El trío de Duluth cumple veinte años publicando su décimo álbum, “The Invisible Way” (Sub Pop/Popstock!, 13), con el prestigio intacto y un Alan Sparhawk lejos de sus problemas de ansiedad y en plenitud creativa, lo que se nota al otro lado del teléfono. Canciones más luminosas y cálidas, pero igualmente buenas. La confianza (y la veteranía) son un grado.

Producido por Jeff Tweedy y grabado por el ingeniero Tom Schick en The Loft, el álbum incide en los logros de “C’Mon”. Sparhawk quería grabar con Tweedy desde hace tiempo, tras escuchar “You Are Not Alone” de Mavis Staples, un disco “crudo, íntimo y sencillo”, tres adjetivos que le vienen como anillo al dedo a Low. Además, “Jeff hace discos y escribe canciones, por lo que hablamos el mismo lenguaje”. Pianos, guitarras acústicas y la voz de Mimi Parker dominan un disco “tranquilo” con un punto clásico en el mejor sentido. “Hemos probado de todo a lo largo de los años. Pensamos en tirarnos a la piscina y a ver si seguimos siendo nosotros. Aunque hemos usado los pianos para añadir color”.

Con piano o sin él, no es nada fácil cumplir veinte años en la cresta de la ola. Sparhawk desarma con su humildad: “Hemos sido muy afortunados por poder hacer los discos que queríamos. Y seguimos ganando suficiente dinero para pagar las facturas. Por otro lado, nunca hemos sido muy populares y en muchos sentidos nos sentimos exactamente igual que cuando empezamos”. Lo que sí han ganado es confianza. Sparhawk desmiente que haya dejado su lado más rockero para su otra banda, Retribution Gospel Choir. “No lo veo así. En el pasado, cuando algo nos parecía demasiado bonito, lo arruinábamos, pero ahora está bien, porque sabemos que habrá momentos para hacer cosas más feas. Al final, depende de cada canción”.

Low en directo en España:

13 mayo Barcelona. Festival Milleni
14 mayo Valencia. Teatro La Rambleta
15 mayo Zaragoza. Teatro de las Esquinas
16 mayo Madrid. Joy Eslava
17 mayo Valladolid. Java
18. Biarritz. Atabal