Tras siete discos de estudio, Portugal. The Man han llegado a lo más alto con “Woodstock” (Atlantic Records, 2017), su octavo lanzamiento. Entre duras críticas por la creación de un sonido más comercial han conquistado las listas de ventas de medio mundo con “Feel It Still”, segundo single de esta etapa. Y en su visita a España nos reunimos con Zach Carother (bajo) y Eric Howk (guitarra) para hablar, entre cervezas, de cómo un grupo que empezó su camino en una pequeña ciudad del sur de Alaska terminó saboreando semejante éxito.

Lleváis varias semanas en el Top 10 del Billboard Hot 100 igualando a artistas con una masa de fans inmensa. ¿Qué se siente?
Zach: Es una jodida locura, nosotros hacemos todo esto por diversión. Sabíamos que “Feel It Still” era una buena canción pero es alucinante vernos al mismo nivel de figuras como Justin Bieber, Taylor Swift o el “Despacito” de Luís Fonsi. Nuestra música no está creada con el mismo interés que la de ellos. Nosotros buscamos otra cosa y nos encanta ver que aún así la gente apuesta por nosotros y nos escucha.

Estoy en completo desacuerdo con todos esos que dicen que no quieren ser comerciales, que están en contra, por ejemplo, de ir a programa de televisión. ¿Pero tú qué música escuchas?“.

¿Y qué tiene de especial “Feel It Still” para haber acabado siendo tan grande?
Eric: Que es muy buena, es una canción que se te queda rápido, es sencilla y elegante. Para estar en lo más alto de las listas de éxitos no es necesario ser una estrella pop. Tu me entiendes… No hace falta que seas Ariana Grande o Demi Lovato (risas). Nosotros no somos eso y míranos. En los últimos años se ha abierto una puerta para grupos como nosotros y aquí estamos.

Algunos medios os critican el intentar ser más comerciales con “Woodstock”, vuestro último álbum. ¿Qué pensáis sobre ellos?
Zach: Les diría a todos ellos: “Cállate gilipollas” (risas) Honestamente no es que trabajemos para ser más comerciales. Pero tío, nos encanta el pop, amamos el jazz, y lo que queremos es hacer la mejor canción posible. Puede que termine saliendo más comercial o más clásica, pero tiene que ser una buena canción. Y eso es lo que hace que funcione y sea un éxito.
Eric: Estoy en completo desacuerdo con todos esos que dicen que no quieren ser comerciales, que están en contra, por ejemplo, de ir a programa de televisión. ¿Pero tú qué música escuchas? Yo quiero escuchar buenas canciones en el mayor número de lugares posibles. En el mundo del cine nadie le critica a George Lucas buscar un punto de vista comercial. Él le dio un nuevo sentido al cine, lo cambió todo. Y si haces siempre la misma canción una y otra vez nunca se generará el cambio. Si te estancas en el rock y no experimentas, ¿cómo evolucionaremos? Relacionado con todo esto hay muchos grupos que lo están haciendo genial, como Imagine Dragons. ¿Por qué no podemos utilizar la electrónica y darle un giro más dance a todo?

Antes de la salida de “WoodStock” estabais trabajando en otro álbum llamado “Gloomin + Doomin” que nunca llegó a ver la luz. Se dice por ahí que eliminasteis por completo todas las canciones que iban a estar incluidas en el disco. ¿Es cierto?
Zach: Bueno, a medias. Algunos miembros de la banda si que quemaron todo (risas). Pero, no se eliminó el material al completo. Lo que pasó es que teníamos todo listo, canciones grabadas, instrumentales terminados, íbamos a sacar el disco y de repente nos dimos cuenta de que no funcionaba, de que no íbamos por el buen camino. Todo lo que habíamos escrito era muy malo y se alejaba mucho del contexto actual de Estados Unidos. Así que decidimos cometer una locura, meter más dinero, hacer algo más fresco y con una mentalidad mucho más americana. Al final dependemos mucho de todo lo que nos rodea.
Eric: Volvíamos del tour en Alemania y teníamos canciones que hablaban sobre chicas, naturaleza… Cuando nos dimos cuenta de la situación política que atravesaba América en ese momento vimos que no lo estábamos haciendo bien. Había que hacer algo más crítico, mira todo el movimiento protesta que surgió en “Woodstock”, el festival que da nombre a nuestro disco. Allí había mucha gente que quería cambiar el mundo, alzar la voz por todos los que no estaban de acuerdo con la situación

