Con pasado o presente en formaciones como RIP KC, No Dogs, County Jail, Mierda Pura o JuanRamones, los componentes de Paña Radiostation han convertido el rock en una forma de vida. Vuelven a demostrarlo en su tercer disco, “Evolución” (Lengua Almarada, 17).


Desde que entraras en RIP KC en 1997, y luego hicieses lo propio en County Jail, Mierda Pura o JuanRamones, nueve años de Paña Radiostation y tres álbumes. ¿qué pasa en la vida diaria de Paña? ¿Cómo sobrevives en un mundo tan cambiante?
Pues sinceramente, la paso tratando de quitarme mis cuitas diarias al ver que cada vez se pone más difícil el poder sacar adelante los proyectos que uno trata de desarrollar. Ensayar con Paña Radiostation unos días y con No Dogs otros, así como intercalar las giras de ambos actualmente sin tener beneficios económicos prácticamente, así como tratar de mantener la ilusión de los demás compañeros y la de uno propio en este tejemaneje, se hace una auténtica cuesta arriba en muchas ocasiones. Pero como este es mi sueño, y es lo que me gusta realmente hacer, por lo que vivo y me levanto día a día, no es el reconocimiento de los demás lo que me preocupa, es más el poder continuar desarrollando. Que a los demás les guste o no, sinceramente, me parece algo secundario, aunque satisface enormemente cuando es así, por supuesto. En conclusión, vivo como puedo para poder hacer lo que quiero.

Esta es la formación más sólida que has tenido como músico… y a tu nombre, nada menos. Pero Tony, Coco, y ahora también, Filtho, no son mercenarios, si no amigos del día a día, ¿no es así? ¿cómo se integran en la formación?
Toni lleva conmigo desde la gira de “Vivo de milagro”, y es el que mejor sabe lo duro que es formar parte de esta aventura; lo incomprendido que puede llegar a sentirse uno en la jungla del mundo musical sin desenfreno.
Filthó es un gran amigo y compañero, que ya es perro viejo por su andadura en tantísimas otras bandas, y lo que saca de nuestro proyecto es algo bastante satisfactorio y personal.
Coco entró ante su gusto por el grupo y lo disfruta mucho ya que le damos rienda suelta a la hora de desarrollar sus ritmos dentro de las creaciones. Somos una familia que poco a poco nos vamos haciendo más inseparables, con sus momentos de subida y bajada, como no puede ser de otra manera en un colectivo de este tipo, y con un aprendizaje bastante rico y con fundamento.

¿Qué pasó con Pablo Gestalt, anterior teclista (también en RIP KC), y, en general, cómo consideras que es trabajar a tu lado? ¿Y trabajar en una banda de rock?
Pablo entró al proyecto de forma que solo era algo similar a un juego, y cuando vió que la cosa estaba cogiendo derroteros bastante más serios, decidió bajarse del barco porque no se vio con las mismas ganas de afrontar lo que se avecinaba que yo.
Trabajar a mi lado, para serte sincero, puede ser bastante divertido en ocasiones y también bastante duro en otras. Aunque parezca que no, soy bastante ‘tikismikis’ para muchas cosas, y no me gusta que las cosas se queden a medias o suenen a chapuceras, con lo que a veces, cuando tomo las riendas del proyecto fuerte y me da por tomar las decisiones drásticamente, puedo llegar a parecer bastante absolutista.

Hablemos del estilo de la banda. El rock patrio tiene innumerables subestilos inclasificables. A mí, por momentos, me habéis podido recordar a bandas como Tako o Estirpe, que no tienen miedo a cruzar el rock americano cantado en español, con sonidos como sintetizadores. O bandas míticas como El Fantástico Hombre Bala. En primer lugar me gustaría saber si estas referencias te parecen apropiadas… ¿O hay que otros referentes nacionales mejores, más próximos a vuestro estilo?
La verdad es que a nivel de influencias, pocas bandas patrias son las que nos llaman la atención. EFHB desde luego sí que me parecen acertados, y Tako, por nuestra hermandad en lo que se refiere a la producción, al compartir a Dani Alcover a los mandos, podría tener parecido en ese sentido. Lo de Estirpe desde luego, ya que aparte de haber sido compañeros de sello y habiendo coincidido con ellos alguna vez que otra en mi etapa de RIP KC, son un grupo que creo que hay que tener en cuenta dentro de nuestro sonido.
Yo sin embargo, me veo más cercano aún, si cabe a bandas como Deniro, De La Cuna A La Tumba, Ethan, Aphonnic, Catorce, Tenpel, Coilbox, No Dogs, Sintesis, Freakmind y un largo etcétera, que sin llegar a hacer algo exactamente parecido, forma parte de un mismo, digamos,…. Movimiento musical alternativo que poco a poco va volviendo a salir a flote después de caer a mitad de la década del 2000 con el consecuente ascenso de otros sonidos como el hip hop o el rock urbano.

