SI BILLIE JOE AMSTRONG (GUITARRA Y VOZ), MIKE DIRNT (BAJO) Y TRE COOL (BATERÍA) JUGARAN AL ESCONDITE, LOS ENCONTRARÍAMOS CON FACILIDAD. NO HAY MÁS QUE SUBIR EN EL ASCENSOR EN BUSCA DE LA SUITE QUE LOS HOSPEDA PARA DAR CON LA PRIMERA PISTA. UNA GRAN PEGATINA AMARILLA LUCE EL NOMBRE DE SU NUEVO DISCO, “NIMROD”. YA EN EL PASILLO, EL JOLGORIO ES CONSIDERABLE Y POR SI FUERA POCO, TRE COOL ESTRELLA EL CARRITO DEL CAFÉ CONTRA LA PUERTA. EL LÍQUIDO SE DERRAMA, PERO ESO ES LO DE MENOS. LOS TRES MIEMBROS DE GREEN DAY YACEN SOBRE LOS SILLONES MÁS O MENOS DISPUESTOS A RESPONDER MIS PREGUNTAS.

El 13 de octubre es la fecha elegida para la publicación de “Nirmrod”, su esperado quinto disco. Esperado, claro, porque tras su millonario “Dookie”, Green Day se convirtieron -junto con Offspring- en los líderes dela nueva escena punk; un punk descafeinado, light, con más presencia del pop que del rock. Y California como epicentro del movimiento: desde los veteranos Youth Brigade, hasta las chicas de Tribe 8, pasando por los conocidos NOFX, Rancid o Pennywise, y por los no menos interesantes Farside, Sense Field, The Muffs, Lag Wagon o Parasites, por citar algunos de los grupos que se amontonan entre San Francisco y Los Angeles, con parada inevitable en Berkeley , la tierra natal de Green Day. Vamos, que California es al punk lo que Seattle fue al grunge: “Sí, algo así; la verdad es que no sé por qué se da esta circunstancia, pero es cierto, aunque no en toda California; es más bien en el Norte,o al menos nosotros nos sentimos más identificados con los grupos del Norte” (Billie Joe).

Pero, ¿por qué Green Day?. ¿Por qué ellos y no otros?. “Supongo que estábamos en el momento adecuado en el sitio adecuado” (Mike Dirnt). Pues sí, debe ser fruto del azar, los dioses, los astros o el destino; el caso es que cada vez se espera con mayor ansiedad un nuevo trabajo de los de Berkeley, hecho que no parece afectar al grupo: “La verdad es que toda esa expectación nonos condiciona en absoluto. Es algo lógico, y también nosotros tenemos cada vez más expectativas” (Billie). “Nos halaga, pero nada más”, concluye Tre Cool.

Lo que sí está claro es que Green Day ya no sorprenden. Y no lo volverán a hacer. “Nimrod” es su quinto disco, pero podría ser el primero -su ya lejano “39/Smoot”-. Las diferencias son mínimas y ni siquiera ellos pueden hablar convincentemente de su supuesta evolución: “Este álbum es más largo”, afirma Tre Cool en un ataque de lucidez. Billie Joe “profundiza” en el tema: “Cambia la producción, los arreglos”. Valiente defensor de la evolución de un grupo quien afirma que el cambio es que su nuevo disco es más largo. 50 minutos de punk-pop repartidos en 19 canciones. ¿La producción?. La misma de siempre: Rob Cavallo dejando hacer. Y respecto a los arreglos, la sección de viento de No Doubt aparece en la interesante “King for a day”, y el violín de Petra Haden (That Dog) en “Last ride in” y “Hitchin´ aride” -el primer single de “Nimrod”-. “Metimos estos arreglos, porque al oír las canciones sentíamos que faltaba algo, y con ellos quedaban completas, como queríamos que sonaran”. Esperemos que en los conciertos no tengan esa sensación porque resultaría extraño ver a la buena de Petra con su violín siendo zarandeada por los chicos de Green Day.

Con todo esto, “Nimrod” no es ni mejor ni peor que sus predecesores, simplemente es uno más, si bien, mucho me temo que aquí no se encuentra ningún tema que les pueda llevar a vender 10 millones de discos, tal como sucedió con “Dookie”– que incluía las archiconocidas “Basketcase” y “Longview”-, “Realmente el hecho de vender millones y millones de discos es algo secundario. Nosotros ya tenemos una base de fans, y lo que pueda ocurrir luego es algo que se escapa a lo que nosotros hagamos. Además, si yo voy a comprar un disco de mi grupo favorito, lo que busco son nuevas canciones, y no canciones que suenen como las viejas. Sería estúpido hacer otra “Basketcase” y otra “Longview”…” (Billie).

