Un barrio industrial de Terrassa alberga el cuartel general de Violets, banda catalana que persiste en sacudir los cimientos del underground punk nacional. Después de publicar “Maybe This” en 2017 y marcarse una extensa gira por la península, Glory, Momo y Xavi hablan de su evolución como grupo, de sus planes de futuro e incluso de nuestra querida escena alternativa. El grupo actúa este viernes 2 de febrero en el festival Can’t Keep Us Down! (Ateneu Popular Nou Barris, Barcelona), junto a bandas como Appraise, Rapture, Get Lost, etcétera.

Empezásteis en 2011. ¿Cómo decidisteis que lo vuestro era el punk rock?
(Glory) No nos pudimos imaginar haciendo otra cosa. Era imposible. ¡Es que ni lo pensamos! Eso sí, al principio sonábamos como una mierda (risas).

(Momo) También es cierto que a veces nos etiquetan distinto según los temas, como por ejemplo grunge…

(Glory) En realidad hacemos “punk rock tristeza”.

Vuestro primer disco es de 2012. ¿Cómo recordáis aquella época?
(Momo) Muy inocente. Fuimos a grabar sin tener ni idea, pero lo íbamos sacando adelante, y con muchas ganas.

(Glory) Victor [ex-batería del grupo] nos ayudó mucho con el proceso, ya que tenía muy claro cómo queríamos sonar. Tengo un gran recuerdo de aquella grabación, porque éramos como niños pequeños. ¡Sólo teníamos veinte años!

Luego el grupo se separó para regresar de nuevo un tiempo después. ¿Qué sentísteis durante el primer concierto después del retorno?
(Momo) ¡Buah! Horroroso, muchos nervios, de los malos, de salir y pensar “se me ha olvidado todo”.

(Glory) Teníamos muchos hándicaps: regresar después de un año, tocar en una sala de la hostia, batería nuevo, defendiendo un nuevo disco, y además ensayando poquísimo. Fue todo tan rápido…

(Xavi) El concierto fue en la sala Stroika de Manresa, y lo recuerdo muy bien porque yo allí toqué como mercenario (risas).

(Glory) Después del concierto vimos que con el nuevo disco podíamos hacer cosas muy chulas.

Publicasteis “Maybe This” en mayo. ¿Costó mucho tenerlo a punto? Ya sabéis, lo típico de “ya, ya casi está”, pero en realidad no…
(Xavi) Fué todo muy exprés. En tres semanas ya lo teníamos grabado. Lo grabamos en mi propio estudio, EM Estudi. Preparamos la promo, contactamos con los medios, y al cabo de poco ya lo estábamos presentando en el Kasal de Roquetes (Barcelona). Encajó todo con lo que habíamos previsto. Lo editamos con la ayuda de H-Records, como nuestro primer álbum.

¡Eso no pasa siempre!
(Glory) Creo que ayudaron mucho las ganas increíbles que teníamos de volver. De hecho, Xavi no iba a ser nuestro batería, aunque sabíamos que acabaría pasando. Fue volviendo de un concierto cuando le preguntamos: “Xavi, ¿eres nuestro nuevo batería?” (risas).

El segundo disco suena mucho más trabajado. ¿Hasta qué punto fue algo buscado?
(Momo) Durante la grabación del primer disco nos daba bastante igual como sonara. ¡Yo ahora lo pongo y no lo puedo ni escuchar!

(Glory) Con el tiempo yo he aprendido a quererlo.

(Momo) También estábamos muy limitadas por la pasta en aquella época…

(Glory)¡Y aún lo estamos!

(Momo) Importa mucho cómo tocas, y también tenemos al maestro aquí presente…

(Xavi) Me lo tomé como un reto. Como lo grabamos en mi estudio, aproveché que venían Violets para hacerles (otra vez) de mercenario. O sea, que me autograbé. También tenía la mitad de material del que tengo ahora, y acabé tirando de colegas para reunir lo que necesitábamos. Al final creo que quedó de puta madre.

