De las cenizas aún candentes de Klaudia, recibimos a los barceloneses The Black Suns, la nueva banda de Nacho Newman, Jose Zurita, Raúl Naro, Pau Beteke y Peter Navarro. Ahora suenan más crudos, más próximos al folk-rock acústico, oscuro y melancólico, pero igual de intensos. Ahora lanzan su primer álbum autoproducido, “Milk & Cookies”, y tienen hambre ya de escenario.

Para empezar, ¿qué queda musicalmente de Klaudia en estos The Black Suns? ¿En qué se parecen y diferencian?
(Nacho Newman) Para mí queda todo lo hecho, un EP, un largo, los bolos, las anécdotas, la experiencia. Klaudia forma parte de nuestra genética… somos los mismos, pero evolucionados a un nuevo Pokémon.

(Jose Zurita) En algunos temas la gente verá muchas similitudes con Klaudia y en otros sentirá que hay muchas diferencias en el aspecto musical.

El paso de Klaudia a The Black Suns, ¿es una cuestión de evolución musical natural o de otro tipo?
(Jose Zurita) Después de girar durante dos años y hacer más de ochenta conciertos analizamos qué queríamos hacer en esta nueva etapa. No se trata de encontrar diferencias o similitudes entre Klaudia y The Black Suns, como preguntabas antes, sino en entenderlo como un proceso natural de maduración musical de la banda.

(Raúl Naro) Fue una cuestión de evolución personal y grupal. Un día nos sentamos con Klaudia y le dijimos: “No eres tú, somos nosotros”

Cierto es que ahora sonáis más crudos, pero menos atronadores, más próximos al folk-rock a la inglesa… ¿es una buena etiqueta para definir vuestro estilo?
(Nacho Newman) No sé, lo de “folk rock a la inglesa” es un concepto bastante ambiguo, puede significar muchas cosas… Lo que hacemos evidentemente está dentro del género rock, con ciertas pincelas folk y algunos pasajes oscuros y melancólicos. Con respecto a lo que dices de “menos atronadores” la verdad es que no buscamos ser atronadores con este disco, sí buscamos ser intensos… cambiamos “atronador” por intensidad.

(Jose Zurita) Las canciones de The Black Suns son más elaboradas a nivel compositivo y técnico, el sonido es más acústico sin perder la energía y épica que emanaba de Klaudia.

¿Os molesta si os tildan de ‘indies’?
(Nacho Newman) ¿Qué es ser “indie”? Nosotros somos una banda independiente que gestiona su actividad utilizando sus propios recursos. Si eso es ser indie, sí lo somos… y no nos molesta.

(Jose Zurita) Nunca nos han gustado las etiquetas y, muchas veces, se abusa de algunas de ellas. Somos bastante eclécticos en gustos musicales y supongo que se refleja en nuestras canciones. Hacemos lo que sentimos sin prestar demasiada atención a similitudes. Se abusa del término “indie” para bandas con una clara tendencia mainstream.

Lo que si aprecio es que aquí, y ahora, no hay tanta épica y oscuridad estética como en Klaudia…
(Jose Zurita) Creo que las canciones de The Black Suns son bastante épicas desde otro punto de vista. Ahora utilizamos otros recursos para conseguirlo, por ejemplo arreglos de cuerdas o corales.

(Nacho Newman) Sí hay épica y oscuridad para mí, pero desde una perspectiva menos obvia. Nos hemos alejado de forma natural de ciertos estereotipos.

Acabáis de presentar “There Is No Tomorrow”, que es vuestro primer single ya como The Black Suns. Es un tema amable, con alma de clásico, sencillo y bello en su composición en el que, quizá, lo que más llama la atención es su estribillo gospeliano… ¿es la canción del disco que mejor refleja vuestro sonido actual y por eso lo habéis elegidos como tema de adelanto?
(Jose Zurita) Como bien dices es un tema amable, sencillo y bello. Creo que esas cualidades determinaron que fuera nuestra carta de presentación.

