A la espera de que haya continuación al impacto que supuso “Boys & Girls” (Rough Trade/Popstock, 12), el debut de Alabama Shakes, la banda anuncia concierto en Barcelona para este veano. Será el próximo martes 13 de agosto en la sala Apolo.

Brittany Murphy y sus muchachos continúan batallando, manteniendo vivo su nombre y sin que la actividad cese. “Ahora mismo nos estamos preparando para estos meses de gira de verano. Hemos estado una pequeña temporada fuera de los escenarios, escribiendo canciones y pensando en cómo será nuestro siguiente álbum. Mientras tanto hemos ofrecido algunos conciertos esporádicos y hemos grabado seis canciones nuevas, aunque nada muy concreto. Estamos probando cosas y verificando nuestras opciones. La idea es meternos a fondo en el disco durante el próximo otoño. Lo cierto es que, después de todo lo que vivimos el año pasado, estamos muy excitados ante la idea de ponernos a trabajar en el nuevo disco”. Conocida ya su mezcla entre rock clásico y nuevo soul, con singles como “Hold On”, las expectativas son máximas. “Puedo decirte que, naturalmente, el disco será diferente, pues hemos crecido mucho desde nuestro debut. Hemos recibido nuevas influencias y vivido experiencias muy distintas a las que vivimos en años anteriores”.

Sorprendidos por la gran acogida que tuvieron, esperan estar a la altura y no defraudar a nadie. “Con todas las banda que hay ahí fuera trabajando, muchas veces me pregunto: ‘¿por qué nosotros?’. Pero el éxito del primer disco no garantiza nada, hay que seguir trabajando para mantenerse arriba”.
A Brittany Murphy se la ha comparado con grandes voces como las de Aretha Franklin, Janis Joplin o Sharon Jones, y Alabama Shakes han tenido la suerte de aparecer en tiempos del revival soul. “Es maravilloso y un honor. La gente está en su derecho de comparar, pero no lo entiendo. En cuanto al revival del soul, me alegra por la atención que se está prestando a artistas que lo merecían tanto como Charles Bradley y Lee Fields. Amy Winehouse fue una impulsora, tiene buena parte de culpa, introdujo el soul en circuitos más modernos y dentro de una audiencia mainstream”.