“Yo trato como me tratan a mí, a mí me patrocina Trankimazín desde teen” es una de las frases canta Pedro Ladroga en su trabajo con $kyhook, Vía Digital. A partir de ahí, podemos hacer las quinielas que queramos para comprender una de las personalidades más particulares e innovadores del género. De momento, decir que Vía Digital sincroniza la actualidad con vapor, ciberpunk, vhs reutilizables e incluso con un porvenir ya gastado, sea el primer paso para poder hacerlo.


Vía Digital han sido dos años de trabajo… ¿Tenías una idea capaz de mantenerse durante ese tiempo, o se ha ido modificando?
No tengo idea de nada… de todo un poco, pero de nada. Sigo siendo el mismo pero cada día soy otro diferente, todo está en constante transformación. ¡Yonii si lees esto mañana te pago!

Me gustaría que me hablases de tu relación con Pablo ($kyhook), ¿cómo surge la amistad entre vosotros?, ¿cómo el ámbito profesional?
Pues el $kyhood me escribió por Soundcloud el invierno del 2014 y me flipó lo que hacía. No se le veía tan humano, además, tenía y tiene todo el funk… era cuestión de time que nos juntásemos. Me paso el beat del A pelo y ese fue nuestro primer tema, a partir de ahí, dijimos: “Tenemos que hacer cien millones más, esto va para adelante”. Fue algo natural como la vida misma, aunque a veces, sea weird like us. Puedo decir que $kyhood es mi hermano de otra sangre, nos hemos visto en tela de sitios y situaciones (risas). La verdad es que para mí la música es indiferente cuando conozco a alguien, pasa a un segundo plano. Nadie se esperaba un Zaragoza-Sevilla… Un maño-sevillano, eh.

Tengo la sensación de que eres de los pocos raperos que parcela el ego dejando el espacio que se merece al productor. De hecho, creo que es precisamente esa estrategia la que ha logrado un trabajo semejante a éste.
Todo el mundo es igual… nadie es más que nadie, todo es cuestión de perspectiva. A lo mejor, para ti algo es la puta polla y para mí una puta mierda, en plan… acuéstate. Cada uno hace lo suyo, de hecho. Yo también puedo producir lo que quiera y me da igual eso del espacio de cada uno (risas). Si alguien produce un tema, ese tema es suyo y forma parte de él. No es que tenga su hueco, es que el tema también es suyo (risas). Si alguien no se fija en quién produce el tema es su problema, cosas de humanos.

En el disco hay referencia a una adolescencia un tanto “rápida”, con tantos subidones como bajones. ¿Cómo ha sido? ¿Cómo ha afectado ésta a tu música?
Pues mi música soy yo, y yo soy mi música. Nunca he intentado ni pretendido nada. He hecho y dicho lo que he visto, vivido, pensado y me han contado. He hecho lo que quería escuchar. Es lo que he intentado hacer posible en este trabajo. No he querido hacer lo que se estaba haciendo en el momento sino lo que me gustaba. Respecto a mi adolescencia… va a ser eterna, como Silvio o la Gata Cattana. Mi adolescencia ha sido un desastre porque soy un desastre con patas, todo me sale mal. Con trece años decían que era un viejo en las raves y con veintitrés que soy un puto niño… todo es relativo. Siempre me he juntado con gente más vieja y golfa que yo.

¿Qué significa internet para ti? ¿Qué hubiese sido de Pedro de chavalín sin internet?
Significa tres uves dobles, una herramienta de conexión más para conseguir lo que quieras cuando, dónde y cómo quieras, lifestyle. Sin internet sería más paleto y fumaría el triple. A lo mejor me habría venido bien y todo.

“Sin internet sería más paleto y fumaría el triple”

La portada representa un mundo hecho una ruina, y a la vez, a ti y a Pablo felices enganchados al Vía Digital. ¿No queda algo de eso en la actualidad, como si fuese una alegoría del momento en el que os encontráis y de cómo encontráis las cosas?
Pues más o menos, pero ahora está todo más putero, más potente, aunque a la vez esté reventado y hace diez años que no vea la tele.

En otra entrevista me volviste loco con el concepto de futuro. Me hablabas de un futuro en el que tenía algo de retro, “retrofuturo” concretamente, de un futuro en el que lo que se hacía precisamente era coger lo mejor del pasado. ¿Esto tiene algo que ver con tu proceso de escritura? ¿En qué consiste éste? Bueno… proceso o procesos, porque perdiste varias veces las letras. ¿Cómo afectó esto?
Influye directamente a todo lo que hago porque forma parte de mí. No recuerdo nada, pero recuerdo cosas que veía en la Vía Digital —pirateada por supuesto— con cuatro y cinco años. En Locomotion había un programa que se llamaba Locotomia que corría cortos de diferentes tipos de animación casi todos súper futurísticos. No sé, cierro los ojos y veo ese retrofuturo… soy otro tipo de energía, no tengo procesos, voy libre.

Encuentro bastantes contradicciones en las letras, hablando de las drogas por ejemplo. ¿Se trata de algo preconcebido?
No sé, soy una indecisión constante… ni me lo pienso. Sería perder un tiempo que no tengo.

