Andrew Stockdale es el hombre tras Wolfmother, aunque en esta ocasión cuenta con unos secundarios de verdadero lujo. Juntos firman “Victorious” (Universal, 16), un álbum en el que se reivindica como valor del rock inmediato y pesado. Lo presentarán el 13 de mayo en Barcelona y el 14 en el Kristonfest (Bilbao).

Wolfmother encienden de nuevo la mecha. Esta vez no han tardado tanto tiempo en grabar como en otras ocasiones, de hecho solamente han pasado dos años desde “New Crown”. En esta ocasión, Andrew Stockdale se encarga de bajo y guitarra e incorpora a su conjunto a los baterías Josh Freese (The Vandals, Devo, A Perfect Circle) y a Joey Waronker (Atoms For Peace, R.E.M.) para firmar “Victorious” una obra más inmediata, de riffs pesados y robustos. “Retomo la fórmula de mis primeros días, es decir presencia de guitarras y canciones con buenos estribillos. Es justo lo que la gente esperaba y demandaba, música con la que se pueden identificar”. En parte del proceso de “Victorious” , Stockdale establece sus propias normas. Necesita trabajar a solas para extraer lo mejor de si mismo. “La mitad de ese material fue cosa mía en exclusiva, después ya lo acabamos desarrollando entre todos. Para empezar, me encerré en solitario en el estudio durante dos semanas. Necesitaba concentrarme y enfocar este proyecto”.

“La mitad de ese material fue cosa mía en exclusiva, después ya lo acabamos desarrollando entre todos”.

La otra gran novedad es el nombre del productor: Esta vez ha sido un histórico como Brendan O’Brien (Pearl Jam, AC/DC, etcétera) quien ha bendecido el disco. “Brendan es muy activo en el estudio, pero curiosamente no es muy intervencionista, parece otro músico más. No te sugiere añadir partes o ideas en las canciones, sino que se centra únicamente en el sonido. Eso me ha hecho sentir cómodo”. El título del disco tiene connotaciones claras y evidentes. “Para mí, dedicarme a la música es como una pequeña victoria, algo muy satisfactorio. Siempre trato de ser positivo y todas las cosas que hago en la vida me llevan a tener una mentalidad abierta, enérgica”. Para que sus seguidores se sientan más participes del proyecto, se ha creado una aplicación para que sean ellos mismos quienes presenten diversas opciones para la portada del disco. “Fue una idea del sello, y me parece genial. Son iniciativas siempre interesantes que te permiten conectar con la gente que escucha tu música”.

Y ya a modo de anécdota, le comento a Stockdale sobre el día en que Wolfmother fueron invitados por Led Zeppelin para que tocaran el día que ingresaron en el Music Hall Of Fame británico. Interpretaron “Communication Breakdown”. “Fue un honor. Led Zeppelin están entre las cuatro o cinco bandas más importantes de la historia, así que fue una sorpresa muy agradable y un reconocimiento a nuestro trabajo”.