The Excitements acaban de publicar su tercer disco, “Breaking The Rule” (Penniman Records, 16), y se mantienen en un camino ascendente que debería darles todavía más apoyo por parte de público y medios. De momento, así está siendo. Sin prisas, pero sin pausas.

The Excitements tienen las cosas muy claras. Saben el papel que desempeña cada uno de sus integrantes y cuándo deben tomar cada decisión. Son conscientes de que esto es una carrera de fondo y que dar un paso en falso sería un grave error cuando tienes papeletas para ganar. The Excitements son un grupo constante y paciente, una banda trabajadora que sabe que sin trabajo no hay recompensa. “Breaking The Rule” es su tercer disco, quizás la obra que les quite ese sambenito de gran banda en directo que pierde pegada en estudio. “Nosotros, en cierta manera, grabamos en un semi directo, grabando toda la base junta. Lo que sí es verdad es que en este disco hay más mala leche, o llámalo energía. Hay un plus que en los anteriores, por lo que fuera, no estaba. Podría ser que no estuviéramos tan rodados como ahora. Hemos estado casi tres años tocando ese material a un ritmo que nunca habíamos experimentado. Con los discos anteriores, antes de entrar a grabar, pensábamos ‘ojalá suene bien’, mientras que ahora estábamos convencidos de que iba a sonar bien y de que las canciones le gustarían a la gente. Ese es nuestro objetivo”.

“Para la gente la figura del cantante de una banda tiene un gran peso y siempre está en primer plano”.

En “Breaking The Rule” hay referencias a Nueva Orleans, a La Havana y una versión de “Back To Memphis” de Chuck Berry. Además de soul, hay guiños del rock’n’roll al psychobilly, siempre dentro de sus propios parámetros. La diversidad quizás sea fruto de que la tarea de escribir está repartida y que cualquier miembro puede aportar algo. “Tenemos establecido que si alguien trae una buena canción la trabajamos, pero si no ocurre así, siempre hay dos personas en el grupo sobre las cuales recae más la responsabilidad de escribirlas. Hay quien trae las canciones más pulidas desde casa y también hay quien prefiere darle forma cuando estamos todos juntos. Al final, Mike Mariconda es quien a veces le da su toque. En cuando a Koko, hace una por disco, aunque en esta ocasión ha sumado alguna letra más”. Precisamente gran parte de los titulares y las miradas depositadas en The Excitements tienen que ver con su vocalista, la volcánica Koko Jean Davis. Esto podría provocar celos, pero no es así, sino que cada uno asume su papel en la banda. “Tenemos claro que, para la gente, la figura del cantante de una banda tiene un gran peso y siempre está en primer plano. Quizás hay quien piense que para el resto es injusto, pero nosotros no buscamos ese protagonismo”.

The Excitements forman parte de la nutrida escena de música negra en Barcelona. En ese terreno destaca la labor de Blackcelona, un colectivo que apoya a todas las bandas y se esfuerza por dar visibilidad a todas ellas. “Lo que están haciendo tiene mucho mérito, hay mucha ilusión y para mucha gente son una gran ayuda. Es una manera de aunar a los músicos y de dar a conocer a artistas emergentes. Tenemos que felicitarles porque lo están haciendo realmente bien con los medios que tienen”.

Su siguiente movimiento, tras las presentaciones del disco en las principales ciudades españolas, es salir a tocar fuera y abrir más mercado, pero The Excitements quieren hacerlo en condiciones, así que esperan a que les llegue su oportunidad para aprovecharla. No quieren precipitarse, una medida inteligente. “Este año nos ofrecieron estar en South By Southwest, pero no queremos ir allí de cualquier manera, sólo por el hecho de decir que hemos tocado en el festival. Esperaremos al momento correcto”.