(Glory) A nivel de aprendizaje, esta última vez teníamos los temas mucho más pensados. Por ejemplo, no queríamos que las voces quedasen tan graves como en el primer disco, con lo cual ahora se diferencian más entre ellas. Aunque siendo autocríticos, nos hubiese ido bien algo más de tiempo de preproducción.

Canciones como “Six”, “Hold On”, “A Little Bit” son flipantes, y creo que parte de culpa la tienen los coros. ¿Cómo componeis los temas?
(Glory) Has mencionado tres temas todos compuestos por alguien distinto. “Little Bit” nos la “regaló” Víctor…

(Xavi) ¡Y la grabamos sin ensayarla!

(Glory) “Hold On”, por ejemplo, me la pasó Momo hace dos veranos por el móvil y no pude dejar de escucharla. Sobre cómo nos repartimos las voces, normalmente quien compone la canción es quien la canta, porque es lo más instintivo. Pero no siempre es así ya que al final lo importante es que el tema quede redondo.

(Momo) A veces en los directos nos intercambiamos trozos porque creemos que quedará mejor. Y sobre las armonías en los coros, simplemente intentamos encontrar la magia en ellas.

¿Como preparais los directos?
(Glory) Ultimamente nos estamos currando más los directos (risas).

(Xavi) En la última gira nos llevamos dos amplis de guitarra, toda la torre de bajo y la batería entera. La gente flipaba, igual que nosotros en el momento de cargar la furgo. Pero es que queremos sonar bien. Al final, un concierto es para disfrutarlo, no para estar rallado por como está sonando.

Hablando de la última gira, ¿qué tal fue?
(Momo) ¡Fue la hostia! Ojalá todas fuesen así.

(Glory) Estuvimos dieciocho días, y sólo descansamos uno de ellos. Fue la más larga que hemos hecho, por eso fue muy importante tener la mente positiva, porque sino no aguantas. Muchas horas en la carretera, muchas de no dormir, esperas interminables en las salas antes de tocar… Pero mereció la pena. Por ejemplo cuando tocamos en Cadaval, un pueblo bastante perdido en Portugal, nos sorprendió la cantidad de gente que vino, ¡incluso había peña que se sabía las canciones!

(Momo) Los bolos de Madrid, Cáceres y Málaga también fueron muy bestias.

De hecho el videoclip de “Six” está basado en esa gira. ¿Lo teníais planificado?
(Momo) Sí, salen imágenes de todos los conciertos. Lo editaron unos amigos de Altercat Media con mogollón de ganas. ¡Montaron el vídeo en un día!

(Glory) Aitor, del grupo Malhumorats, fue quien nos ayudó durante la gira, y le dije: “¡Graba este tema en todos los conciertos!”

¿Os veis girando por Europa y Estados Unidos…?
(Xavi) ¡Ojalá! Pero es muy complicado cuadrar agendas.

(Momo) Además nos lo montamos todo nosotros, nadie nos lo organiza. Lo intentamos para Japón, pero para el verano que viene ya vamos tarde…

En directo acostumbrais a hacer alguna versión. ¿Qué creeis que aporta tocar versiones?
(Xavi) ¡Pues no nos lo habíamos planteado! (risas).

(Momo) Nos gusta hacer covers.

(Glory) Normalmente hacemos una, dos, o ninguna, dependiendo de como esté el ambiente en el concierto.

(Momo) Hace poco incluso hemos grabado una versión del tema “Going To Pasalacqua” de Green Day para el recopilatorio “Hardcore Hits Cancer”.

¿Cómo veis la escena alternativa en nuestro país?