En otra entrevista dijiste que hacíais vapor antes de que se estableciese como género y que de hecho, solo lo entendías en relación con el sonido ya que no te parecía que éste hiciese crítica al capitalismo, sino más bien un favor. Háblame de esto.
Puede que lo haga, la verdad, aunque haya peña que intenta sacar tajada sin evaporizarse así. Cada uno tiene su visión… y más los humanos que quieren darle name a todo. Para mí el vapor es una sensación que más o menos se puede conseguir, es ese sonido que te roza como el vapor del agua de la ducha. Pero también es una sensación-emoción-nostalgia que se puede conseguir de mil formas diferentes, no solo con el sonido. Que el vaporwave sea una crítica al capitalismo… pues vale. Aun así, seguimos usando miles de referencias a cosas que hemos robado, comprado y heredado porque nos flipan. Al final, todo se contradice. No sé por qué la gente se esfuerza en tanto en buscarle una explicación a las cosas en vez de disfrutarlas o disfrutar otras que les gusten… nunca se sabe lo que puede pasar.

Tengo entendido de que te flipa el sonido a microondas. ¿Has querido sonar “microondas” en este disco?
No, porque si no no sonaría así. Tiene temas que suenan más vaporosos, otros más Memphis y otros más holograma. No pretendo nada, lo que salga salió en ese momento y ya está.

La mayoría de los temas están escritos de mañaneo y el resto al acostarte. ¿Es verdad que tu biorritmo sigue los horarios de México?
Puedo seguir cualquier biorritmo, soy un camaleón adaptable. Veo amanecer y anochecer todos los días, aunque como buen vampiro, recuerdo una temporada invernal que me acostaba antes de amanecer y me levantaba de noche. Pregúntale al Bloody Shao.

La cuestión estética es algo que cuidáis bastante, ¿cómo entiendes ésta en relación con la música?
Pues no la cuidamos tanto, de hecho, es súper trashy y sucio porque no tenemos tantos medios y es todo autodidacta. Si no, sería igualmente trashy, pero con más clase. Aunque conocemos a gente que tiene nivelón, por lo general solemos hacerlo nosotros a lo punkarra gitano. Eso sí, queremos que sea exactamente como nos gusta: distorsionado, puro y asqueroso. Eso es todo, porque cuando escuchas música ves cosas, y cada uno ve lo que quiere y puede, que es lo que es eso.

“Queremos que el arte sea exactamente como nos gusta: distorsionado, puro y asqueroso”

Y respecto al vídeo, ¿qué importancia le das? ¿Te parece que se está redefiniendo la industria de la música en torno a éste?
Pues no lo sé, lo que sí es verdad es que las generaciones cambian y es mucho más apetitoso un video que una canción, aunque si te gusta el tema lo acabas escuchando sea como sea. La industria está cambiando, a lo mejor, porque casi todos se rigen por eso, pero a mí no me importa, hago lo que me apetece y ya está. Que luego no tengo time para terminar nada y tengo como cien temas por mezclar.

La verdad es que a veces siento que la propia palabra “trap” se está desgastando y muchas veces malentendiendo hasta que llega gente como tú y le sacáis brillo. ¿Te parece el trap algo generacional? ¿Una tendencia que igual de rápido que ha llegado se va a esfumar?
Depende de a lo que te quieras referir con trap. El trap EDM ya casi no se escucha, rollo por el camino del dubstep… pero el trap ha existido y va a existir toda la vida. Entre comillas, se cerraría como concepto o rollo en un año concreto o lo que sea, pero como lifestyle es otra cosa. Ahora casi todo el mundo escucha o hace trap, así que sí que veo que ha marcado a esta generación. Hay trap everywhere. Cada uno lo entiende y ve a su manera. Respecto a lo de la tendencia… no sé yo. Ya te digo, mira el trap EDM.

¿Cómo dirías que te ha influido el glitch-hop?
El glitch-hop, antes de pasar a ser ese rollete 110 EDM, se salía y experimentaba un montón. Sonaba muy potente, como Eprom o Robot Kotch. No sé… Siempre, aparte de hacer rollo sureño o cualquier cosa que nos flipara, hacíamos eso. Lo que llamábamos rap espacial, future-hop, rap putero, potente, con sintetizadores y crujiente; o con aire vaporoso, atmosférico, siempre con swing… no bombo y caja. Queríamos hacer algo vidillero, con alma, vamos. Sin embargo, ahora buscas glitchpop y te sale otra cosa.

Tengo la sensación de que no va ser ni de lejos lo único que saques este año, ¿para cuándo una colaboración con la gente de Galicia?
Que va… si yo te dijera. Lo que no sé es como voy a terminar tanto trabajo. LaDrogaLab como grupo (Acldop, Nerbi Galgo, Bloody Shao y yo) vamos a sacar una referencia, un trabajo del Virush que hicimos en el 2014 y todavía no he podido ponerme a terminarlo (risas). [Virush, escúchame, ya queda poco]. También una mixtape mía, tengo que mezclar unos cuarenta temas. Y unas cuantas cosas más de las que paso de decir nada. Además de todo esto, las mil colabos por ahí, etc. Y con mis nenos pronto saldrán cositas. Todo lo que sale de allí es maravilla, pero nos hemos puesto más veces ciegos que a hacer temas, la verdad. Be skeeso and share everything, life is music, y lo que no te gusta hoy te va a gustar mañana, vivan todos mis hoodobasssss, LaDrogaLab foreva n eva.