En el año 2004 era habitual encender la radio y encontrarse con temas de Joy Division, The Clash, Public Image Limited o The Buzzcocks… en versión bossa nova. Unas versiones firmadas por los franceses Nouvelle Vague, el colectivo liderado por Olivier Libaux y Marc Collin, que publicó su álbum debut ese mismo año. La fórmula fue todo un éxito y hoy día pueden presumir de haber vendido más de un millón y medio de discos. El año pasado publicaron I Could Be Happy, un nuevo trabajo en el que por primera vez incluían también temas propios y con el que siguen inmersos en una gira que hoy mismo les traerá a la madrileña Sala But dentro del ciclo Madtown Days.

Publicasteis vuestro último disco, I Could Be Happy, el año pasado, y todavía estáis de gira con él, ¿qué tal está funcionando?
Ha sido muy bien recibido en todas partes. Girar con este disco está siendo todo un éxito. Creo que la gente esperaba algo nuevo, y el hecho de haber añadido tres canciones originales, escritas por nosotros, ha supuesto un gran paso adelante para el grupo.

Antes de editar este disco decidisteis tomaros un tiempo para pensar sobre el futuro del grupo, ¿cómo veis ese futuro a día de hoy?
Siempre hemos esperado un poco a la hora de embarcarnos en un nuevo disco. Nouvelle Vague es un colectivo y todos necesitamos también tiempo para desarrollar nuestros propios proyectos, sobre todo después de haber estado de gira durante mucho tiempo. Ahora mismo estamos acabando el tour I Could Be Happy, lo que está suponiendo mucho trabajo, así que ya veremos qué pasa en 2018…

Entonces, ¿todavía no estáis trabajando en un nuevo disco?
No, ahora mismo todavía no. Estamos discutiéndolo. Pero lo que es seguro es que queremos escribir más temas propios.

¿De qué manera elegís las canciones para versionar?
Bueno, lo normal es coger algunas de las canciones favoritas de los ochenta de Marc y Olivier, o recuperar alguna canción escondida que nos apetece redescubrir con nuevos arreglos.

¿Creéis que una versión puede superar a la canción original?
Sí y no. Para hacer una gran versión primero tienes que tener una gran canción, porque sino, no va a funcionar. Por otro lado, ofrecer una nueva visión de una canción puede ser muy enriquecedor y una manera de llegar a un público diferente. Por ejemplo, si piensas en una canción como In A Manner Of Speaking de nuestro primer álbum, creo que con nuestra versión conseguimos revelar la increíble belleza que escondía este tema.

“La idea ha sido siempre tener diferentes cantantes porque de este modo resulta más fácil encajar la voz y la canción”

¿Cómo surgió la idea de realizar un documental sobre la historia del grupo? Teníamos un montón de material, así que la idea era celebrar nuestra larga trayectoria, contar nuestras aventuras y mostrar a nuestros fans cómo nació el proyecto hasta llegar a tener el éxito del que disfrutamos hoy día.

A lo largo de todos estos años, el grupo ha tenido diferentes cantantes, ¿en algún momento la banda se planteó elegir solo una como miembro permanente?
La idea ha sido siempre tener diferentes cantantes porque de este modo resulta más fácil encajar la voz y la canción, es importante encontrar la voz perfecta para cada tema, así la versión puede llegar a ser mágica.

Vuestra música tiene un punto muy cinematográfico, ¿hay alguna película en especial a la que Nouvelle Vague le hubiera gustado poner la banda sonora?
Por supuesto, cualquier película de la Nouvelle Vague… Truffaut, Godard, etc.

Si echáis la vista atrás, ¿hay algún momento que recordéis especialmente?
El primer concierto en París, en el Café de la Danse, el 1 de mayo de 2004. Creo que allí fue donde realmente nos dimos cuenta del potencial del grupo y vimos que lo que estábamos haciendo era algo más grande que un simple proyecto de versiones. Teníamos un sonido que gustaba a la gente y que identificaban como nuestro, con Nouvelle Vague. Gracias a ello seguimos aquí hoy día.