El nombre de Samuel O’Kane es conocido y reconocido por haber colaborado con algunos de los artistas más importantes de la escena rap española. Sin embargo, detrás hay un sonido propio y una personalidad con las cosas muy claras. El tarraconense presenta en septiembre su primer disco “Good News For Bad Boys” (99uno/Universal, 17), dejando claro que los prejuicios y las etiquetas no van a ponerle límites.

Tu debut en solitario se llama “Good News For Bad Boys”. ¿Cuáles son las buenas noticias y quiénes son esos tipos malos a las que van dedicadas?
Las buenas noticias son este momento que estamos viviendo en la música urbana. El relevo generacional con este cambio de tendencia, los fichajes de artistas emergentes en multinacionales, el conseguir tus objetivos y dejar de sólo soñarlos. “Good News…” es un poco toda esa idea materializada en un disco. ¿Los chicos malos? ¿No está claro? Los milenials parece que somos esa generación de mala gente, de personas sin propósitos e inconformistas, de egocéntricos que sólo miran por su ombligo… o eso es lo que la prensa quiere vender al mundo. Yo creo que esta generación no es egocéntrica, sino que se ha cansado de trabajar como cabrones para que se lucren otros. Yo no creo que esta generación no tenga un propósito, al contrario, esta generación simplemente ha dejado de soñar con que te toque la lotería para no hacer nada con tu vida, y ha decidido echarle huevos y ser emprendedora, tener un sueño y perseguirlo, tener una idea y sumar por ella. Pero, claro, para los demás siempre seremos los “chicos malos”.

En este disco encontramos poco rap y mucho R&B y cortes más electrónicos y traperos. Háblanos del sonido del álbum. ¿Cómo has elegido las instrumentales, cómo querías que sonase, qué tenías en la cabeza cuando empezaste a grabarlo?
Es lógico que haya poco de rap, por no decir nada. Yo siempre he hecho R&B y así lo he defendido. En este disco he buscado experimentar las fusiones del propio R&B con todas las tendencias que yo escucho en mi día a día, el trap, el EDM, el reggaetón, el dancehall… básicamente porque la música hace tiempo que ha dejado de ser “etiquetada” para mi generación, porque somos una generación más multicultural que nuestras predecesoras y es absurdo el discurso de “a qué suena”. El helado sabe mejor cuando te preguntas simplemente si te gusta o no, y no de qué está hecho. Por otro lado, cuando empecé a componerlo no tenía en la cabeza una idea definida de a qué quería que sonase. Simplemente quería componer libremente las cosas que necesitaba contar o expresar en cada momento que escribía un tema, sin condicionarme a tener que exponer una “línea temática”. Creo que eso ya es del siglo pasado. En la vida de una persona pasan muchas cosas todos los días como para querer que todo vaya enfocado a un único tema o sonido.

Muchos te definen como “el futuro del R&B en España”. Un estilo que, sin embargo, es uno de menos practicados y utilizados dentro de la música negra en España. ¿Qué significa para ti el R&B, qué tiene de especial y qué lo diferencia del resto de músicas?
Para mí el R&B significa todo. Es la semilla de mi música y la cultura musical con la que me han criado en casa. Yo hago R&B porque soy R&B, escucho R&B y pienso R&B. Respecto a lo que comentas sobre ser un género “poco utilizado”, yo creo que el R&B se practica más en España de lo que todo el mundo cree. Ahora que estamos saliendo del “boom” más grande del trap, muchos de los artistas que practicaban este género, se están lanzando ahora a cantar y mezclar su música con el R&B. Y eso también es una consecuencia de lo que está pasando ahí fuera. Los artistas americanos llevan haciendo eso desde hace un par de años ya, cuando aquí aún estábamos debatiendo que si el rap, que si el trap…

Sorprende que, tras haber colaborado con tantos MC’s españoles, no aparezca ninguno en los featurings de este disco. ¿A qué se debe esto, es porque querías desligarte un poco de la escena rap?
Ayer comí la mejor paella que me he comido en meses, pero hoy me apetece comer macarrones. Esto es exactamente lo mismo. Para mí ha sido un hito poder trabajar con artistas con los que me he criado y hoy me apetece hacer otras cosas. No hay ningún otro trasfondo. Quizás mañana vuelva a comer paella.

Con este álbum, has pasado de trabajar con Bolt Music a fichar con una multinacional como Universal Music. ¿A qué se debe este cambio? ¿Crees que una multi puede ayudarte mejor a cumplir tus metas y aspiraciones?
Se debe a muchos factores. Con Bolt Music llegamos a un punto de inflexión dónde no podíamos seguir avanzando. A Juanma (Bolt Music) siempre le guardaré el respeto que se merece por el recorrido que hemos hecho juntos, pero llega un punto que quieres seguir sumando, y cuando alguien de la talla de mi compañía te abre los brazos y te acoge de esta manera para seguir luchando por tus sueños, no les dices que no. Mi música no es fast food, ni una moda, y en casa lo saben. Hemos llegado para quedarnos mucho tiempo y con #GNFBB sólo estamos calentando!

Pero además este disco supone la primera referencia de 99uno, un subsello de Universal en el que has participado junto a otros artistas como Nach. ¿Qué puedes contarnos acerca de este proyecto? ¿Con que intención se crea y que lanzamientos tenéis previstos?
Realmente no he participado en la creación del sello, sino que soy la primera apuesta del mismo. 99uno es sello de género urbano de Universal Music Spain, un equipo excepcional de personas que saben sobre lo que están hablando y son capaces de interpretar y generar acciones sobre mis necesidades dentro de la industria en la que ahora nos movemos. ¡Amor eterno a mi familia en Universal, 99UNO y MakeitMusic!

