Desde el paradisiaco y felizmente desconectado “l’empordanet” recibimos el tercer disco de estudio de un músico nacional que detenta un sonido propio, personal e intransferible. Poco más que decir, ¿verdad? Pues no, aún hay más, a través de este ‘Disconnect‘ (Factor City, 2016) -que supone su mejor disco hasta el momento- Undo abunda en esa electrónica que une luz y oscuridad, pop y techno, emotivad y melodía. Y no va a cambiar, dice, para infinita suerte nuestra.

Este ‘Disconnect’ -tercero en tu larga carrera- es mejor que los anteriores porque tienes más conocimiento, las cosas más claras y hasta más equipo… ¿podemos hablar, pues, de madurez?
No me gusta la palabra madurez, suena a viejo. Parece que si has llegado a ello ya sólo te queda pudrirte; y no, yo todavía siento que estoy en periodo de aprendizaje y crecimiento continuo. Ahora, eso sí, con bastantes más canas.

“No me gusta la palabra madurez, suena a viejo”.

¿De qué te gusta desconectar, y cómo lo haces, para disfrutar realmente de la vida? ¿Qué piensas de los que necesitan estar conectados al ruido digital para ser felices?
Me gusta y necesito desconectar. Una de las mejores maneras de hacerlo para mí es acercarme al mar a nadar o simplemente a contemplarlo, o a la montaña a caminar y a buscar setas. Si no puedo un buen truco es mirar al cielo y enfocar solo el cielo sin límites. No entiendo la manía de estar siempre conectado. Me encanta apagar el móvil y el ordenador. Y por supuesto todas las notificaciones siempre apagadas.

Tener una manera propia de trabajar lleva a disfrutar de un lenguaje propio y ello a que los demás reconozcan tu sonido como personal e intransferible, ¿qué parte de culpa de ello tiene que seas un artista 100% autodidacta? ¿No tener referencias muy evidentes es siempre positivo?
Creo que cada productor debe encontrar su manera de trabajar personal y para ello quizás es mejor aprender de manera autodidacta, no lo sé. Yo he aprendido mucho trabajando con otros productores, he tenido esa suerte. Si te apuntas a una academia o escuela también está bien, pero en algún momento tienes que empezar a probar y experimentar por tu cuenta, si no siempre vas a sonar como los demás. Me quedé a cuadros el día que me enteré que hay mucha gente que produce con plantillas, no lo entiendo, para mí cada tema es un mundo.

¿De qué forma ha influido en tu trabajo el vivir alejado de la vorágine del centro de Barcelona desde hace más de 4 años? ¿Es cierto que así has multiplicado tu capacidad de trabajo de una forma más que evidente? ¿De hecho tus tres discos han salido de l’Empordanet, verdad?
Hace ya casi 6 años que vivimos en este pequeño paraíso que es “l’empordanet” que es como lo llamaba el gran Josep Pla. A mí me encanta la naturaleza, el mar y la montaña, y aquí lo tengo todo a mano, es un lujo. Las playas más bonitas de la Costa Brava al este y el macizo de las Gabarras al oeste. Todo en un radio de 10km lo que me permite moverme en bici o andando y prescindir del coche que no ayuda nada a desconectar. Tanto ‘Motas de Polvo’ como ‘Disconnect’ los he hecho aquí. ‘Despacio’ lo hice cuando vivía en Barcelona.

Creo que ‘Disconnect’ es tu disco más compacto y redondo, seguramente el mejor. Y curiosamente en él no has contado con la colaboración de nadie, te lo has zampado tú solito, ¿mejor solo que bien acompañado?
No ha sido algo premeditado, me gusta colaborar con otros productores. Pero este album ha salido así. Mejor solo que mal acompañado. Pero tan bien solo como bien acompañado. Seguramente en el próximo álbum cuente con colaboraciones otra vez, me apetece compartir estudio.

En España hay pocos productores de música electrónica que tengan tres discos en la calle, ¿a qué se debe este deficit de álbumes nacionales? ¿Es un formato en retirada frente a los EPS, etc?
Es un formato que requiere mucho más esfuerzo y dedicación que un maxi o un ep. Enfrentarte a un larga duración da respeto. Pero creo que es un paso que hay que dar.

“Para hacer música de baile necesito estar en vena”.

Consideramos que Undo es un proyecto de música electrónica orientada al club, pero sabemos que te gusta experimentar dentro de sus límites, pero ¿haberlos haylos?
La música de baile tiene unos límites. Es muy difícil que la gente baile a menos de 100 bpms o más de 140. También los temas tienen que tener una cierta duración que permita mezclarlos. Tiene que haber una base rítmica presente. Por ejemplo ‘I Need A Break’ podría ser un tema de baile, pero al haberlo hecho tan corto es imposible de pinchar. Pero en un álbum te puedes permitir esas licencias. Es otra de las ventajas de hacer un Lp.

Y, ahora, la pregunta del millón: ¿Hacia dónde evoluciona tu sonido? ¿Tienes horizontes claros en este sentido?
Para hacer música de baile necesito estar en vena. Y para estar en vena necesito pasármelo bien y tener confianza. Por eso trabajar con sintetizadores y cajas de ritmo analógicas es ahora mi prioridad. La música resulta más espontánea y visceral, eso es lo que busco. No puedo empezar un tema con el mousse en la mano.

