The Posies regresan a nuestro país, uno de sus lugares favoritos para tocar, como bien nos comenta Ken Stringfellow, uno de sus líderes junto a Jon Auer. La gira de los estadounidenses dentro del ciclo SON EG les acercará hasta Valladolid (Porta Caeli, 24 mayo), Vigo (La Iguana, 25 mayo), A Coruña (Mardi Gras, 26 mayo), Ferrol (Super 8, 27 mayo) y Santander (Escenario Santander, 28 mayo). Con la excusa, contactamos con el siempre interesante Strigfellow para someterle a unas cuantas preguntas de rigor.

Vuestro último disco, “Solid States” (Lojinx, 16), se aleja del habitual sonido de The Posies ¿Qué tal ha sido recibido el disco por los fans más veteranos? ¿Cómo han funcionado las nuevas canciones en los numerosos conciertos que ya habéis dado?
Me sorprendió mucho lo bien recibido que ha sido. Yo creía que generaría polémica al tener menos guitarras, pero creo que las melodías y las canciones son fuertes y por eso nuestros fans están felices.

El disco estuvo marcado, al menos en parte, por el fallecimiento de Darius Minwalla, quien fuese vuestro batería ¿Cómo influyó esa circunstancia en las canciones del álbum?
Como te puedes imaginar… fue absolutamente impactante, y casi nos impidió continuar. No hay un método con el que poder hacer frente a esa pérdida… tan inesperada. Sucedió a mitad de la realización del álbum. Por tanto, parte de la música en la que estábamos trabajando finalmente terminó convertida en canciones sobre esta pérdida… fue cuando las palabras comenzaron a surgir. “Rollercoaster Zen”, “Unlikely Places”, incluso las preguntas místicas de “Radiance”… Definitivamente se refieren a Darius. Sin embargo, nos llevó algunos meses retomar la senda y pensar en trabajar de nuevo.

“Ahora Jon y yo nos acercamos a nuestros conflictos con mayor comprensión y madurez”

Es bastante habitual que estéis de gira por cualquier parte del mundo, con The Posies, en solitario o con cualquier otro proyecto que se te ponga delante ¿Cuesta más trabajo salir de gira y dejar el hogar ahora o sigues disfrutando de la experiencia?
Ahora mismo estoy desplazándome desde Honduras a Nicaragua, haciendo conciertos individuales en Centroamérica. Hasta ahora he tocado en más de ochenta países de todo el mundo. Creo que este sueño ha estado conmigo desde que puedo alcanzar a recordar. Miraba los mapas y soñaba con ver todos los lugares. La música es algo que puedo compartir mientras hago mis viajes alrededor del mundo. Por lo tanto, el sueño sigue ahí, motivándome.

¿Qué queda en la actualidad de ese espíritu punk y ese revival power-pop de The Posies en los 90?
En realidad creo que hay más espíritu punk en lo que hacemos ahora que en cómo éramos entonces. Nuestro espectáculo es de alta energía… lo damos todo. Creo que la forma en la que tocamos ahora y para este álbum, con Frankie (Siragusa), es la combinación perfecta de todo nuestro ataque enérgico y la musicalidad más refinada. Si el punk trata de la individualidad y encontrar un camino fuera de la conformidad, entonces definitivamente encarnamos ese espíritu. Siempre hemos elegido ser únicos, y lo que sea que nos haya costado en el mercado, lo hemos cobrado en términos de satisfacción con la vida.

En realidad mantenéis intacta toda la agresividad sobre el escenario ¿Cómo se consigue conservar la intensidad sobre las tablas durante tanto tiempo?
Quién sabe… yo sencillamente lo hago ¡Mi cuerpo sigue listo para el paseo! ¡Diría que hacer las giras de The Posies, donde movemos todo el equipo y tocamos esos conciertos de dos horas intensas, nos mantienen en forma!

Precisamente… ¿Os habéis cansado alguna vez de tocar una y otra vez canciones míticas como “Dream All Day” o “Solar Sister”?
Realmente no. Al público le encantan, y nosotros podemos sentir ese amor. Tenemos mucho tiempo libre entre las diferentes giras de The Posies, así que podemos refrescarlas cada vez que volvemos a ellas.

¿Quiénes os acompañan sobre el escenario actualmente?
Somos Jon, yo mismo y nuestro batería Frankie Siragusa. Frankie ha estado involucrado en diferentes proyectos de música conmigo a través de los años, y él era la única persona que consideré que se uniese a nosotros después de perder a Darius (Minwalla). Es un músico increíble, ingeniero de sonido, etc; También es una gran personalidad, muy positiva. Él ha sido siempre un fanático de la música y siente las partes de batería de cada etapa de forma intuitiva.

Los teloneros de vuestra próxima gira española serán Calavera, una banda de Zaragoza… ¿Los habéis escuchado? ¿Qué os parecen?
Tuve una escucha rápida y pensé que sería increíble ¡No investigué demasiado pero me encantará descubrirlos en directo!

Es de sobra conocido que la relación entre vosotros dos (Ken Stringfellow y Jon Auer) ha sido difícil en algunos momentos ¿Cómo habéis ido superando esas diferencias a lo largo de los años? ¿En qué momento se encuentra vuestra relación ahora mismo?
Supongo que lo hemos visto todo, después de 35 años tocando juntos (¡Recuerda que ya estuvimos juntos en varias bandas antes de los Posies!). Nuestros diferentes enfoques de la vida todavía pueden generar conflictos, pero nos acercamos al conflicto con mayor comprensión y madurez.

