“Imagina” fue un puerto de excepción en el tour de Miquel Vicensastre que, a bordo de Marcel Cranc (sus corceles siempre ayudando a los pedales), vuelve a retomar esos altos y bajos que tanto le (nos) excitan.

“En cierto sentido, este disco resume muy bien lo que han sido mis anteriores trabajos. Supone un nuevo comienzo”, explica Miquel Vicensastre. Marcel Cranc nació como un álter ego, un intento de encontrar un atajo hacia la comunión pop de este músico de formación clásica con obras estrenadas en el Reina Sofía. Pero en “Imagina” (Primeros Pasitos, 10) Marcel Cranc ya eran un grupo gracias a la de cada vez más importante aportación del guitarrista Jaume Tugores y del productor/arreglista Josep Maria Umbría. Cuando el año pasado firmó con Music Bus se abría otra etapa en su carrera. Tenía que ser un EP, pero al final se decidió alargarlo hasta las diez canciones. En esta ocasión, la inspiración han sido las películas y bandas sonoras de ciencia ficción. “He usado instrumentos que nunca hubiera imaginado en un disco de Marcel Cranc”, comenta Vicensastre, “como ciertos teclados y sintetizadores vintage. Pero el sonido es más orgánico que nunca”. Y tiene sentido que un autor tan preocupado por la carnalidad dote a su música de una piel humana, alejándose del pop electrónico de su primer largo (con éste van cuatro). “El lenguaje usado vuelve a ser el de una historia amorosa, pero también quería reflejar el momento social por el que estamos pasando. Hemos vivido dentro de una pecera durante mucho tiempo y muchas de las seguridades que dábamos por hechas han saltado por los aires”.