¿Entonces este disco busca provocar una auténtica revolución?
Zach: Bueno, para nosotros como banda sí. Nuestro hueco en la industria es muy diferente. Hemos logrado conquistar las listas de pop. Ahí estamos con nuestras letras, hablando de lo que queremos. Y bueno, no es una revolución del mercado musical como tal, pero algo parecido.
Eric: No vamos a conseguir una acogida parecida a la de Taylor Swift, está claro. Pero ahí está la diferencia entre hacer rock alternativo y hacer pop. El pop solo busca un producto limpio, que huela bien, y consiga una estabilidad. Nosotros no hemos hecho eso. Pero, sin embargo, viendo lo que hemos conseguido creo que es la primera vez en 20 años que tengo fe en que toda la industria pueda cambiar. Y bueno, esta claro que esto no es solo cuestión de un disco, esto está más en manos de las propias discográficas.

“Woodstock” es una mezcla de modern rock y EDM. ¿Qué sonido queríais conseguir con este nuevo álbum?
Zach: Nos encanta toda la música en general. No nos ponemos ningún límite a la hora de crear y con este disco lo que buscábamos era trasladar la esencia de un gran festival a un álbum.
Eric: Antes los cabezas de cartel de los grandes festivales estaban conquistados por estrellas del rock como en el festival de Woodstock. Pero, si ves los festivales de la actualidad te encuentras a estrellas como Major Lazer o Skrillex frente a unos Kings Of Leon. Ahora hay mucha diversidad y nuestro disco es un poco de todo eso: Motown, hip-hop noventero, rock, electrónica…
Zach: Hemos querido hacer una especie de mixtape uniendo géneros y buscando que la gente se lo pase bien. Cuando estaba grabando el disco recordaba los recopilatorios que me hacía en cassette con 16 años. Y, pensando en las nuevas generaciones, queremos que este disco signifique un poco eso para ellos.

Y a día de hoy, ¿quién es el artista más inteligente de la industria musical para vosotros?
Zach: Nosotros, por supuesto, al menos en la escena rock americana actual (risas). Bueno, está claro que el hip-hop es el nuevo pop-rock, el nuevo rock & roll. Kanye West tiene un talento tremendo y sabe como usarlo. Además, el mundo del hip-hop tiene sus propias reglas.
Eric: sí, los raperos no buscan crear un producto perfecto y que sea amigable para los americanos. Esperemos que algún día el rock vuelva a tener la misma fuerza que ellos en las listas. Que pongas la radio y te suene una canción de Nine Inch Nails. Pero bueno, en América las cosas son tan variables como sus políticos. Mira Obama que escuchaba música de puta madre. Y ahora, digamos que USA no está pasando por su mejor momento.

¿Creéis que podéis llegar a una audiencia más joven con este disco?
Zach: Está claro que sí. Además, las letras hablan de temas que les afectan directamente. Y, luego está la importancia y la revolución de las redes sociales a día de hoy. Piénsalo tío, puedes no tener ni un solo colega de carne y hueso, pero es muy raro que no tengas redes sociales. Sí, nosotros somos de esos que no tienen amigos (risas).

Y ahora que estáis en lo más alto, ¿tenéis miedo a una futura caída?
Eric: Antes de “Woodstock” ya habíamos sacado discos con otro tipo de acogida y también nos parecía que estaba bien. Lo único que cambia ahora es la cantidad de público que se interesa por ti y en lo que más nos afecta eso es en los directos.
Zach: No, todo cambia en esta vida y está claro que no vamos a estar en lo más alto para siempre. Nosotros no somos como esas estrellas jóvenes pop que se vuelven locas, en las que se invierte mucha pasta para que triunfen. Llevamos tocando muchos años y pienso hacerlo hasta el fin de mis días.