(Raúl Naro) El álbum tiene muchos pasajes, sonidos, texturas, colores… es difícil escoger una porción que represente la totalidad de una obra, pero en “There Is No Tomorrow” vimos esa naturalidad y solidez propias de un primer single.

(Nacho Newman) Góspel sí… a full, para mí “There Is…” es como un bloque de grafito.

El video que ilustra este primer tema nos deja ver una especie de ritual juvenil en pleno bosque… ¿qué más nos podéis decir de cómo se gestó, produjo, etcétera?
(Raúl Naro) Un día, buscando habitación en Barcelona, visité un piso del Raval y conocí a Ibai Abad, co-director del videoclip. No pudimos ser compañeros de piso, pero nos hicimos amigos, conectamos al momento. A los pocos días se vino a nuestro estudio, escuchó algunas canciones del nuevo álbum y le propusimos de filmar el videoclip del primer single. Se animó al momento, así que decidimos co-producir el videoclip entre su productora (Mayo Films) y la nuestra (Pentágora). La idea del cura negro oficiando un ritual en el bosque llevaba tiempo rondando en nuestras cabezas y con Ibai acabamos de afinar todos los aspectos narrativos, artísticos y conceptuales. Nos fuimos un par de días al Montseny un equipo de casi treinta personas. Una experiencia única con gente muy bonita que realmente ama lo que hace.

La intensa y profunda voz de Nacho Newman es uno de los principales reclamos de la banda, ¿Cuáles son tus referentes directos en lo vocal? ¿Los mismos que en Klaudia?
(Nacho Newman) Cuando grabé “Mother Phoenix” había muerto mi madre hacía poco y también había sido padre por primera vez. Fue una etapa de sentimientos encontrados, una época emocionalmente convulsa para mí. Creo que en la etapa de Klaudia necesitaba gritar más… hacer catarsis. Acabo de ser padre por segunda vez y ahora me siento más aplomado, más sereno, no necesito demostrar nada a nadie ni exorcizar ningún demonio. Con respecto a mis referentes… verás, nací el mismo año que murió Jim Morrison a principios de los setenta… imagínate. Estos oídos escucharon muchas cosas justo en el momento que estaban sucediendo. Soy de los que tarareaba “Love Will Tear Us Apart” en su temprana adolescencia, bailaba con “Let’s Dance” de Bowie en las fiestas intentando conquistar infructuosamente al “amor de mi vida”. Alan Parson Project, Electric Light Orchestra y “Video Killed The Radio Star” de The Buggles fueron banda sonora de mi pubertad. Mi adolescencia con U2, Depeche Mode, Bronski Beat, The Police, Pink Floyd, The Cure, Soda Stereo… más tarde vino Jeff Buckley, Radiohead, la música progresiva… Mientras tanto comenzaba mi formación como cantante y allí conocí a Frank Sinatra, Elvis… los clásicos, incluso probé con repertorio de música medieval inglesa en falsete. No sé si he respondido la pregunta, creo que las influencias son las mismas. Tal vez yo no sea el mismo…

“Milk & Cookies” que contiene once temas, lo habéis autoproducido al 100%… ¿por falta de discográfica, para tener un control total sobre el mismo o las dos cosas?
(Nacho Newman) Hemos construido con nuestras propias manos nuestro estudio de grabación. Hemos creado nuestra propia discográfica… somos como una secta (risas). Mira, no tenemos problema en compartir o trabajar en equipo con gente que aporte, trabajar con profesionales que nos lleven a lugares diferentes. Estamos abiertos a sumar con lo que nosotros ya podemos ofrecer. La distribución digital la hacemos mediante CD BABY, de esta manera podemos llegar a cientos de tiendas en todo el mundo. Nosotros tenemos un plan, la doble pirámide invertida, algo así como una Estrella de David: “de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba”.

