La fortuna ha llamado a la puerta de We The Lion en forma de single de éxito, pero los peruanos están demostrando que “Violet”, su album de debut, es mucho más que un tema pegadizo que los ha emparentado con grupos como Mumford & Sons o The Lumineers. Ahora tendrán la oportunidad de defenderlo en Barcelona el 8 de noviembre (Sala Sidecar), el 9 en Madrid (Teatro Barceló) y el 10 en Granada (Planta Baja).

Cuando hablamos del álbum de debut de cualquier banda, uno imagina inmediatamente a unos veinteañeros con la ilusión depositada en lograr vivir de la música. No es este el caso en lo que a la edad se refiere, porque los componentes de We The Lion ya han sobrepasado la treintena, pero sí lo es en cuanto a una ilusión que mantienen intacta. A pesar de que Alonso Briceño (compositor y voz principal), Luis Buckley (bajo y voces) y Paul Schabuer (guitarra y voces) se conocen desde hace muchos años, y todos tenían la vida más o menos montada como arquitecto, economista o pequeño empresario, no fue hasta hace poco más de un año que debían tomar la decisión de dejarlo todo para vivir de la música. Esta importante elección venía motivada por el rotundo éxito del single “Found Love” -aupado por el anuncio de una conocida marca de telefonía- que les hacía muy populares a la par que trascendían más allá de las fronteras de Perú. (Luis Buckley) “Nos ha cambiado la vida, porque tuvimos que tomar la decisión de seguir apostando por el sueño y creo que felizmente tomamos la decisión correcta. Como amigos, y como banda entre comillas, llevamos juntos como unos dieciocho años y la musica siempre fue para nosotros un hobby, pero viendo el cariño con el que nos ha acogido la gente desde el día uno, creo que fue muy oportuno tomar este riesgo y ahora vivir el sueño que siempre habíamos tenido en mente”. Una oportunidad que, al pillarles en un momento de sus vidas mucho más maduro, han sabido afrontar de otra forma. (Luis Buckley) “Sin duda te hace estar más centrado. Además, tocar en una banda no es solo subirse al escenario y ya está. Hace apenas un año éramos nosotros tres y ahora somos como veinte personas y eso con veinte años hubiera sido muy diferente. No hubieramos sido capaces de afrontarlo con la misma responsabilidad”. (Alonso Briceño) “Claro, con veinte años tu mente está en otra parte, quieres conocer mundo, conocer chicas… y con la madurez si que estás mucho más centrado. Yo me casé el año pasado y eso da una tranquilidad enorme”.

De todas formas sería injusto reducir el éxito de We The Lion a una canción por muy pegadiza que esta sea. En su álbum de debut “Violet” logran contagiar al oyente de las diferentes etapas por las que transcurre un disco que se presenta como conceptual y que narra la historia más vieja jamás contada: una relación amorosa que empieza con el deseo entusiasta de perdurar para siempre, pero que poco a poco se va marchitando hasta permanecer tan solo en el recuerdo. Y todo ello narrado en inglés sobre la base de un lánguido folk-pop de ascendencia anglosajona y tremendas armonías vocales que nada tiene que ver con el uso de la tradición latinoamericana de bandas como Kanaku y El Tigre o Chancha Via Circuito. (Luis Buckley) “Cuando fuímos a Texas estábamos un poco preocupados por la reacción que tendría el público. Nos representaba algo así como ver a un nortemericano cocinando ceviche. ¡Imagínate! íbamos a tocar a tocar folk y en inglés. Pero la reacción de la gente fue muy buena. Creo que en vez de vernos con un ojo crítico, lo vieron con el orgullo de que su música hubiera llegado a otro pais y fuera algo que pudiéramos compartir”. Y eso que el tono dulzón y romántico del disco se me antoja que sería mucho más complicado interpretar en castellano, sobre todo por la exaltación que se hace del amor sin concesiones. (Alonso Briceño) “Si me daría más pudor cantar en castellano, y quizás genera más vergüenza cuando el público es inglés o americano y lo escucha, pero cuando es un publico hispanohablante puede que me sienta más seguro”.

En cualquier caso, pronto vamos a tener la oportunidad de ver cómo trasladan las canciones de su primer álbum a un directo que, por lo visto en la red, se me antoja rotundo. (Luis Buckley) “Siempre hemos cuidado mucho nuestros videos desde el principio. De hecho nuestros primeros videos fueron un aprendizaje que nos ha permitido mejorar y nos ha dado la oportunidad para hacer cosas más impactantes y ricas en contenido”. Ahora solo cabe sumergirse en ese romántico viaje que proponen en su álbum. (Luis Buckley) “Que el disco sea conceptual y basado en una historia de amor hace que tenga muchos altibajos y provoca que la gente se pueda identificar con diferentes momentos de la historia: desde el que está en un proceso de enamoramiento inicial hasta el que está llorando debajo de la cama porque le han roto el corazón. Siempre hay un punto de la historia al que te sentirás más cercano. Y por otro lado el hecho de que sea conceptual era también el intento de regresar a esa época de los casstettes en los que te sumergías en el viaje que el músico te había planteado como un todo”.