Vuelve la punktchanka de Talco. Tres años después de Silent Town, un disco que ya anticipaba un sonido más maduro, la banda italiana presenta “The Winner Isn’t” (Punktchanka Records, 18), su disco más crítico y punk hasta la fecha. Talco presentarán “The Winner Isn’t” en Madrid (2 marzo, Sala But), Barcelona (3 marzo, Razzmatazz), Vitoria (13 abril, Jimmy Jazz), Valladolid (14 abril, Sala Lava), A Coruña (20 abril, Playa Club) y Oviedo (21 abril, Sir Laurens).

Tenemos una base punk muy fuerte, influenciada sobre todo por el punk californiano“.

Dema, cantante y guitarra de la banda italiana, se ha acercado a Barcelona para presentar a los medios su nuevo material. Está encantado con “The Winner Isn’t”, un disco producido por Bill Stevenson y Jason Livermore, quienes llevan años produciendo a bandas como Rise Against, NoFx o Berri Txarrak. “Tenemos una base punk muy fuerte, influenciada sobre todo por el punk californiano. Cuando tienes un grupo todo el mundo quiere poner nombre a tu estilo y nosotros nos definimos como punktchanka, pero muchos se olvidan de la base punk que tenemos y que se nota sobre todo en directo. La producción ha sido una consecuencia bastante clara de lo que queríamos hacer. Teníamos ganas de marcar más nuestra cara punk de una manera profesional, para ayudar a la banda a dar un paso adelante y seguir transmitiendo esa energía en directo”.

En el momento de su publicación, entendimos que “Silent Town” cerraba un ciclo, pero de alguna manera “The Winner Isn’t” puede entenderse como una continuación o una suerte de segunda parte. “Se parece mucho a Silent Town, pero tiene cosas muy distintas. Silent Town es un disco esperanzador, como una isla de todas las cosas positivas de Italia y de Europa. Nuestro nuevo disco no tiene esperanza. Habla de política y la política ahora son, en cierto modo, las redes sociales. Es un disco muy pesimista, de cómo hemos perdido la esperanza en las personas y en la tolerancia”. Además Talco analizan la situación desde un punto de vista bastante irónico, dicho sea de paso. “Son los dos componentes del disco, ironía y pesimismo. ´The Winner Isn’t´ es muy crítico e irónico. Nos centramos en la falta de consideración a lo que es la propia persona, el individualismo y la búsqueda constante de popularidad. Queremos ironizar mucho sobre eso: las redes, los falsos periodistas buscando escándalos, las políticas populistas…”. Aunque ese tema sobrevuela todo el disco, en una de las cancione en las que más se ve todo esto es en La veritá. “Musicalmente estoy muy contento con “La veritá”. Hemos escrito en el séptimo disco una canción que la gente puede cantar en directo como las viejas. Después de seis álbumes hubiese sido aburrido seguir hablando de lo mismo. Otro tema del que también estoy muy orgulloso es “Silent Avenue”, que tiene un componente autobiográfico muy importante. Estoy aquí en mi mundo en el que no todo es feliz y hay cosas que me molestan. Esas cosas son el foco principal del disco, tratadas de diferente manera. Queríamos focalizar la falta de nivel cultural, la búsqueda constante de popularidad en las redes sociales y el individualismo. En cierto modo, las redes sociales se han convertido en la nueva política. La política la hacen las personas y cada vez estamos más absorbidos por las redes. Muchas veces miro los comentarios en nuestras redes y de diez positivos me centro en uno negativo. No podemos estar ajenos a las redes sociales ya que tenemos que promocionar a la banda, pero hay que mantener siempre el control y comprender que cuando llegas a mucha gente habrá comentarios negativos y contextualizarlos. Cuando era pequeño pensaba que Internet sería una oportunidad única para informarnos y comunicarnos, pero parece que está resultando de la peor manera posible”.

Talco en Europa

Talco siempre ha sido un grupo con vistas a Europa más que ceñirse a Italia. De hecho, durante un tiempo, el grupo aseguraba tener más fans fuera de Italia que en su propio país. Ahora falta saber si tras siete álbumes eso ha cambiado. “Después de siete discos es algo diferente, porque tenemos la oportunidad de organizarnos entre nosotros. Ahora invertimos nosotros, buscamos las salas, la promoción… Es muy diferente a cuando empezábamos. Nos tenemos que mover mucho, pero ahora veo la oportunidad de una buena gira por Italia. Pero nosotros no dejamos de ser una banda europea, de setenta conciertos podemos tocar siete en Italia. Nuestra situación en Italia todavía está por detrás de lo que conseguimos en países como Alemania o España”. De ahí que en el disco hagan un guiño a sus clásicos en diferentes idiomas: “Es un juego y un regalo que podemos hacer a los fans que nos han seguido en esos países. Nos han preguntado muchas veces sobre cantar una canción alemana, castellana… Ha sido divertido, sobre todo el castellano porque tocamos mucho en España. Es algo raro y también curioso escuchar St. Pauli en alemán”.