“Somos los hijos de Big Star… ¡Y ahora mismo los nietos están naciendo!”

No hace demasiado que te vi en directo ejerciendo de vocalista junto a Marky Ramone, para ejecutar el repertorio de Ramones ¿Cómo fue esa experiencia?
Fue increíble, como puedes imaginar. Marky vive para su música, de verdad. Él es exigente sobre su actuación y su equipo. Es un monstruo en el kit de batería. Él tiene una especie de zen sobre él: vive tan simplemente… Cantar esas canciones y ayudar a llevar el legado de esa música… como te puedes imaginar, fue algo descomunal.

¿Y qué fue de The Disciplines? Os vi un par de veces en La Lata de Bombillas de Zaragoza y los conciertos eran salvajes…
¡Gracias! Hicimos dos álbumes, y tocamos numerosos conciertos en todo el mundo. Luego mis compañeros de banda continuaron con sus carreras profesionales -médico, enfermero, educador- que era lo que realmente tenían planeado todo el tiempo. Estoy muy orgulloso del trabajo, pero parece que fue un capítulo que ahora ya está cerrado…

Hablando de proyectos paralelos… ¿Cómo fue tocar durante años con una banda tan increíble como R.E.M.? ¿Cómo es Michael Stipe en persona? Acaba de anunciar que al fin publicará música en solitario…
Bueno ¿qué podría decir sobre eso?… Fue una experiencia extraordinaria. Una tremenda aceleración de mi educación musical, un ensanchamiento de mis horizontes… ¡Enorme! Al principio, Michael estaba muy callado cuando se encontraba cerca de mí, pero al final conectamos mucho. Él realmente disfrutó con los conciertos que hicimos The Disciplines cuando teloneamos a R.E.M. en 2008. Espero ansioso lo que elija hacer a continuación…

 

He visto en Internet algo acerca de una película/documental o algo así sobre Ken Stringfellow… ¿Qué puedes contarme al respecto?
En realidad no es un documental. Es una película ficticia que mezclará elementos reales e imaginarios de mi vida. Estoy retratando a un personaje que me recuerda a mí mismo en la mayoría de los aspectos, y vamos a explorar situaciones realistas en mi vida, no sólo como músico, sino también en otros aspectos familiares, pero no tenemos la obligación de seguir los hechos. Podemos usar la ficción para explorar mayores verdades. Es sobre la identidad, la autoexploración, la familia. De hecho, en este momento estamos llevando a cabo una segunda campaña de financiación, ya que el rodaje está programado en Los Ángeles durante el próximo mes y tenemos algunos detalles más de lo que costará (es una película de muy bajo presupuesto). Me encantaría que pudieras compartir la campaña de crowdfunding: hay maneras estupendas de estar involucrado en la película, y la posibilidad de conseguir algo de tiempo conmigo si haces el tipo de donación correcto. Aquí está el enlace: https://www.indiegogo.com/projects/ken-the-movie-shooting#/

Es difícil entrevistarte y no preguntar por dos discos como “Frosting On The Beater” (Geffen, 93) y “Amazing Disgrace” (Geffen, 96)… ¿Cómo percibes el legado que han dejado en la música de los 90?
Realmente para mí es complicado percibir mi propio legado, pero puedo decir que la gente tiene un sentimiento cálido sobre este… (Jajaja, lo siento… ¡Estoy distraído viendo como una tarántula del tamaño de mi mano está caminando por ella!) …período de nuestro trabajo. Nosotros éramos jóvenes, ellos eran jóvenes, y por lo tanto se quedó en sus mentes como una época especial. Pienso en estos álbumes como creaciones algo inconscientes… estábamos explorando, no siempre sabíamos seguro hacia dónde íbamos, y creo que eso es lo que las hace tan auténticas. Creo que las canciones se mantienen bien, todavía me gusta tocar todas ellas en directo. “Amazing” es un poco triste para mí, ya que ese álbum me recuerda a Joe Skyward (N. del A.: Se refiere al bajista que tocó en ese disco de The Posies), que murió hace casi exactamente un año.

Personalmente también tengo debilidad por “Dear 23” (Geffen, 90), el primer disco que escuché de The Posies cuando tenía unos 16 años… ¿Cómo percibes ese trabajo ahora?
Ese álbum es más problemático, sencillamente porque lo veo como poco precioso en comparación con los dos siguientes discos. La diferencia es que nunca giramos antes de hacer “Dear 23”. “Frosting” y “Disgrace” son claramente el trabajo de una banda curtida por un montón de conciertos, y nos convertimos en “banda” durante la gira; Hasta ese punto sólo éramos un “proyecto”. Te diré que el año que viene celebraremos el treinta aniversario de la banda con reediciones de los tres álbumes… Cada uno de ellos tendrá al menos un CD lleno de bonus tracks, y estamos hablando de toneladas de cosas que nunca antes se han escuchado, ni siquiera en nuestro entorno ¡Permanece atento!

Finalmente… ¿Os veis a vosotros mismos como unos de los principales representantes del power-pop de los 90? (Digamos que junto a Teenage Fanclub, Gigolo Aunts o Fountains Of Wayne, por ejemplo) ¿Qué tal sienta eso?
Bueno, en España sí, eso es una referencia especial. No creo, por ejemplo, que haya otro país que recuerde a los Gigolo Aunts como una banda importante. Por mucho que los adore, son mucho menos conocidos en cualquier parte del mundo que en España. ¡Y, por lo demás, nosotros también! Pero sí, somos los hijos de Big Star… ¡Y ahora mismo los nietos están naciendo!