Aprovechando su paso por el festival barcelonés Cruïlla, entrevistamos a Band Of Horses a propósito de su reciente disco acústico y en directo, “Acoustic At The Ryman” (Brown Records/Popstock!, 14).

Tras un disco irregular como “Mirage Rock”, Band Of Horses tienen buenas noticias: la publicación del delicioso “Acoustic At The Ryman” y la preparación de canciones para un siguiente álbum. El futuro de la banda está garantizado. En el Cruïlla dieron señales de vida, dejaron un muy buen sabor de boca. “El año pasado tuvimos que cancelar nuestra actuación en el Primavera Sound debido a problemas aéreos ajenos a nosotros. Era una excelente oportunidad de volver a ver al público español. Ahora no podíamos desperdiciar esta nueva que se nos presentaba”.

“Acoustic At The Ryman” apareció a principios de año, tomándonos por sorpresa, si bien se agradece escuchar una faceta distinta de la banda, escuchar su material desde otro prisma. “No es un disco de Band Of Horses al uso, ni siquiera uno de nuestros directos más habituales. Para esta grabación se dieron unas circunstancias especiales, empezando por el lugar en el que íbamos a tocar, ideal para una actuación, pasando por el ambiente. Tuvimos que entender nuestro show desde una óptica diferente, más íntima, y cambiar la forma de tocar nuestros temas. Debíamos interpretarlos de forma distinta pero conseguir que mantuviesen su espíritu”. Sorprende que no hayan incluído “Laredo”, la pieza que les encumbró. En cambio sí está “The Funeral”, quizás el corte que mejor representa el espíritu de la banda. “Como no era un disco en el que tuviesen que estar nuestras canciones más emblemáticas, pensamos en cuales se adaptaban mejor a lo que pretendíamos. Quedamos muy satisfechos con el resultado”. En cambio, no están tan contentos con su último largo, “Mirage Rock”. Son críticos, se sienten responsables de una obra que no colmó los deseos de nadie. “Es un disco confuso, no sabes muy bien hacia dónde va, el sonido no está bien definido, el sentido de las canciones tampoco. Es cierto que no siempre puedes publicar el mismo tipo de disco, es interesante que un grupo evolucione y experimente, pero soy consciente de que en nuestro caso no dimos en el clavo. Tampoco nos ayudó demasiado la elección del productor. No fue culpa suya, porque está acostumbrado a trabajar con grupos que necesitan un sonido más limpio y grandilocuente”.

Después del verano entraran a grabar el que será su quinto disco de estudio, pero en esta ocasión ya tienen muy clara la estrategia a seguir. “Va a ser un disco más profundo, más denso, más intenso. Habrá más guitarras, más distorsión. Esa es la intención”.