Los británicos Mama’s Gun son una formación que combina pop, funk, soul y rock y que funciona a la perfección sobre el escenario, algo que demuestran sus largas giras por Europa y Asia. Ahora vuelven a España para ofrecer tres conciertos, por lo que aprovechamos para entrevistar a su cantante y líder, Andy Platts (en el centro, en la fotografía). Las actuaciones se llevarán a cabo en Palencia (1 septiembre, Festival Palencia en Negro), Barcelona (2 septiembre, Festival Mas i Mas Jamboree) y Vic (15 septiembre, Mercat de Música Viva de Vic).

¿Qué es lo mejor y lo peor de girar por el mundo continuamente?
Las mejores cosas son compartir mi tiempo con cuatro fantásticos músicos y amigos, conocer montones de gente maravillosa en diversos países y vivir tocando nuestra música. Y por supuesto comer y salir de fiesta. Vivir la vida al máximo. ¿Vosotros lo llamáis “la vida loca”, no? En cuanto a lo peor, pasarte tanto tiempo esperando, esperando, esperando, esperando… Tener que madrugar, el jet lag, volar cuando todavía tienes resaca, echar de menos a mi mujer… pero la verdad es que es el pequeño precio a pagar por vivir esta vida maravillosa.

Conforme más viajas, más te gusta…
Conocer a otra gente y sus culturas a través de la comida. Sentarte en una mesa y compartir la cocina de alguien de la ciudad en la que estás te dice mucho sobre su forma de vivir, sus convenciones y su cultura de una forma relajada y comunitaria.

¿Solamente hablas con vuestro público en inglés o estás aprendiendo idiomas?
Siempre intento aprender unas pocas frases cuando tengo que tocar en diversos países. Podría decirte que lo considero una señal de respeto, pero la verdad es que es algo que disfruto. Siendo cantante y compositor, siempre he ha interesado la interacción entre las palabras, los sonidos y la lengua.

¿La gente canta y baila en vuestros conciertos o se mueven un poquito solamente?
¡Todo! La gente canta, grita, baila y mueve la cabeza.

¿Cuáles son vuestros lugares favoritos para tocar?
Cada país tiene sus virtudes, pero puedo decirte que uno de mis conciertos favoritos fue en el festival Enclave De Agua, en Soria. También debo reconocer que tocar en Seúl, en Corea del Sur, siempre es una experiencia fantástica. La gente suele ser muy receptiva. Tocamos en grandes escenarios y en festivales, así que siempre es divertido.

¿Podrías decirnos cuál ha sido el peor show de Mama’s Gun?¿Y el mejor?
¿El peor? (risas). Bueno, tuvo que ser a principios de nuestra carrera. Posiblemente fue uno en Bodega Social en Nottingham, en 2008. Lo recuerdo porque solamente había seis personas y fue una mierda. En cuanto al mejor, quizás te diría Seúl en 2011. La gente había preparado sin que lo supiésemos avioncitos de papel para cuando tocásemos “Rocket To The Moon”. Cuando empezamos a cantar la parte más loca de la canción, todo el local se llenó de avioncitos de colores (algunos eran realmente grandes). Fue increíble, sobre todo por lo inesperado.

Cuando tocáis con otras bandas, ¿sois de los que les ve en directo o de los que prefieren pasarse todo el rato bebiendo sin prestar atención?
¡Depende de si son buenas o no! Si es un buen grupo, seguro que captan mi atención y atenderé a su actuación. También depende de a qué hora toquemos. Si tocan antes que nosotros probablemente no tenga tiempo de verles porque nos estaremos preparando para nuestro show (y estaremos muy nerviosos).

¿Son los técnicos de sonido los personajes más odiosos de la escena musical o lo son los baterías?
Ninguno de los dos. Nuestro técnico de sonido, Douglas Hunt, es un tipo increíble, y nuestro batería también. Son gente encantadora. Es un error difundir el odio, sobre todo cuando hay tantas cosas buenas en el mundo y cuando la vida es tan corta.

¿Cuál ha sido el accidente más estúpido que habéis tenido en gira?
Nuestro guitarrista, Terry, se abrió la cabeza una vez mientras corría hacia el escenario para un bis. Sangraba y le caía sangre por la cara, pero incluso así tocó e hizo un solo realmente rockero. ¡Sangrando por la música para vosotros! ¡Boooom! (risas).

¿Te equivocas muchas veces al decir el nombre de la ciudad en la que estáis tocando?
¡No! Nunca me ha ocurrido. Pero lo que sí tengo que reconocer es que, una vez en Holanda, dije: “¡Buenas noches, somos Mama’s Gun!”. El problema es que esa noche estaba tocando con mi otra banda, Young Gun Silver Fox. Y sí, la respuesta es que fue bastante embarazoso.

Ya habéis visitado España anteriormente, así que me gustaría saber cuál es vuestra comida española favorita.
Bueno, es algo muy simple pero me encanta la costumbre catalana de frotar tomates sobre pan tostado. Es algo que me parece encantador.