Con cualquiera de sus discos anteriores, Steve Austin y sus muchachos aterrorizaron incluso a quienes ya les conocían. Ahora, gracias a “Kiss The Pig” (Relapse/Mastertrax, 04), no sólo vuelven a conseguirlo, sino que hasta provocan el sangrado de nuestros oídos y el colapso de nuestros intelectos.

Muchos pensaron que Steve Austin había enloquecido definitivamente cuando nos brindó un artefacto como el doble disco “Sadness Will Prevail”. Su ejercicio de extremismo físico e intelectual nos dejó sin habla, y eso que los antecedentes ya habían alcanzado unas cotas de sadismo francamente sorprendentes. Por eso empezar hablando de “Sadness Will Prevail” sería lo más correcto, ya que lo que para algunos pudo ser una evolución para otros fue algo incomprensible. “La verdad es que ´Sadness Will Prevail´ era un álbum complicado, muy heavy y muy profundo. Era como el ´The Wall´ de Pink Floyd, pero en 2002 y en versión música extrema. Tenías que oírlo de principio a fin del tirón porque era una única realidad, una única verdad y una experiencia de dos horas cuyo sentido y sentimiento solamente podía entenderse escuchándolo al completo. Me da la sensación de que mucha gente no lo entendió y se quedaron con la idea de que estaba enloqueciendo y dejándome llevar por la experimentación. Incluso la gente de la discográfica estaba en contra de publicarlo, decían que ningún disco doble había funcionado comercialmente desde los setenta. Intenté explicar a la gente que el sentido del álbum no era vender muchas jodidas copias. La verdad es que no podría volver a repetirlo”. Y bueno, como se pasa de una gran obra apocalíptica al disco más rápido y extremo de la trayectoria de Today Is The Day.

“A veces la vida es bella y tan simple como mi hijo pequeño”

“Tras haber hecho un álbum que me había consumido tanto y había salido tan caro, pensé en cuales eran mis sentimientos en ese momento, remontándome a principios de los noventa dónde habían todas esas bandas en Earache, grupos que buscaban los límites de lo extremo y de la velocidad. En ´Kiss The Pig´ traté de darle a todo un ambiente de velocidad y destrucción, ritmos duros de metal. Tratamos de hacer algo muy distinto algo que se hubiera hecho antes en la escena del death metal. A principios de los noventa habían un montón de bandas en Earache que buscaban los límites de lo extremo y de la velocidad, y ahora Today Is The Day es a lo que se quiere parecer, nosotros combinamos las baterías y los riffs insanos, algo que la gente realmente no ha vuelto a intentar nunca más desde entonces” . De todos modos por muchas veces que se escuche “Sadness Will Prevail” es prácticamente imposible llegar a tararear los temas, en cambio con “Kiss The Pig”, pese a toda la mala leche que destila, no ocurre lo mismo. “Sí, ´Kiss The Pig´ es definitivamente más fácil de escuchar, te puedes meter en cada tema por separado, aunque todas las canciones tengan un punto de unión entre si. Así es como lo hicimos”. Por si esto fuera poco al álbum dura apenas media hora, y como buen fan de Slayer hay que hacer unas referencias, obligadas o no. “No.. ´Reign In Blood´ dura exactamente veintiséis minutos y un segundo. Me encanta que lo compares con ´Reign In Blood´ aunque sólo sea por su duración, ya sé lo que quieres decir. Es muy corto para ser un álbum completo, pero así es como lo hicimos”. Y vamos a por el nuevo batería. ¿Qué pasa? Si Marshall era la hostia. “Nuestro nuevo batería Mike, también es ¡¡¡la hostia!!! Proviene de una banda llamada Circle Of Dead Children, tienen un compacto llamado ´Human Harvest´, que yo grabé. Es realmente explosivo, un álbum de brutal grind. Mike es super extremo y meticuloso en todo lo que hace, y no quería seguir tocando con su banda porque habían cambiado su estilo. Me puse en contacto con él por e-mail cuando les dejó y le dije que habíamos pensado en él para remplazar a Marshall en Today Is The Day. Vino y se aprendió el material realmente rápido, más que cualquier otro batería que hubiera tenido nunca en la banda”. Cambiando de tema. A nosotros nos encanta “Kiss The Pig” pero, con un título tal y una portada como esos, nos gustaría saber por dónde se mueve conceptualmente. “Habla de la razón por la que la gente odia a los americanos. Los grandes edificios no se vienen abajo por ninguna razón. Como una gran potencia que somos, hemos oprimido a diferentes países, como Afganistán, Iraq… Si tuvieras quince años de edad y vivieras en alguna de esas ciudades, sin tener absolutamente nada y solamente odiando al mundo del oeste por su capitalismo, lo entenderías mejor, no entiendo que a la gente le cueste tanto comprenderlo. Los miembros de estas organizaciones del terror fundamentalista se crecieron probablemente en un mil por cien cuando todo esto empezó, y solamente porque ellos tenían una causa, nosotros hicimos que la tuvieran. Como americano puedo decir que lo del 9/11 no me sorprendió cuando ocurrió”. Pero por otra parte hay temas que pueden parecer todo lo contrario o al menos por su nombre. “Bueno, ´This Machine Kill Fascists´ podría ser un encuentro entre Woody Guthrie y John Lennon. Posiblemente en ese orden yo sería la tercera persona en utilizar esa frase. Aunque en realidad la canción no se refiere a matar fascistas, básicamente habla de todo aquello que tenemos que soportar como el fascismo. Pero diciéndolo en serio, no como otras bandas que tocan rock ´n´ roll, se divierten y forman parte del estilo de vida del rock ´n´ roll. Hacer cosas apestosas y decir cosas de mierda, como las bandas de rock ´n´ roll stars”. Y por cierto ¿qué es eso que se oye al final del cd? “Si, el final del cd… (una pausa) escucha, esta es la persona que habla al final del álbum”. En ese momento acerca a un de sus hijos a el auricular y se oyen unos sonidos bastante extraños para provenir de un niño. “Es que mi mujer y mi hijo pequeño estaban por el estudio, y pensé que sería una gran idea para acabar el disco. Ya que es muy duro y muy loco, y todo el rato cagándome en todo. Y por eso pensé que recordar a la gente algo que no es la mierda que se ve por la tele como las guerras. Tío, a veces la vida es bella, y tan simple como mi hijo pequeño. ¿Es un gran día sabes?, los niños tienen esa inocencia que nosotros hemos perdido”.