La multidisciplinalidad artística ocupando un espacio vacío. Así nació hace 2 años, por iniciativa de Plastik Vintage Shop y Recreando Estudio, el micro-festival Solart Sonique. Su objetivo: dar a conocer a todo tipo de ciudadanía el talento emergente local de corrientes artísticas menos consolidadas junto a otras más aceptadas.

Formar un todo heterogéneo con la convivencia de disciplinas artísticas muy diferentes. Diseño textil, diseño gráfico, pintura, escultura, música, visuales, performances… Dos de las organizadoras, Elba Haxel, de Plastik Vintage Shop, y Eva Yubero, de Recreando Estudio Creativo, nos adentran en este solar vacío de vacío. “Solart Sonique es un micro-festival de arte y música en vacíos urbanos en el cual hemos apostado, desde ediciones anteriores, por aunar disciplinas artísticas más conocidas, como la pintura o la fotografía, con otras poco convencionales, como el performance o el arte visual. Siempre hemos intentado enfocarlo desde un punto de vista innovador y espontáneo en un contexto diferente al convencional”.

Esta es una iniciativa promovida por dos empresas de la zona que ponen su granito de arena en la dinamización del barrio. “Este proyecto surgió de forma autogestionada por Recreando Estudio Creativo y Plastik Vintage Shop con el objetivo de mover un poco el panorama cultural de Zaragoza y promover así a artistas locales cuyas obras nos resultaban interesantes o que estaban fuera de la norma. Además somos empresas vecinas de La Magdalena y teníamos el gusanillo de hacer algo diferente en nuestra ciudad y que fuera un punto de encuentro entre jóvenes y vecinos del barrio, y el Solar del Conejo era el lugar idóneo para llevarlo a cabo por sus características arquitectónicas, su excelente situación en el centro de la ciudad y la posibilidad de dinamizar un espacio urbano en desuso. Además, ambas entidades estamos directamente ligadas al mundo del diseño y nos interesa todo lo que esté relacionado con las nuevas tendencias en la creación artística. Recreando Estudio, por ejemplo, ha participado en otros eventos culturales como Pirineo Sur y su trabajo está enfocado a promover la experimentación, la sostenibilidad y el consumo responsable, así como los procesos creativos participativos y la cultura comunitaria como herramienta de transformación social”.

La cultura local tiene mucho potencial y queremos poner este trabajo en valor

La 3ª edición de Solart Sonique volverá a ser, pues, en el Solar del Conejo del barrio zaragozano de La Madalena. Tendrá lugar el 29 de septiembre desde las 20h hasta las 2. “En las ediciones anteriores hemos contado con una calidad artística inmejorable pero cada año intentamos evolucionar y ofrecer algo diferente por lo que contamos con un comisariado de exposiciones a cargo de Álvaro Albajez y María Bastarós que dará un hilo conductor entre el espacio, que revelará su verdadera esencia durante un tiempo breve, y las obras de los artistas, que estarán basadas en la temporalidad. Así, el entorno expositivo se organizará en franjas horarias y no en metros cuadrados como pasaría en las galerías artísticas convencionales. Fomentar la cultura y a los jóvenes artistas locales es el fin último de Solart Sonique. Concebido como un evento en el que dar a conocer tanto a los artistas como su obra en un contexto diferente al habitual. Solart Sonique también es un espacio donde se fomenta la exhibición de proyectos que usen el espacio público como medio de expresión y que propicien la sinergia entre disciplinas, un lugar donde los artistas puedan mostrar sus trabajos más experimentales que no tienen cabida en los espacios expositivos tradicionales. La cultura local tiene mucho potencial y queremos poner este trabajo en valor”.

Solar Sonique

Solar Sonique

Ninguna disciplina es descartable, “al contrario; cada año queremos ofrecer un escenario distinto al anterior, por lo que buscamos nuevos artistas locales emergentes y la forma de integrar sus obras y su música en espacios en desuso pero siempre bajo un prisma de frescura, originalidad y calidad creativa. El formato de Solart Sonique sigue las corrientes que se están llevando a cabo fuera de nuestras fronteras, donde disciplinas como la pintura, la escultura, la fotografía, la ilustración, la performance, las artes visuales o el arte textil salen de los espacios expositivos habituales y se encuentran con el ciudadano a pie de calle, alcanzando así a públicos diferentes y fomentando el uso del espacio público como lugar de intercambio cultural. Buscamos que las distintas disciplinas artísticas convivan y se nutran unas de otras utilizando el papel conciliador de la cultura como medio de expresión”.

Y hablando en plata, “El formato de las instalaciones es amplio y diverso, ofreciendo un panorama heterogéneo e interdisciplinar de las posibilidades de la práctica artística en los paisajes entrópicos de la ciudad: artes visuales, land art, arte digital, textil, cinético…”.

Al final todo se resume en salir a la calle y mostrar. “La propuesta artística que planteamos surge desde este posicionamiento donde el arte no ansía transformar la materialidad del entorno sino re-presentar el espacio ante el espectador con la intención de que sea apreciado de una manera distinta. Para ello nos apropiamos de un espacio infrautilizado pero accesible para todos. El espacio expositivo es el propio solar, un espacio unitario contrario a las salas expositivas donde solemos encontrar este tipo de instalaciones. Promovemos un acercamiento del arte a pie de calle, a ser descubierto y a transformar. Desde su inicio Solart Sonique ha perseguido la innovación en el ámbito expositivo, tanto en forma como en carácter. Su objetivo principal ha sido siempre la promoción y puesta en valor de artistas que trabajen desde la experimentación y la transversalidad de las distintas disciplinas artísticas ante nuevos públicos. Buscamos ser impulsores de obra y artistas jóvenes locales y promover esa otra cultura aragonesa, que a veces no encuentra espacio”.

Uno de sus principios es llegar a ‘la ciudadanía sin distinciones’. Es, por tanto, un evento completamente abierto. Aunque con la premisa de acercar el arte menos habitual junto al más consolidado. “La plena accesibilidad de la ciudadanía a la cultura es la base principal del proyecto Solart Sonique. Buscamos acercar el arte y la experimentación artística a todos los públicos poniéndola al alcance de un modo gratuito, accesible, sorpresivo y al aire libre. El lugar elegido responde totalmente a la clase de espacios que buscamos reactivar por varias razones. Se encuentra en un barrio degradado donde la participación en actividades culturales de sus habitantes es bastante baja, queremos que participen, queremos sorprenderles. La arquitectura del espacio permite una gran versatilidad de usos, lo que a nuestro entender enriquece la percepción de las obras y facilita la libertad creativa de los artistas. Es un espacio reconocible e icónico. El Solar del Conejo fue uno de los solares intervenidos en el programa ‘Esto no es un solar’ impulsado por el Ayuntamiento de Zaragoza de la mano de la arquitecta Patrizia di Monte que pretendía recuperar espacios urbanos en desuso, que es uno de los objetivos clave de esta iniciativa. Por otro lado, el solar no tiene barreras arquitectónicas que impidan que cualquier ciudadano, independientemente de sus capacidades físicas pueda acceder de forma libre y autónoma”.

Más: Solart Sonique