En los temas de este ‘Disconnect’ suenan muchos más sintes y maquinaría analógica; se nota que hay cada vez menos presencia de plugins en tus producciones. ¿Es también una querencia natural hacia la música hecha de la manera más natural y humana posible? ¿Huyes del MIDI como alma que lleva el diablo?
Me he dado cuenta que para mí es clave empezar a componer sin el ordenador de por medio. El ordenador entra en escena cuando ya tengo una idea que grabar. El ordenador es el estudio de grabación. Pero para hacer música, para crear, necesito instrumentos reales que pueda tocar y manipular físicamente. Esa es la horma de mi zapato, lo que me funciona.

Con el paso del tiempo muchos DJS van bajando el tempo de sus sesiones y creo que eso también te afecta de una forma, más o menos, visible… ¿es algo consciente? ¿Qué nos quieres decir con esto?
Yo creo que va con la edad. Cuando era más joven pinchaba y producía a mas bpms. Y conforme crezco voy bajando el tempo. Aunque todavía disfruto haciendo y poniendo temas a 125 bpms. Pero más rápido no, creo que la música pierde feeling. Aunque siempre hay momentos para todo.

Volvamos al disco. ‘Sunmachine’, ‘The Arptits’ y ‘Acid Prophet’ son, a mi juicio, los temarrales del álbum, ¿cuáles son tus cortes favoritos y por qué?
Eso son los demás quienes lo deciden. A mí me gustan todos los temas claro, y también estoy harto de ellos. Junto a los tres que mencionas mis favoritos para pinchar son ‘Interferencias’ y ‘Computer Friends’. El resto son más complicados de poner en una sesión pero les tengo cariño a todos. ‘I Need a Break’ es uno de mis favoritos.

“Para mí es clave empezar a componer sin el ordenador de por medio”.

La referida ‘The Arptist’ tiene un rollo trancero, clubby y 90s que sorprende y alegra a propios y extraños, ¿mirar hacía atrás sin ira es algo que debería de hacer todo productor de música electrónica que se precie?
Yo no reniego de mi pasado, al contrario creo que es una dimensión de mi presente. A mí siempre me ha salido música que une luz y oscuridad, pop y techno, música emotiva y melódica. Y no voy a cambiar.

¿Y qué nos quieres decir con la tech-pop ‘Autómatas’? ¿Contiene un mensaje político?
Sí, es un tema que hice enfadado después de las elecciones. No entiendo que la gente siga votando a políticos corruptos y que solo defienden a las élites. Me da miedo convivir con autómatas ignorantes y despreocupados.

¿La bella, meláncolica y pop ‘Setembre’ es el preámbulo de un futuro de Undo tocando con una mini-banda en directo? ¿Es cierto que lo quieres tener preparado para el año que viene? ¿Es como hacer realidad un viejo sueño de juventud?
Sí, me apetece mucho volver a tocar en directo. Me encanta pinchar, pero yo vengo de tocar en bandas y echo en falta estar en el escenario con más músicos tocando en directo.

Factor City vive como una especie de segunda juventud, ¿qué planes de futuro tenéis -Violant y tú- para tu sello en este inminente 2017? ¿Es cierto que volveréis en breve a publicar en vinilo?
Sí, el álbum ya ha salido en doble vinilo, ha quedado precioso. Me encanta la ilustración de la portada de David Imbernon. A partir de ahora volvemos a editarlo todo en vinilo, hace tiempo que queríamos hacerlo, pero todavía escuecen las heridas del tsunami digital. Para el año que viene tenemos preparados ya dos eps, uno de remixes del álbum y otro de un artista nuevo de Barcelona.

Como uno de los que más saben del asunto te hago esta pregunta: ¿Qué opinión te merece la actual escena electrónica nacional? ¿Y la de clubs? ¿Sigue siendo Barcelona una especie de oasis en el vituperado clubbing nacional?
Hay muchos artistas y sellos de primer nivel. La escena de clubs está francamente mal, pero aún quedan algunos buenos. Sobre todo en Barcelona. Nos falta confianza. Es clave creer en nosotros de arriba a abajo. Los artistas y los sellos en sí mismos y en los demás. Y los promotores (clubs y festivales) en los sellos y artistas de aquí.

Finalizando, ¿quiénes firmarán los remixes de los temas de ‘Disconnect’, cuándo saldrán a la calle y en qué formato?
Saldrán en vinilo en marzo. Son remixes de Iñigo Vontier, Cabaret Nocturne, Dimitri Veimar y una versión club mía de ‘Computer Friends’. Estamos pensando en un segundo ep de remezclas para la segunda mitad de año, pero aún no puedo darte nombres.

Para terminar, sabemos que para el 2017 quieres sorprendernos con un proyecto de música electrónica ajeno a las pistas de baile… ¿nos puedes soplar ya algo del mismo?
Hace tiempo que quería empezar. De momento tengo 5 bocetos. Eso es todo. No hay intención de editar nada de momento. Disfrutar grabando y experimentando fuera de los límites de la música de baile.