Veo caras tristes…
(Momo) De bajona… Hará un par de años que la escena underground en Barcelona se ha renovado, sobre todo gracias al emo punk. BCore y Saltamarges, por ejemplo, ¡están a tope, y me encanta! No podemos decir lo mismo del punk rock, pero como mínimo vuelve a haber algo, por lo que la época de absoluta sequía parece haberse superado. Y sobre todo tenemos la suerte que aún hay gente motivada para montar cosas. Yo misma, estando en Outro Shows, siento que o tienes muchas ganas o lo dejas, porque siempre salen dificultades.

(Glory) Lo que mueve ahora mismo el punk rock es la nostalgia de los noventa. Hay mucha gente que sigue yendo a ver a los grandes grupos de la época al Razz, pero luego piensas, ¿dónde está esa gente en los conciertos pequeños? Piensan que el punk rock está muerto, pero no, ¡no lo está! Estamos allí, “escondidos” entre las salas pequeñas de Barcelona… También ayudaría que se habilitaran más sitios para tocar. Salas como Fontana están desaprovechadas.

(Xavi) Y luego parece que no hay relevo. Ahora mismo los chavales tienen otras inquietudes que no quedar con los colegas para hacer ruido.

(Glory) En vez de colgarse una guitarra, ¡cuelgan una foto en Instagram! (risas) ¡Aunque nosotros también somos los primeros en hacerlo!

(Xavi) Yo llevo más de diez años tocando, soy de la quinta del noventa y uno… Miro hacia atrás y puedo contar con los dedos de la mano las bandas nuevas que están saliendo. Creo que somos la última oleada…

(Glory) ¡No, por favor! Los géneros musicales tienen un contexto histórico, y ahora mismo se lleva el trap. Los chavales quieren ganar pasta y ser guapos, esa es su revolución. Su forma de hacer ruido y decir “a la mierda el mundo, soy mas guapo que todos vosotros”.

Algunos músicos que se quejan que falta gente en los conciertos, pero luego nunca los ves en bolos que no sean de su propio grupo… ¿Falta quizás militancia dentro de las propias bandas?
(Glory) Siempre ha sido así…

(Xavi) Pero también está que si llevas mucho tiempo tocando y no viene gente a tus conciertos, a lo mejor es porque lo que ofreces no engancha… Es jodido llegar al público. Por tanto, a parte de hacer lo que te gusta hay que ofrecer un producto de calidad, con los temas trabajados y haciendo conciertos que molen. Si a la gente le ha gustado tu concierto, repetirán. ¿Por qué va tanta gente a ver a Bad Religion? Porque se lo han currado, porque hacen buenas canciones.

(Glory) La parte idílica dice que hay que respaldar a la escena, pero a la vez estoy de acuerdo con Xavi. Me parece muy narcisista que alguien se pregunte: “¿Cómo es que la gente no viene a mis conciertos?” (risas).

(Xavi) ¡Porque eres malo! (más risas).

(Glory) Yo nunca me he enfadado, venga a vernos una persona o vengan cien…

(Momo) No puedes obligar a la gente a que venga a tus conciertos. Pero también mola poder apoyar a colectivos que se lo curran para montar bolos y festivales, como por ejemplo el Actitud Fest. Si quieres descubrir nuevas bandas, ¡ese es tu festi!

(Xavi) En el Actitud priorizan la calidad musical de las bandas. También es cierto que todo el mundo merece una oportunidad, especialmente la gente que empieza.

(Glory) Decimos eso porque nosotros también hemos sido primerizos, y seguiremos estando allí (risas). La principal razón para montar un grupo es para pasartelo bien, no para buscar nada.

Xavi, ¿que es lo que más te ha sorprendido de Violets desde que entraste en el grupo?
(Xavi) ¡Lo perezosas que son! (risas) No.. que tienen muchas ganas y mucha ilusión.

(Glory) ¿Qué tiene esto que ver con perezosas?

(Xavi) Lo digo por cuando hay que cargar la furgo… ¡Es broma!

(Glory) ¡Mentiroso! (risas).