Pero Billie Joe y compañía juegan con ventaja. Sí, porque aunque este es su quinto disco, para el gran público no deja de ser el tercero: “Bueno, es algo con lo que no estoy de acuerdo. Es cierto que los dos primeros estaban en una independiente no muy buena (Lookout) , pero aun así, en el 91 ya vinimos a tocar a España” (Billie). Fue en La Báscula, en Barcelona, pero muy pocos conocen sus dos primeros discos, “39/Smooth” y “Kerplunk”. Si realmente los hubieran conocido, cuando se publicó “Insomniac” (95) probablemente la mayoría ya estarían cansados del grupo, y a estas alturas, “Nimrod” no sería más que un nuevo disco de punk-pop. Eso sí, con unas canciones en donde las letras ya no son tan superficiales -absurdas- como al principio (ahora cuentan algo). Quizás ese sea el camino: conectar con el público no sólo a través de la música, sino también mediante las letras. “Las canciones hablan de cosas que me pasan a mi, y si hay gente a los que les importen las letras, perfecto; pero habrá otros a los que no les interesen y seguirán la melodía. Tampoco es un tema al que demos mayor importancia” (Billie). Pero la retrógrada clase dirigente norteamericana sí parece dársela: la etiqueta de “parental advisory” así lo atestigua. “Lo que pasa es que la clase conservadora de EE.UU. piensa que si sus hijos oyen la palabra ´joder´ o ´mierda´ les va a pasar algo, se van a convertir en delincuentes o algo así. ¡Que les jodan!” (Billie).

Lo cierto es que en los casi dos años transcurridos entre “Insomniac” y “Nimrod”, el primer puesto en la escena punk, que ostentaron con “Dookie”, se ha puesto en peligro, ya que Offspring han sacado nuevo álbum y Rancid se han convertido en algo más que una amenaza. Además, The Prodigy han ocupado un espacio vacío hasta el momento, que va desde el techno hasta el punk, hecho que no importa lo más mínimo a Billie Joe: “Prodigy están bien, tienen mucha fuerza, pero ellos no van a ocupar ningún espacio en el punk; además, no se pueden silbar temas de Prodigy (¿?).Y respecto a Offspring, están donde están por sus propios méritos, supongo”. Supone, pero lo que no parece suponer es que no se puede estar mucho tiempo más haciendo las mismas canciones, basadas en una moderada velocidad, una melodía pegadiza y una absoluta falta de complicaciones musicales; un punk que se acerca más a los Kinks o a los Who que a The Clash o Sex Pistols, “Para nosotros TheWho es un grupo bastante punk, pero sí, es cierto que nos han influido más que otros grupos abanderados del punk” (Billie).

Ajenos a las críticas, irónicos con los que les acusan de niñatos, inmaduros o repetitivos –“a lo mejor tienen razón”, afirma riéndose Tre Cool-, Green Day prosiguen su camino rectilíneo-sin apenas atisbos de evolución, digan lo que digan, y aparezcan violines o trompetas-, porque lo único que saben hacer es componer canciones para tararear, exaltar la juventud, saltar y divertirse -y eso no se les puede negar, porque además lo hacen bastante bien-. Y no hay nada más allá, y así seguirán hasta que decidan que no hay nada nuevo que ofrecer: “No sé lo que puede pasar en los próximos años; es algo que ni siquiera me planteo. Ahora tengo 25 años y no sé qué será de mi cuando tenga 40. Lo que sí tengo claro es que siempre seré compositor, porque es lo único que sé hacer; y cuando tenga 40 años haré cosas relativas a esa edad y escribiré cosas relativas a mis 40 años” (Billie). Así que dentro de 15 años quizá nos encontremos con un descabellado combo formado por Petra Haden, L. Howlett (Prodigy), Mr. Manson y Billie Joe haciendo post-punk-rock-industrial-progresivo. Quién sabe, nada es imposible. Mientras tanto nos quedamos con “Nimrod”. Por lo que pueda pasar…

“Nimrod” será publicado por WEA el día 13 deoctubre.