Dosis de realidad, sentimientos de asfixia, declaraciones de amor casi beligerantes, frustración y rabia envueltos en capas y capas de sintetizadores, dobles baterías, sensuales bajos y la tuneada voz de Channy Leaneagh. Todo esto y mucho más es lo que podrás encontrar en el nuevo trabajo de Poliça.

En su álbum de debut, los americanos Poliça descubrían un rincón oscuro inexplorado, un sonido extraño y fascinante que parecía sacado de algún sueño turbio, tan peculiar que podía ponerse en entredicho que un segundo disco tuviera sentido. “La verdadera presión era la que nos imponíamos nosotros mismos”, comenta la cantante del grupo, Channy Leaneagh. “Queríamos ver hasta donde podíamos llegar, qué más podíamos crear más allá de ‘Give You The Ghost’ manteniendo la intensidad de ese primer disco”.

En esta ocasión era todo más complejo: la banda se ha pasado buena parte del tiempo desde su debut en la carretera y les costó encontrar un momento para empezar a trabajar en las canciones. “Como en el primer disco, el núcleo de las composiciones, surge de las ideas de Ryan (Olson, el otro fundador del grupo). A partir de ahí los músicos van reaccionando. Ni siquiera ensayamos propiamente hasta que estamos dentro del estudio. Somos más como una jam band”. A partir de esas ideas, Leaneagh escribe las letras y surge “Shulamith”, de nuevo un disco seductoramente enigmático. “Es sólo el fruto de la suma de la energía de toda la gente con la que tocas. Buena parte de esa atmósfera se debe a la contribución de quienes tocan en la banda y en este disco han contribuido muchas personas. No creo que nunca hayamos tenido una idea clara de hacia dónde queríamos ir con nuestra música o cómo queremos sonar. No es algo tan intencionado. Las canciones van surgiendo a medida que vamos creando sonidos y nos dejamos llevar de corazón”.