SEA DE LA MANO DE EPITAPH O DE LA MULTINACIONAL QUE ACTUALMENTE LES ACOGE, BAD RELIGION SIGUEN BATALLANDO POR MANTENERSE A LA CABEZA DE LAS FORMACIONES DE HARDCORE DE TODO EL PLANETA. AUNQUE LO REALMENTE SORPRENDENTE ES QUE LLEVEN DOS DÉCADAS AHÍ. DE HECHO, “THE NEW AMERICA” (DRAGNET/SONY, 00) VE LA LUZ PARA CELEBRAR SUS VEINTE AÑOS EN ACTIVO, Y VISTOS LOS RESULTADOS PARECE QUE LA COSA VA PARA LARGO.

Comentábamos hace poco que, de una forma u otra, todas aquellas formaciones que se mantienen fieles a sus ideales, férreos en sus trece, acaban por hacerse respetar. Y, en eso, Bad Religion son tan buenos como cualquier otra banda, sea de punk, de electrónica, de heavy metal o de pop. De ahí que, pasados veinte años, su influencia en el género siga resultando evidente. Aunque, no nos engañemos, de poco hubiese servido tanto ser fiel a uno mismo si no hubiesen firmado discos tan necesarios como “Suffer” (87), “No Control” (89), “Against The Grain” (90), el magistral “Generator” (92), “Stranger Than Fiction” (94) y tantos otros. El caso es que Greg Graffin, Greg Hetson, Brian Baker (tan curtido como Hetson en esto del punk, aunque además de formar parte de los míticos Minor Threat, también se permitiese darle al sleazy en Junkyard; él contesta telefónicamente a nuestras preguntas), Jay Bentley y Bobby Schayer no habían alcanzado su cota máxima con su último disco hasta la fecha, “No Substance”, y el futuro del quinteto tomaba pinceladas marcianas al hacerse público que Todd Rundgren (con una extensa carrera en solitario o al frente de Utopia) iba a tomar las riendas del disco que ha acabado siendo “The New America”. Ahora, una vez paladeados los resultados (trece canciones para ser exactos), descubrimos que se trata quizás de la obra menos estereotipada del combo estadounidense, un trabajo de guitarras pulidas y melodías ligeramente pop. Resumiendo, el disco que la banda necesitaba para tomar bocanadas de aire fresco.

