No es suficiente hacer buenas canciones, estribillos reconocibles y petar los conciertos; Queremos más. Eso es lo que parece haberse planteado el combo navarro en su quinto álbum. “Bother” (Maldito Records) refunde su idea original de ska, rock y reggae para modernizarla con un tamiz electrónico. El resultado es, cuando menos, atractivo y sorprendente. Con el último disco de Skakeitan y este de Vendetta, algo está cambiando en el ska vasco. Luisillo Kalandraka, bajista curtido en mil batallas y ex de Skalariak, nos lo cuenta.

Me ha sorprendido positivamente vuestro nuevo trabajo, que aun manteniendo vuestras señas de identidad, demuestra ambición y ganas de probar cosas nuevas. ¿Podría decirse que habéis renovado la manera de tratar los sonidos que forman parte de vuestro ADN?
Siempre vamos sumando cosas a nuestro ADN. En este disco, la diferencia es que hemos dejado de mezclar varios estilos en un mismo disco, y hemos envuelto nuestra esencia solamente con un ingrediente nuevo, la música electrónica.

Se mantiene la querencia por la melodía y la capacidad de confeccionar temas redondos (“Aún quedan ganas”, “No volveré”…). Me imagino que el oyente es vuestro leit motiv, pero al mismo tiempo cabe pensar que nunca renunciaríais a vuestra esencia.
Por supuesto que la intención es conectar, divertir y hacer reflexionar. Siempre hemos sido nosotros mismos. Ahora más si cabe. Si no, no habríamos hecho este disco, en nuestra opinión el más arriesgado.

Es un álbum contagioso, corto (apenas sobrepasa la media hora) y directo. Mejor así que alargar los discos artificialmente y con rellenos por todos lados…
La intención era esa. Queríamos hacer algo compacto, huyendo de rellenar por rellenar. Un disco al que no le sobrase ninguna canción. Por suerte nunca nos faltan temas a la hora de grabar un nuevo disco. Muchos se quedan fuera, siempre hemos sido selectivos, esta vez quizá más.

“Bother the police” me ha llevado directamente a youtube para (por si acaso) ver quién era el autor, y resulta que sois vosotros. ¡Suena a himno!
Y es un himno. Un himno al inconformismo, a decidir por ti mismo. Es un molestar de conciencias. No te creas nada, cuestiona todo, eso es estar vivo.

Seguís aportando temas sencillos, directos y %100 efectivos como la arriba mencionada o “No volveré”, “No sabéis amar” acompañados de temas más comerciales como “Qué importa”, “Pao Pao Pao” o aún más, “Madre”.
Cuando nos sentimos bien con una canción y vemos que encaja en la idea que queremos reflejar lo sacamos a la luz. Más o menos comercial es lo de menos.

Sin embargo, aún más llamativos me resultan “Reggean hegan”, “Batasuna” y “ZAI”, los tres en euskara, sugestivos y atrevidos, y que además se hacen muy cortos. “Reggean hegan” es muy especial: suena fresco y apasionante. Habéis jugado con algún tipo de efecto, suenan unos coros hipnóticos y ecos… Realmente es uno de vuestros grandes temas. “Batasuna” sigue coqueteando con esos sonidos electrónicos y “ZAI” diría que es un raggamufin con ambición, especialmente en sus parones y en los cambios de ritmo.
Más que un efecto, hemos pasado nuestra música por un tamiz electrónico. Esto aporta otras sonoridades que hasta ahora no habíamos experimentado. Realmente lo que se escucha en el disco es ska, reggae y rocksteady, aderezado con sonidos electrónicos de finales de los 80, principios de los 90.

 “Hemos pasado nuestra música por un tamiz electrónico”

Este es vuestro quinto disco y seguís con la misma formación, algo que casi es un milagro en la escena musical. Decidme cómo diablos lo conseguís, coño. Lleváis ya 7 años y pico conviviendo en el local, en la carretera, en los estudios de grabación. ¡Muchos grupos terminan casi a hostias en el segundo disco!
Desde el inicio formamos la banda músicos que ya nos conocíamos desde hacía tiempo, eso ayuda. Por otro lado, nos sentimos muy bien tocando juntos, sobre todo en los directos. Quizá esa sea la clave…

¿La evolución de Vendetta se inspira, aunque lejanamente, en alguna referencia concreta o no cabe hablar de ello?
Hay tantas referencias que no podríamos remarcar una clara. En Vendetta cada uno somos de una madre, como se suele decir. Se escucha mucha música diferente y siempre aparecen cosas que nos sorprenden.

Pello se ha animado (por primera vez) a producir él mismo el disco. ¿el paso que ha dado le ha ayudado a lograr aquello que se proponía? Por el resultado, la respuesta parece afirmativa.
La verdad es que tanto él, como la banda, estamos satisfechos del resultado.

En vuestra gira por el Estado llegasteis a actuar hasta en 60 ocasiones (incluyendo Euskal Herria, supongo). Una cifra, más que respetable, bastante impresionante. Luego vino el Kamikaze Tour 2016 donde salisteis al extranjero. ¿Cuántos conciertos ofrecisteis y dónde? En el caso del Estado Español, ¿cómo ha sido la recepción?
El “Kamikaze Tour” nos llevó por tierras americanas. En concreto estuvimos en Chile, Valparaiso, Santiago de Chile y Concepción. Después pasamos a Argentina, donde actuamos en Mendoza, Rosario y Buenos Aires. En el estado participamos en varios festivales como: Granirock, Quixote Fest, Viña Rock, Clownia Festival, Weekendbeach Festival, Sonrias Baixas, Bioritme. La acogida fue muy buena por parte del público tanto en América como en el estado.

El video clip de “Bother the pólice” (también single) es, por lo visto, la primera parte de una trilogía, con tres canciones, tres escenarios diferentes y una misma historia. ¿Cuándo se publicarán los otros dos? ¿Podéis adelantarnos algo de ellos?
Aún no tenemos decidido cuando saldrán los otros dos videos. Lo que si podemos decir es que la acción no baja de intensidad.

Próximas fechas de conciertos:

· 24 marzo – Sala Hangar, Burgos
· 25 marzo – Sitges
· 30 marzo – Kafe Antzokia, Bilbao
· 31 marzo – Doka, Donosti
· 7 abril – Zentral, Pamplona-Iruña