En segundo lugar, y en línea con esto, Paña Radiostation respira la frescura de los noventa, sin caer en el tópico de rock juvenil desenfadado (skate a lo californiano y otros subgéneros o etiquetas, a veces injustamente despectivas). ¿Qué opinas tú, que realmente siempre tuviste preferencias más marcadas por el punk?
La verdad es que yo he tenido una amalgama tremenda de influencias. En su momento el grunge, el punk y el hardcore fueron lo que más me influyó, pero llegados a un extremo, la psicodelia, la música más pesada como el doom, o el rock progresivo de los 70, me hizo mucha mella, durante un largo periodo, en el cual, seguía combinando todo ya que tenía diferentes formaciones, como ya habéis dicho, en las cuales, jamás me gustó decantarme por algo concreto. La búsqueda de sonidos más frescos y por qué no, personales, al combinar cosas que puedan parecer inverosímiles de cara al oyente, y por supuesto, por experimentación propia, me hacen seguir y seguir escuchando y fusionando cosas dentro de mis creaciones, que nunca me parecerán fuera de lugar. Y me parece una filosofía de creación bastante necesaria, de cara a que nada se transforme en un cliché perpetuo.

Estáis, de hecho, muy lejos de ser un cliché; en esa línea evolutiva de tu carrera, ya veíamos en “Vivo de milagro” (2009) un etiquetable mestizaje en tu música, con colaboración de Los Chunguitos y con la participación de Manolo de Lucena (Radio Tarifa, Raimundo Amador, Vargas Blues Band…) ¿se ha dado un nuevo giro de contundencia en este “Evolución”? ¿Un sonido más coherente, quizá?
Yo creo que el giro contundente ya lo dimos en “Resurrección”, y a la hora de plasmar “Evolución” hemos conseguido fusionar ambos puntos de vista conseguidos en los dos primeros trabajos con un enfoque con más horizontes y vanguardismo dentro de sonidos del pasado.

Siempre habéis contado con un videoclip en cada disco, por ejemplo, aquél “Karma” (2012) al nuevo trabajo con “El talismán”. ¿De qué habla esta canción? Ese “talismán”, es un elemento que habitualmente que simboliza la consagración del espíritu, ¿acaso viene a hablar aquí sobre vosotros mismos?
La canción, al igual que el video, trata de plasmar, esa búsqueda interior de lo que has hecho en el pasado, que piensas que fue un error, y que por más que le das vueltas, nunca vas a poderlo cambiar, porque el pasado ya ha pasado. Con lo que, llegados al punto de haber pensado demasiado en ello, lo que debes hacer es, aceptar los errores y “evolucionar” con lo puesto, pensando en el presente y en poder controlar más los fallos que puedas cometer en el futuro, tomándote dichos errores del pasado como un aprendizaje, no como algo negativo. Nadie nace sabiéndolo todo, y el equivocarte, te da experiencia, no puedes sentirte mal por todo aquello que has hecho ¿mal? Lo has hecho, y por algo lo habrás hecho así, aprende de ello. 

Más simbolismos vemos en la portada, con ese gato de tres ojos, que en el psicoanálisis de los sueños, significa encontrar la solución a un problema. Vaya, esto parece intencionado. Y ese diseño naranja y negro, de tono halloweenesco, moderno pero ceremonial.
Los gatos, dentro de mi vida son algo muy constante y muy presente. De hecho yo convivo con cinco. El hecho de que este gato negro, el cual no nos da miedo que nos de mala suerte al cruzarse con nosotros, tenga tres ojos, aparte del simbolismo que has comentado, que además nos hace haber superado un punto de inflexión en la trayectoria de la banda, en ese mismo sentido simboliza la llegada al tercer trabajo, un tercer punto de vista del mismo proyecto. La combinación de todo esto, en la portada, le da un toque bastante “elegante”,… yo creo que estamos llegando a una cierta madurez del grupo, podría decirse.

Terminamos con los créditos, donde leemos Daniel Alcover de Revirock y empezamos a entender cosas, como ese buen acabado que presenta el sonido de la banda, mejor que nunca, cabe decir.
Desde luego. Si algo ha marcado un antes y un después en Paña Radiostation, es la inclusión dentro de la grabación a los mandos de nuestro ilustre Daniel Alcover. dover, y concretamente “Devil Came To Me” (1997) fue un disco que nos marcó mucho en el momento de salida. Y Dani es uno de los grandes responsables de lo revolucionario de aquel lanzamiento. Es una persona con la que trabajar se hace algo divertido, interesante e intrépido, ya que no se corta de probar con nada. Toda una experiencia.

 Una larga lista de agradecimientos a músicos amigos, a Nano de Lengua Armada y tantos otros, cierran este disco que refleja el gran reto de futuro al que os enfrentáis, que es revolucionar Paña Radiostation… ¿os veremos más a menudo en los escenarios?
Pues eso deseamos. Ojalá. Lo triste de esa pregunta es que en un gran porcentaje, no depende de nuestros deseos. Pero si por nosotros fuera, nos pasaríamos los meses rodando por los escenarios de donde hiciera falta tocando sin parar.