por antonomasia en Venezuela.

Después de más de 30 años de trayectoria, con largos parones entre medias, de desavenencias entre los integrantes, separaciones abruptas y aclamados reencuentros – como el último del año 2012 que los llevó realizar una extensa gira que bautizaron La última cruzada, de la que se extrajo un disco en directo llamado La última cruzada Live (On Records, 2014) – Zapato 3 está de vuelta y en esta nueva etapa quieren tachar España de su lista de pendientes trayendo su gira Democrazy Tour que les llevará a tocar en Madrid el 19/11 en la sala Mon Live (antigua sala Penelope) y el 21/11 en la Sala Bikini en Barcelona.  Aprovechamos para enviarles un breve cuestionario vía mail y conocer el estado actual de la banda.


A mediados de los 90 MTV Latam era el escaparate que marcaba las tendencias musicales y en el que todas las bandas emergentes y no tan emergentes anhelaban estar. Aún recuerdo vuestra presentación en el programa Raíz Sónica y como los jóvenes de la época vivimos ese momento como un auténtico fogonazo, una conquista para un país sin apenas tradición rockera pero del que sin embargo había salido aquel grupo que ahora estaba en pleno prime time de la cadena norteamericana y con el que todos estábamos deslumbrados. ¿Qué queda de aquello?
(Fernando Batoni)
El conocimiento de saber que no existe nada en este mundo que se obtenga sin pérdida y entrega. La energía que sentimos cada vez que subimos a un escenario es un hechizo violento y seductor, un trance, un delirio.
Han pasado muchos años desde nuestra aparición en ese recordado performance para la cadena MTV y para nosotros fue mucho trabajo, disciplina y fe ganarnos ese privilegio.

En el mes de septiembre, después de 18 años de sequía editorial, publicasteis el single Amaranto, un tema con un sonido muy fiel a vuestra esencia y que da a entender que a la fiesta de reencuentro de Zapato 3 aún le queda recorrido.
(Álvaro Segura) El reencuentro ha sido un paso dado sin mayor esfuerzo, como un auto deportivo guardado en un garaje por 18 años y que luego enciende en el primer intento. Un auto al que nunca se le ha ido la batería. Como si el tiempo no hubiera pasado. Zapato 3 dejó sembrados los temas de su repertorio en el subconsciente colectivo Venezolano y me atrevería a decir que en otros países de habla hispana. Hacer un tema nuevo es como lanzar una semilla en un jardín que sabemos es de tierras fértiles. Los temas nuevos nacen de nosotros, pero crecen fuerte en nuestro público.

(Fernando Batoni) Lo difícil no es hacer canciones, lo difícil es encontrar espacio y tiempo para grabarlas. Vivimos en países y ciudades distintas. Este año liberamos 3 nuevos singles: Amaranto, Te prendo como mirra (11 de noviembre) y Xanax (31 de diciembre).
La música es un oficio que practicamos a diario, alternándolo con responsabilidades profesionales y la cotidianidad familiar, la escritura me atormenta nunca se detiene, situaciones, sueños, deseos y frustraciones están allí exigiendo convertirse en canción, en himno, en memoria.
Cuando Zapato ha estado ausente por diversas razones, sus músicos han desarrollado proyectos alternativos dejando plasmado importantes trabajos. La hermandad, Solares y Metrozubdivision.

“Hoy Venezuela es una larga noche de ansiedad y sudor donde no termina de salir el sol”

Para esta gira que os trae por la península supongo que tendréis un repertorio cargado de nostalgia con el que revivir junto al público venezolano/latinoamericano residente en España vuestros grandes momentos, o ¿tenéis alguna novedad en la recámara para los que vayan con ganas de cosas nuevas?
(Álvaro Segura) La nostalgia es inevitable, especialmente cuando en el Venezolano existe una consciencia de que nos hemos quedado huérfanos de patria. Pero en las canciones está intacto el soundtrack de nuestras películas personales. Escucharlas en vivo es revivir y reencontrarnos con algo que no nos pueden robar; allí están intactos todos los besos, todo el amor, toda la furia y toda la languidez. Sin embargo venimos con tres temas nuevos que ahora crecen en el exilio.

Tengo entendido que vivís desde hace unos años fuera de Venezuela, al igual que un gran número de artistas venezolanos que ahora desarrollan sus carreras en el extranjero. Entiendo que en ningún país es fácil vivir de la música, pero da la impresión de que en Venezuela es imposible.
(Fernando Batoni)
En algún tiempo pasado fue posible, hoy Venezuela es una larga noche de ansiedad y sudor, donde no termina de salir el sol. Los artistas y bandas que manejaron con madurez y gerencia sus finanzas pudieron vivir de la música. Zapato a pesar de su éxito, discos de oro y platino, múltiples reconocimientos y conciertos multitudinarios no fue el caso, por supuesto producimos ganancias y muy jóvenes pudimos independizamos, pero el arte estaba por encima de todo: la propuesta creativa, la irreverencia, la provocación. Vivimos con pasión y entrega cada día que nos daba la música, para nosotros eso ya era y es una inmensa fortuna, nunca pensamos en el mañana.