No esperen sorpresas, que Bad Religion no son Moby, pero por lo menos darán con temas tan disfrutables como “You’ve Got A Chance”, “New America”, “Believe It”, “A Streetkid Named Desire” o la descocada “I Love My Computer”. De todos modos, mejor aceptan los argumentos de cambio propuestos por Brian Baker. “El disco ha salido perfectamente y creo que la razón es que hemos invertido el doble de tiempo en él que en cualquiera de los anteriores. Queríamos que fuera un disco especial porque aparece precisamente en nuestro veinte aniversario como grupo, así que estabamos obligados a hacer un gran disco para justificar el porqué seguimos en esto después de dos décadas. Gran parte de que sonemos más pop tiene que ver con el hecho de tener ese tiempo para trabajar. Personalmente pude pasarme mucho tiempo con la guitarra intentando hacer cosas que fueran un poco diferentes. Además, nuestro productor, Todd Rundgren, es guitarrista y realmente es una ayuda tener a un guitarrista como productor porque pudimos trabajar algunas cosas juntos y creo que esa es otra de las razones de que saliera tan bien”. Lo cierto es que la intención era entrar en profundidad en el tema Rundgren más tarde, pero ya que estamos resulta inevitable descubrir si Bad Religion han cambiado ligeramente porque el ex-Utopia estaba tras los controles o si, por el contrario, Rundgren estaba ahí porque Bad Religion pretendían dar un nuevo aire a sus composiciones. ¿Me explico? “Son las dos cosas. Nosotros queríamos intentar hacer algunas cosas de una manera un poco diferente y cuando conocimos a Todd, lo que él nos dijo es que lo que quería hacer con nosotros, si íbamos a hacer el mismo disco que no le interesaba trabajar con nosotros pero si estabamos interesados en intentar ir hacia algún otro lado, que entonces si le apetecía trabajar con nosotros. Así que nos entendimos bien. Una combinación. De todas maneras, tampoco pretendíamos cambiar demasiado. Bad Religion no podemos convertirnos en algo totalmente distinto. Esta es la música que sabemos hacer, somos músicos de punk, pero siempre será bueno que la gente pueda encontrar pequeños detalles que hagan sonar las canciones de forma distinta. Digamos que hemos intensificado el sonido, pero sin alejarnos de nuestra línea”. Sencillo pues. Volviendo al tema Rundgren, las informaciones subrayaban antes de la publicación del disco que su elección como productor se había debido esencialmente a la insistencia del vocalista Greg Graffin por trabajar con su ídolo, algo ciertamente comprensible tras degustar “American Lesion”, aquel disco en solitario que nos brindó un par de años atrás. “Bueno, realmente fue una decisión de todo el grupo, aunque Greg insistió. Una de las razones principales era que cuando Greg era pequeño, cuando tenía unos diez años, Todd Rundgren fue la razón por la que quería ser cantante y dedicarse a la música. Sus discos fueron los primeros que compró, era su cantante favorito. Así que el resto sabíamos que si teníamos a este productor trabajando con Greg las cosas funcionarían fantásticamente. Pensamos que si contábamos con el héroe de Greg todos saldríamos beneficiados y el grupo funcionaría de puta madre”. Curiosa teoría, aunque permítanme que reincida en el hecho de que tampoco hay tanto cambio, sino sencillamente pequeños matices y eso, teniendo en cuenta los escasos cambios en su carrera, ya es un motivo destacable. Tales puntualizaciones podrán encontrarlas en voces y coros, por un lado, y por el uso de teclados en “I Love My Computer” por el otro. “Sí, estoy de acuerdo. Los estribillos tienen más fuerza, porque de nuevo hemos intentado trabajar duro para hacer temas más buenos, y los mejores estribillos hacen que los temas sean mejores. La razón de que hayamos usado teclados en ese tema tiene que ver con la canción y con el hecho de que Greg Graffin toca el piano. De hecho, acostumbra a componer casi la mitad de los temas en un piano, realmente es el instrumento que toca habitualmente, así que esa canción empezó a partir de los teclados y decidimos que sería buena idea guardar una parte para el resultado definitivo. Aunque durante muchos años, incluso algunos temas de “Suffer”, y de eso hace quince años, fueron compuestos con un piano y luego pasados a la guitarra eléctrica. Adaptarlas tampoco nos resulta difícil porque de hecho yo también toco el piano, son las mismas notas. Para Greg es más difícil porque aunque puede tocar lo que quiera en el piano, en la guitarra no puede hacer demasiado (risas).

Cambiando de tercio, entraremos en temas geográficos. En primer lugar, lo más sospechoso del asunto es esa relación entre “tomarse más tiempo en la grabación” y el hecho de que la banda lo haya registrado en una isla hawaiana, en Kauai. “Lo grabamos en esa pequeña isla porque allí vive Todd, así que otra de las razones por las que quisimos trabajar con él era para pasarnos seis semanas de vacaciones (risas). Fue perfecto; trabajábamos durante cinco horas y después nos íbamos a pescar a la playa, jugábamos a tenis… ¡estoy en forma por primera vez en mi vida! (risas). Vamos, que el amigo Baker y sus compañeros se las saben largas. Bien, pero ya que estábamos en lo de los asuntos geográficos me intereso por descubrir cuando coinciden los miembros de la banda en una misma ciudad, cuando ensayan… y es que cada uno de ellos vive en una ciudad distinta de los Estados Unidos. “Bueno, Jay vive en Canadá. Creo que puede que por eso seguimos juntos después de tantos años. No vivimos juntos y no estamos todo el tiempo trabajando con el grupo. Cada uno de nosotros está con su propia familia, viviendo su propia vida y simplemente nos hablamos por teléfono una vez por semana, así cada vez que nos vemos estamos contentos de reunirnos de nuevo. Por eso no nos peleamos y la relación sigue fresca. ¡Si Greg Graffin viviese junto a mi, no sería lo mismo porque somos personas muy distintas (risas). Y ya que estamos con lo de las incompatibilidad de caracteres, hablemos de Mr. Brett Gurevitz. Parece que la relación con la banda ha vuelto a tomar buen rumbo, por lo menos eso es lo que deja intuir el hecho de que Gurevitz aparezca como guitarrista invitado en el tema “Believe It”. ¿Significa eso que Bad Religion volverán a Epitaph y que el puesto de Baker peligra? “Fue como una pelea entre hermanos. Tuvieron una pelea muy fuerte hace se