Cuatro años han sido suficientes para que la banda bizkaitarra The Wizards de el pelotazo. Con dos discos y una demo finalmente se ha demostrado lo que los más avispados ya sabíamos. Que tenemos en nuestras manos una banda de empaque con todo lo necesario para estar orgulloso y exportar al mundo entero. Nacidos en conversaciones psicodélicas sobre caras B, Black Sabbath y el “My War” de Black Flag (banda fetiche de Felipe, guitarrista rítmico) su música es un compendio de riffs majestuosos de la escuela de John Christ o Billy Duffy, bases rítmicas poderosas y pegadizas a la vez y una voz que completa el pack de una manera hasta la actualidad inigualable. Bandas como Blue Oyster Cult, The Cult o Pentagram son su ideario musical. El rock and roll en toda su gloria y miseria pasado por el tamiz del heavy metal más atávico imaginado. Aunque todos los músicos de la banda son individualmente auténticas figuras ya míticas de la escena underground de Euskal Herria, es la presencia y actitud explosiva y excéntrica de Ian Mason su frontman (que con esa voz tan versátil es capaz de mantener asimismo dos proyectos paralelos como son su sólo acústico y la banda de Death And Roll Knives) la que unifica y da coherencia al proyecto. Hablamos con Ian, Felipe y Jorge (guitarra solista) del lanzamiento de su segundo larga duración “Full Moon In Scorpio”( Fighter Records), producido por al actual bajista de la mítica banda neoyorquina The Dictators Dean Rispler, y que cuenta entre las colaboraciones con unos cuantos riffs del que fuera guitarra de Manowar en la época más gloriosa de la banda y líder absoluto e incontestable de los propios Dictators, Ross The Boss. Un Disco redondo potente que les ubica en una situación perfecta para conquistar Europa y después el mundo.

· Vuestro ascenso está siendo meteórico, ¿ves algún límite a lo que podéis hacer o a donde podéis llegar?
Ina: No veo un límite ya que esto no es flor de un día. La suerte viene al que trabaja en ella. Tenemos una inconsciencia total sobre nuestros límites y eso puede ser positivo o negativo. Hemos ido a por todas y éste es el resultado.
Felipe: Lo llamaría espontaneidad. Nos hemos juntado gente que creemos que las formas de hacer las cosas es esa. Ajenos a influencia externa. Creo que es la forma en la que funcionan las bandas en el underground. Antes si que había un método, más o menos definido, consigue un contrato, un mánager…ahora está todo más jodido para llegar a ese punto. El éxito es casi inalcanzable, pero si crees en lo que haces, te lo curras, tienes una dosis de suerte, (ésta acompaña a los que están ahí).

· Habéis cogido una corriente…
Jorge: Este aprecio por lo retro a mi me pilló por sorpresa. A todos nos gusta el rock retro, pero nunca habíamos pensado entrar en esa escena.

· Habeis seguido a vuestra musa aunque suene hortera, entonces…
Ina: No es para nada hortera. Una de las canciones del disco está dedicada a la musa, a la energía de inspiración el espíritu creador. En un momento de claridad e inspiración positiva. No es moñas para nada

· ¿Os veíais colaborando con Ross The Boss hace 4 años?
Felipe: Si yo lo tenía todo planeado (risas). No, estar con Unai, nuestro manager, nos ha abierto puertas con Ross o Dean (Rispley, productor y actual bajista con Dictators). Es cierto que son gente que no se mete en proyectos como este sino ve que el producto tiene calidad. El caso de Ross en particular, vino solo. Cuando tocamos con Dictators hace año y medio, y conocimos personalmente a Ross, nos dijo “¡voy a tocar un riff en vuestro!” (risas) y aquí estamos ahora.
Jorge: Ahora es real lo asimilas y flipas. Entonces ni te lo planteabas. Yo en cambio soy más fan de los Dictators que de Manowar, ha influido mucho en cómo toco. Me lo dicen hace 4 años y me pongo a llorar, así de fácil. Además una persona que puede hacer rock y metal de calidad y éxito.
Felipe: ¡Me río en tu puta cara si me dices que esto va a ocurrir!
Ina: Yo soy fan de la época de Ross The Boss en Manowar desde mi adolescencia. Recuerdo que me ponía enfrente del espejo a tocar con mi guitarra modelo Les Paul emulando las canciones míticas “Thor (The Powerhead)” o “Battle Hymns”. Le cogí a mi ama una chupa de pellejo de piel a hacer el chorra. Y 17 años después me a va a meter un solo en mi último disco y charlo personalmente con él.