Momo, después del bolo en el Actitud fuiste con Not On Tour para ayudarles durante su gira. ¿Qué tal la experiencia?
(Momo) Me encantaban Not On Tour. Conocí a Sima en el Groez del 2015 y, como diría ella, “and the rest is history…”. Necesitaban a alguien para encargarse del merch durante la gira europea. Fue la hostia, una locura. Aprendí mucho, y lo que más me gustó es que siguen tan humildes como siempre, aunque ahora se codeen con los grandes. ¡Os animo a descubrirlos!

Glory, ¿qué historia hay detrás de tu intrigante tatuaje de “Ixnay On The Hombre”?
(Glory) Tanto ese disco como “Conspiracy” son los dos de The Offspring que me iniciaron en el mundo del punk rock. Puede que no sean los más underground, pero fueron los que escuchaba con mi hermano. Me hice el tatoo porque esa portada directamente me flipa. Y de hecho es un disco que me sigue flipando, de principio a fin. ¡El sonido de esas guitarras es único!

¿Grupos favoritos?
(Xavi) The Swellers, No Trigger, Teenage Bottlerocket…

(Momo) Yo soy muy de clásicos: The Distillers, Minor Threat, Descendents, Black Flag, Bad Brains, NOFX, Bad Religion… Ya he dicho The Distillers, ¿verdad?

(Xavi) ¡CRIM!

(Glory) ¡Anti-Patiks!

(Momo) También Good Riddance, Alkaline Trio, y he sido de Blink-182 de toda la vida. The Flatliners, Against Me!, Masked Intruder, Bad Cop/Bad Cop, Green Day, Dover, Berri Txarrak… ¡no puedo parar!

(Glory) Pennywise, Dover, Rancid, y en mi parte grungera me encantan Soundgarden, Alice In Chains, Pearl Jam y últimamente escucho mucho a un grupo de los noventa llamados Jellyfish.

(Momo) Wild Animals, Mapache, Cala Vento, Malestar Social, Blowfuse… hay muchos grupos.

(Glory) ¡Black Sabbath!

¡Pues ha salido una buena lista! Y para los grupos que están empezando, ¿teneis algun consejo desde vuestra experiencia?
(Momo) Que no pierdan la ilusión y sobre todo, trabajar. Que sepan que van a perder mucho dinero y se van a desesperar mucho, pero merece la pena porque van a tener uno de los mejores recuerdos de su vida.

(Xavi) ¡Que se preparen para comer mierda! (risas). Por lo poco que sé, hay grupos que empiezan y se piensan que, con las facilidades de hoy en día, cuando te compras una guitarra en el Thomann por cincuenta euros, un colega que te graba un tema por veinte pavos que suena de la hostia, y otro te graba un videoclip con el móvil, de la hostia también… con esas facilidades para sacar material de calidad, se acaban preguntando por qué no están llenando salas. Pues resulta que para llegar allí hay que meter kilómetros de carretera, tocar, perder pasta, no dormir… es mucha dedicación. Para hacer subir una banda hay que trabajar a conciencia. No os espanteis, todo lo que tiene valor requiere su esfuerzo.

(Glory) Escuchar mucha musica, darle muchas vueltas a los temas, no copiar mucho a un estilo simplemente porque te gusta, buscar tu sonido, e incluso tocar en sitios en los que no quieres tocar.

(Momo) Que tu primer concierto va a ser en el Malandrino [nombre ficticio]… ¡pues es lo que toca! Todos hemos pasado por eso.

(Glory) Al final, si una cosa te gusta la harás de cualquier forma. Hazlo. Y vigila con las expectativas, ¡que son muy malas para la vida!

Finalmente, ¿para cuando disco nuevo?
(Momo) Queremos hacer algo muy trabajado. Va para el 2019. ¡Primicia! Ahora junto a Panorámica, esperamos poder llegar a más público y vivir nuevos proyectos. ¡Muchas gracias por todo y mucho punk rock!