(Jose Zurita) Queríamos tener libertad creativa y técnica en este nuevo camino. La construcción de nuestro estudio es prueba de ello. Tenemos la mala costumbre de no esperar a nadie…

¿Y cuáles son vuestros temas favoritos del disco y por qué?
(Jose Zurita) La verdad es que, después de años de duro trabajo, tengo tanto aprecio por las nuevas canciones que no me parece justo para ninguna de ellas.

(Nacho Newman) Cada canción tiene lo suyo. A mí me gustan mucho “Copyright God”, “Rinah”, “Santa Cruz” y “Sister In Blue”…. “Rinah”, por ejemplo, se me apareció impresa por los rayos del sol una mañana en forma de alfabeto hebreo en la pared de mi habitación. Como me dice Peter: “Por suerte tienes testigos cuerdos”.

Vamos a curiosear, ¿dónde se ha grabado y con qué colaboraciones?
(Peter Navarro) La mayor parte del álbum se registró en nuestro estudio, un factor que proporcionó una aproximación más artesanal y detallista al proceso creativo. Lucas Ariel Vallejos colaboró en la preproducción y arreglos de algunos temas. Todas las canciones fueron co-producidas y mezcladas por el músico y técnico Alberto Pérez en Sol de Sants Estudios y The Black Suns, donde también se grabó el piano de “Under The Water”, la sección de cuerdas de “Santa Cruz”, “The Falling Rain N14”, “Lost” y “Venus Victory” por los músicos Alba Haro y Aleix Puig Caminal, y gran parte de las baterías interpretadas por nuestro actual baterista Pau Beteke. Toni Mateos colaboró en la grabación de las baterías de “There Is No Tomorrow”, “Mother God” y “Venus Victory” y el baterista norteamericano Chris Brush se sumó al proyecto con la grabación de la batería del tema “Santa Cruz” en su estudio en Nashville, Tennessee. El mastering del disco fue a cargo del ingeniero de sonido francés Yves Roussel.

Sois de Barcelona, ¿cómo veis la actual escena del rock underground por vuestra ciudad y alrededores?
(Jose Zurita) Sabemos que la escena local está copada por grandes artistas que están presentes en muchas salas y festivales con muy buena afluencia de público. Además, en los últimos años la situación social y económica no ha sido favorable para la escena. Intentamos no condicionarnos a nivel territorial, estamos trabajando estrategias para llegar a lugares más allá de nuestra área de influencia.

Venga, la pregunta tonta de todas las entrevistas, ¿os habéis planteado cantar en castellano?
(Nacho Newman) Es probable que hagamos algún cover en castellano… tengo ganas…

Cuando erais Klaudia organizabais un festival solidario estupendo, en Barcelona, llamado No Hunger Festival, en colaboración con Acción contra el Hambre… ¿seguiréis con ello ahora ya como The Black Suns?
(Jose Zurita) El No Hunger… fue una bonita historia que duró cuatro años. Somos personas con grandes inquietudes y procuramos hacer lo que sentimos. En esa ocasión pensamos que sería bonito vincular la música a un acto benéfico e involucrar tanto a artistas emergentes como consagrados en esa aventura. Siempre pensamos qué nos gustaría hacer y, probablemente, surjan nuevas historias.

(Nacho Newman) Sin duda haremos algo colaborando con alguna otra ONG u organización. No Hunger Festival fue una labor totalmente ad honorem por parte de un gran equipo del cual formamos parte. Nos sentimos orgullosos del trabajo realizado y de los resultados obtenidos.

Terminando, ¿presentáis ya mismo el disco, no?
(Raúl Naro) Presentaremos el disco el próximo 29 de septiembre en Sala Bikini. Estamos cerrando fechas en Madrid y el 29 de diciembre haremos otro bolo en la 2 de Apolo. Podéis encontrar más información en nuestro Facebook.

Y para despedir esta entrevista, aquí está el nuevo clip de la banda, “Copyright God”, rodado en un plano secuencia y protagonizado por el vocalista de la banda, Nacho Newman, y su hijo. La producción ha corrido a cargo de Pentágora.