· Vuestro disco suena maduro, elaborado por una banda ya más que entonada y con las ideas claras, me recuerda a fenómenos como el de Monster Magnet o Motörhead, donde las bandas nacen de la mente de gentes veteranas que ya tenían el culo pelado de underground.
Felipe: Parte de nuestra actitud como banda, viene del punk. Tanto como influencias musicales como experiencia. Nos hemos partido el culo en gaztetxe, locales de todo tipo. Jorge o David que son más jóvenes tienen un currículum concentrado tremendo. Ese es el proceso por el que toda banda debería pasar hoy en día.
Jorge: Sonamos maduros y cada vez más. Recuerdo una entrevista que nos hicieron en Markina…
Felipe: Pobres…
Jorge: Fue una terapia como grupo. No nos habíamos planteado absolutamente nada hasta entonces, hace apenas año y medio hemos empezado y no tenemos ni a donde vamos. Empezamos a darle empaque, pero nos ha costado.
Felipe: Cosas como tener mánager, no nos habíamos planteado tenerlo y de hecho fue Unai el que se acercó a nosotros. Es un tío con contactos, honrado, le conozco hace muchos años. Ahora nos planteamos algo, sabemos esperar, hay disciplina como banda y en el local de ensayo…además nosotros contamos con un handicap, somos unos “bandarras” (risas) y aún así lo hemos llevado adelante. Disciplinar esto tiene cojones
Procedemos de la era después del punk. Sabemos que no tenemos que ser virtuosos para hacer una banda, es un hecho del que se han informado miles de bandas y no solo de punk. Pero también somos de otra época, después de los 90, la industria discográfica ha colapsado y encima tenemos todo lo anterior para mamar. No por no ser pionero no vas a hacer musicón, estamos en un momento perfecto para hacer música al menos a nuestro nivel. Es una época guapa para estar en una banda de rock
Jorge: Nos encanta, lo pasamos muy bien y disfrutamos mucho. No es nuestra intención subir más arriba. Empezamos para tocar la música que nos gustaba. Si subimos perfecto, pero…

“Parte de nuestra actitud como banda, viene del punk. Tanto como influencias musicales como experiencia”

· No sois chavales de 18 que acaban de coger la guitarra…
Felipe y Jorge: La suerte y la química tiene que ver. Somos los mismos que empezamos. La gente se lleva muy mal entre ellos, es imposible hacer cosas. Discutimos claro que discutimos, pero con una función positiva y nos llevamos muy bien al final del día.

· ¿Creéis que evolucionaréis o que mantendréis un estilo definido toda vuestra carrera?
Jorge: Sí vamos a evolucionar. Intento ir un paso más allá cada vez que compongo. Hay una canción en el disco que Dean me decía que es muy pretenciosa, dura 8 minutos. Y al final Felipe ha compuesto otra de la misma duración. Siendo lo mismo, es distinto. Es un disco muy variado, eso mola, porque tiene una unidad. Cada vez más duros y pinta muy bien. De hecho el productor nos puso las pilas en ese sentido. ¿Coros y estribillos épicos? Pues ahora también.
Felipe: Hasta el tema más áspero tiene melodía. Así que sí, hay evolución pero natural.

· ¿Qué objetivos tenéis a futuro? ¿En qué festivales querríais tocar o que sueños tenéis que veáis factibles a día de hoy?
Jorge: A mi me encantaría tocar en el Azkena, es un festival con el que estoy siempre identificado. Pero no es pretensión, es ilusión. Y que narices, ya hemos cumplido sueños. Estar en los camerinos hace no tanto, vernos en las hojas de actuación y estar en el mismo escenario donde luego va a tocar Iggy Pop, más no se puede pedir. Aprendes mucho, tocamos sin monitores. Conocí a Euroboy (guitarra con Turbonegro) y pude ver como se organizaba y fue otro puntazo.

Felipe: El 2 de Junio presentamos el nuevo disco en el Antzoki. Los 250 primeros que entren tendrán un cd con versiones que grabamos en las sesiones del “Full Moon In Scorpio”. En Verano estaremos tranquilos pero en Septiembre empieza la debable. Visitar principales ciudades españolas, y lo siguiente girar por Europe. Todo se andará..

· Si uno observa la inmensa cantidad de conciertos de calidad que está habiendo en el underground vasco, está claro que estamos en una era muy prolífica en cuanto a bandas de rock y metal extremo. ¿A qué crees que se debe? ¿Podría ser que ahora la peña sale a tocar y punto sin pensar en quién les va a ver?
Felipe: Yo creo que podría ser factible. De ser así, sin duda hablaríamos de la forma más auténtica y pura de hacer música. Ojalá sea así. Salieron grandes bandas cuando la Industria estaba en auge, y quizá habrían pasado debajo del radar. Pero ahora es otro planteamiento, para algunas cosas es un campo abierto. El poso que hay desde que empezó el rock and roll es muy amplio. Pero nadie lo va a hacer a estas alturas pensando que se va a llenar los bolsillos. Cosa que por otro lado me parece legítimo.
Jorge: Está claro que estamos en un momento dulce. Pero estamos invirtiendo mucho dinero y si que vemos que podemos sacar algo dinero, que va a ser para recuperar e invertir.
Felipe: Yo me conformo, aunque no me guste el sonido de la palabra, con pagar las facturas del grupo. Que la banda funcione

· Asímismo, está sucediendo que hay demasiadas propuestas para el poco público que se entrega al underground. ¿Ves alguna solución realista ante esta clara descoordinación?
Felipe y Jorge: Es triste pero no estamos tan al corriente como debiéramos. No somos demasiado buenos como público militante y el hecho de que con la banda estamos hasta arriba de trabajo no ayuda. En ese sentido Ina o Eneko están mucho más al loro de lo que se cuece. Somos conscientes de la mega oferta, pero no nos da tiempo a todo. Ensayamos tres veces a la semana, el curro…Pero es un momento super pletórico para conciertos y hay que admitir que estamos en una situación privilegiada. Hace 30 o 40 años con “Patxi” era impensable, y mientras en países como Suecia ya había una escena arraigada. Hay mucha afición, hay mucho promotor, hay muchas bandas, por eso es un poco el tema del pez que se muerde la cola, tantas que quizá sea imposible coordinarlas. Ahora bien, si nos pides a nosotros que organicemos esto, la escena muere en dos días (risas).