Tigres Leones no se toman a si mismo demasiado en serio, huyen de los artistas malditos y creen firmemente en el poder de una buena melodía. Fueron la primera banda en grabar con el interesante sello madrileño Sonido Muchacho, y tres años después editan en la misma casa su segundo largo, “La Catastrofía”, en el que han contado con la colaboración de La Bien Querida en el tema elegido como primer single, “Marte”.

No es fácil clasificarles, pero los ecos de Los Brincos, Patrullero Mancuso o El Niño Gusano son algo más que referencias muy bien asimiladas. Canciones frescas sin caer en lo gracioso y melodías chispeantes más cercanas en esta ocasión al sonido del pop español de los sesenta son su señas de identidad.

¿Qué aman Tigres Leones?
Luismi: Yo ahora mismo amo a Jefferson Airplane.
Javi: Nos gusta mucho comer a todos. (Yo ahora a Guided by Voices. )

¿Se puede hacer música como la vuestra sin que le consideren gracioso, o maldito?
Javi: El malditismo es un coñazo. A nadie le apetece ser maldito de verdad. Otra cosa es hacérselo, que como dice Luismi, es un coñazo. Lo de ser gracioso…mejor que lo digan los demás. Yo creo que hacemos buenas letras y melodías. Con internet ser maldito de verdad es muy difícil: siempre habrá alguien a quien le gustes, aunque no sea a nivel masivo.

¿Cómo ha sido la evolución del grupo?
Javi: Luismi y yo empezamos a hacer canciones juntos hace cosa de 7 años. Luego se unió Pablo, que era amigo mío desde la infancia. Estuvimos un tiempo con otros nombres y una caja de ritmos. Luego, nos atrevimos y hasta estuvimos con un batería antes de Rosa. Cuando entró ella el grupo fue para adelante: cambiamos de nombre, sacamos nuestro primer EP, dimos conciertos y Sonido Muchacho nos sacó un single, su primera referencia.

¿Qué diferencia hay entre los Tigres Leones de “Mucho Spirito” y los de “La Catastrofía?
Javi: Creo que a nivel compositivo no ha habido mucho, las canciones no han sido más deliberadamente pop en su concepto. Ha sido tomando esa forma a la hora de grabarlas. La entrada de Paco ha hecho que funcionemos de otra forma. Creo que el batería es la pieza decisiva en nuestras composiciones, define el dibujo final de nuestras canciones. Realmente nos influye su carácter y su forma de tocar en el resultado definitivo.

“El malditismo es un coñazo. A nadie le apetece ser maldito de verdad”.

¿Queréis más a Los Brincos o a El Niño Gusano?
Luismi: Me gustan los dos. Pero prefiero a Los Brincos. Es un grupo absolutamente madrileño, como Leño. Madrileño en el buen sentido.
Javi: Los dos me encantan. Los Brincos (y Juan y Junior) los mamé de niño y El Niño Gusano de adolescente. Y hoy en día siguen siendo de mis grupos favoritos: los primeros por las melodías y los segundos por las melodías y las letras (nunca nadie comenta nada de las melodías de El Niño Gusano con lo buenas que son).

¿Esos cambios también se han reflejado a la hora de llevar las canciones al directo?
Javi: Por otro lado, yo canto y toco el bajo. Y eso me ha hecho ver la música de otra forma, mucho más técnica si quieres. Y he aprendido muchísimo. Nuestros directos también se han acelerado también. Cada vez el disco y el directo se alejan más entre ellos y se convierten en dos formas independientes de atacar un repertorio.
En “La Catastrofía” hay más armonías y se han doblado las voces, un estilo más sesentero, que es algo que nunca habíamos probado. Y el resultado me ha encantado.
¿Se puede hacer música como la vuestra y que sea impostado?
Javi: Hombre, hacer algo impostado con esta música se podrá, pero no tiene sentido porque no es una música comercial. No sé qué ganaría alguien impostando este estilo. Tampoco te puedo decir si nuestra música sale de nuestras entrañas, o si somos muy divertidos, pero tratamos de ser lo menos coñazo posible.

A la vista de las letras del álbum, ¿la gente da mucho miedo?
Luismi: A mí la gente no me da ningún miedo. A no ser que tiren petardos o vayan vestidos de payasos.

“La Catastrofía” es el nombre de vuestro nuevo trabajo. ¿Qué quiere decir exactamente?
Luismi: Lo decía el Hombre Abeja de Los Simpsons: “Qué desastro de catastrofía”

¿Dónde habéis grabado el disco?
Javi: En Studio B de Barnardo Calvo y en DGR Sónica, con Ramón Moreira. Hemos grabado un poco por partes, pero ha sido interesante (y estresante) ver como todo se iba uniendo. Lo que le ha dado coherencia al final, creo, han sido grabar acústicas en todas las canciones y doblar las voces.

“Una vez un tipo estuvo tirándonos cubitos de hielo todo un concierto”.

¿Qué colaboraciones habéis tenido en el disco?
Luismi: La Bien Querida, Javi de Juventud Juché y Albert de Gúdar.

¿Cómo surgió la colaboración con La Bien Querida?
Javi: Pues un día hablando en nuestro chat de Facebook, estaba comentándoles algo de meter voces femeninas en alguna canción. No sé porque salió el nombre de La Bien Querida pero nos dimos cuenta de que su voz nos gustaba mucho, estábamos muy enganchados a uno de sus últimos singles (“Ojalá estuvieras muerto”). Raúl Querido de El Pardo la conoce y me pasó su contacto. Le mandamos la canción y le gustó mucho desde el principio. Colaborar fue muy fácil porque fue muy agradable. Grabamos sus voces en un par de horas en DGR Sónica y funcionaron tan bien con la canción…

¿Tiene sentido publicar algo hoy en día que no sea en vinilo?
Javi: No soy un experto en soportes, pero el vinilo para las grupos indies y minoritarios me parece adecuado: se hacen tiradas pequeñas y se da un valor añadido. Al fin y al cabo a este público le gusta la música de una forma más compulsiva y mitómana, creo. En digital oigo música habitualmente, así que añadiría que también tiene sentido en este formato. Respecto al CD, tengo que recordar cual fue la última vez que me puse uno… pero a saber, seguro que vuelve.

¿Cuál ha sido la experiencia más bizarra que habéis vivido como grupo?
Javi: Nunca nada muy raro si a eso te refieres. Somos gente sana, no damos la nota… así que nuncan nos pasan cosas muy extrañas. Una vez un tipo estuvo tirándonos cubitos de hielo todo un concierto. Algo bonito y a la vez chocante: Pablo dijo que se casaba el día de nuestro debut en directo. Lo normal de la noche… Aunque lo que me sigue pareciendo más absurdo es que el grupo con el que compartes escenario ni te salude.