Cada disco que editan los padres del grindcore es un motivo más para celebrar la integridad de una de las bandas locomotora de la escena underground y extrema. Un grupo con actitud e ideas bien claras que ha sabido conservar sus raíces en cada uno de sus discos. Su nuevo largo, “The Code Is Red… Long Live The Code” (Century Media / Mastertrax), y sus más de veinte años de carrera son buena prueba de ello.

Napalm Death estrenan “The Code Is Red…Long Live The Code”, y ya van catorce trabajos de larga duración. Tras todo los problemas que tuvieron los ingleses con la discográfica que apoyó gran parte de su carrera musical (Earache) y la poca promoción americana de sus dos últimos discos, Napalm Death también estrenan discográfica para este nuevo álbum. Se trata de Century Media, que ya se encargó recientemente de editar la segunda parte de su disco de versiones, “Leaders Not Followers: Pt. 2”. La ausencia definitiva de Jesse Pintado es otro de los cambios que ha experimentado la banda, funcionando de momento como cuarteto. “Todos apreciamos mucho a Jesse, pero en estos dos últimos años ha tenido muchos problemas con su adicción al alcohol y otras incidencias personales, que estaban frenando por momentos la actividad de la banda. Hemos intentado ayudarle y le hemos dado muchas oportunidades, pero seguía igual y finalmente tuvimos que mandarle a casa con su familia para que se recuperase psicológicamente y solucionase su situación”. En estos últimos años la caótica situación política mundial ha inspirado los textos de Barney, que vuelve a denunciar sin pelos en la lengua y con esa actitud punk que siempre les ha caracterizado las incoherentes decisiones de los mandatarios políticos.

“Tanto el título como el concepto del disco hacen referencia al exagerado estado de alerta roja al que nos tienen sometidos los gobiernos”

Títulos como “Instruments Of Persuasion” o “Diplomatic Immunity” nos dan una pista de por dónde van los tiros. “Tanto el título como el concepto del disco hacen referencia al exagerado estado de alerta roja al que nos tienen sometidos los gobiernos; usan el código rojo de miedo y paranoia como herramientas para controlar a la población”. Ya vemos que la fuerte identidad del grupo no ha cambiado en absoluto, y, en lo musical, pese a la falta del segundo guitarra y el cambio de sello, Napalm Death siguen en sus trece firmando un disco que encaja a la perfección en la trayectoria de sus últimas ediciones. Barney Greenway, cantante y carismático frontman de la banda, nos comenta amablemente que “The Code Is Red…Long Live The Code” es, desde su punto de vista, un álbum mucho más variado que los dos predecesores, en el que podemos escuchar más variedad de tiempos, notas e incluso voces. En este último aspecto es reseñable la colaboración de tres cantantes que amenizan cuatro temas del disco cantando junto a Barney. “Century Media nos sugirió la idea y nos pareció algo interesante que añadiría más variedad al disco. Queríamos que hubiera diferentes voces y conocíamos a estos vocalistas porque hemos tocado con sus grupos varias veces y somos amigos de hace tiempo. Se trata de Jeff Walker (ex-Carcass), Jamey Jasta de Hatebreed y Jello Biafra”. Otra de las novedades que incluye el disco es la incursión experimental de los dos últimos cortes, algo que ya hicieron en “Utopia Banished” con la magnífica “Contemptuous” o en “Inside The Torn Apart” con “The Lifeless Alarm”; en esta ocasión parecen rendir tributo al sonido de Swans con el tema “Morale”. “No sólo estamos influenciados por el death metal y el hardcore. Nos encanta ese rollo ruidoso y experimental; además ya nos hemos adentrado en este tipo de sonido con algunas canciones antiguas. Queríamos buscar más contraste en el disco y estos dos temas lograban dicho objetivo. Nos gustó el efecto siniestro que se crea entre la voz cantada y la gutural”. Por lo demás, y como apuntábamos antes, Napalm Death siguen con el pie en el acelerador en esta nueva etapa revival de sus primeros tiempos, en el que el punk más corrosivo se junta con la agresividad del metal para acelerarse a base de grindcore. Un disco de sonido directo y rabioso que nos remite directamente al grupo encima de un escenario. “No ha habido ningún cambio drástico en el sonido de Napalm Death, seguimos muy en la línea de los dos últimos discos, manteniendo el nivel de intensidad en nuestras canciones”. Uno de los grupos más activos del panorama extremo no podía dejarnos sin su ración de tralla en directo, así que, como viene siendo normal en Napalm Death, el grupo ha salido nuevamente de gira para presentar a todos sus fans –incluidos los españoles- los temas de su decimocuarto disco. Y por supuesto no van a fallarnos.