Debutar con una multinacional no es algo muy usual en la música urbana española. ¿Te produce vértigo o, al contrario, te sientes más respaldado que si lo hicieses por tu propia cuenta y riesgo?
Cuando sabes lo que vales, dejas de regalar por ahí descuentos y haces que las cosas ocurran de verdad, por eso hemos llegado aquí. Si supiese que no tengo ningún tipo de talento y que he llegado aquí por ser una moda, sí, ¡estaría preocupadísimo! Pero afortunadamente sé todo lo que tengo que aportar a la música nacional e internacionalmente, y mi compañía también. Tengo la seguridad de que mi trabajo va a estar bien defendido y eso sólo me produce tranquilidad.

En muchas ocasiones has dicho que no te sientes del todo identificado con la escena española. ¿Tu meta entonces es internacionalizar el sonido de Samuel O’Kane, centrarte más en Latinoamérica o, incluso, en Estados Unidos? ¿Lo ves factible?
Yo no me siento identificado con muchas de las cosas que se dan por mainstream nacionalmente, pero sí con la escena, todo lo contrario, creo que tenemos una escena enriquecedora de artistas bien cosechados y que saben bien lo que hacen y a dónde quieren llegar con ello. Por otro lado, nuestro “target” de oyentes no está sólo en este país. Ya hace tiempo que estamos al otro lado del charco en Latino América, y cada vez más presentes en Estados Unidos y Canadá.

En tu música hay pop, un sonido que te gusta introducir de vez en cuando. ¿Crees que el concepto pop-comercial y música urbana son compatibles? ¿Qué el público podrá comprender este punto de vista?
Para las personas cerradas de mente seguramente sea incompatible. Para el que sabe leer un poco el asunto no. Para ponerte un ejemplo y que no sea el clásico “Drake hace música urbana y pop a la vez”, Notorius Big o Tupac, hacían temas mainstream con cantantes “pop” para sonar en la radio.

En tus letras hablas de amor, de sexo, hay incluso algo de competición, cuestiones personales… En resumidas cuentas, ¿cuál es el mensaje que trata de dar Samuel O’Kane?
Pues el mensaje de Samuel O’Kane son las cosas que me pasan o he visto, mis inquietudes y mis miedos, así como mis virtudes y mis alegrías. Es un placer leer que la gente que me escucha se siente identificada con ello, pero no siempre se hace con la intención de mandar un mensaje a la gente, aunque en este disco haya temas así.

Sin embargo, has recocido que has tenido ayuda para escribir algunas de tus letras. En un género tan autobiográfico como el rap resulta contradictorio, pero en el R&B, donde lo principal es la musicalidad tiene más sentido. ¿Entenderías si recibieses críticas por ello o para ti el sonido es lo primero?
¡Suerte que no hago rap entonces! Sólo he recibido ayuda en un track del disco y en un sitio muy concreto, que ha sido un estribillo por Dae Bryss. Al final saber dónde está tu límite y dejar que otras cabezas aporten algo no es nada negativo, ni desmerece tu música. En Estados Unidos toda la industria funciona así. Al final esto es como una empresa, tú tienes una idea, pero no sabes de números y por eso contratas a contables. Ojalá algún día pueda componer también temas para otros artistas.

Cantas en inglés y en castellano, alternando y combinando ambos idiomas. ¿Cuál es la razón; la fonética inglesa se adapta mejor a tus estructuras o es una forma de abrirte a más público?
Al final es un tema que va arraigado a la música que yo escucho. La adaptación al castellano no siempre es fácil porque no tenemos una lengua rica en monosílabos que nos permita meter frases completas, o que no pierda calidad en según qué estructuras y tiempos. Por otro lado, sí, también es una manera de internacionalizar todo esto.

No quería hacerlo, pero ¡vamos a preguntarte por el autotune!. En un disco creado para el directo como éste, ¿por qué usar autotune? ¿No puede generarte un problema a la hora de fidelizarlo luego sobre el escenario?
¿Autotune? Probablemente no estemos hablando del mismo disco. #Gnfbb es un disco que donde tiene autotune, que es bastante escaso, está de una manera exagerada y concisa. Quizás las polifonías con el uso de screwed, que no son de uso común en el indie, te hagan pensar eso, pero te animo a ti y a todos los lectores a venir a cualquier concierto de la gira y a saborear la magia del directo, o a seguirme en instagram (@samuelokane) y ver alguna de las muchas historias que publico cantando. ¡Aun así! #FreeAutotune

Tú música es el reflejo de la evolución que ha sufrido la música urbana en los últimos cinco o diez años: el sonido se ha hecho más oscuro y electrónico. Además parece que el relevo generacional ya es una realidad. ¿Te gustan estos cambios o añoras los sonidos de antes?
Sí que es verdad que el mensaje se ha oscurecido, sobre todo porque nos ha tocado vivir un panorama de inestabilidad económica, política y social que nos ha derivado a volvernos oscuros pero también a valorar las cosas que tenemos o hemos conseguido. ¡También somos capaces de generar luz! Por otro lado, soy un amante de la música de antes, pero estoy enamorado de esta generación.

Siempre nos gusta despedirnos con los conciertos que tenéis previstos. ¿Tienes ya alguna fecha confirmada que puedas adelantarnos?
De momento nada que pueda contaros, pero sí que serán muchas ciudades nacionales y… casi lo digo. ¡Gracias amigos!