Reverbcore-Fuzz-Pop. No es un nuevo refresco. Son Melenas. Oihana (guitarra y voz), Leire (bajo), María (teclados) y Laura (batería) formaron su grupo en el verano de 2016, con la nocturnidad y alevosía que propició el Nébula, un garito de Pamplona donde han disfrutado de los directos de algunos de sus grupos de referencia, como Sonny and the Sunsets o Holy Wave. Su primer LP sale a la venta este viernes 24, publicado bajo tres sellos tres: Nébula Recordings, Elsa Records y Snap! Clap! Club. Canciones a priori sencillas, pero vestidas de melodías cuidadas y un sonido con el que fantasean llegar a tocar en Austin.


- ¿ Qué destacaríais de vuestro reciente paso por BIME City?
BIME es un festival en el que nos hacía especial ilusión tocar por las oportunidades que ofrece. Nos gustaba mucho, además, que tuviera esa parte de festival en la ciudad, gratuito y abierto a todo el mundo. ¡Y a nosotras nos hizo mucha ilusión tocar en una sala tan mítica y chula como Bilborock!

-¿Qué sensaciones tenéis ahora, con vuestro primer LP en las manos?
Estamos MUY contentas. Llevábamos bastante tiempo trabajando en él. Hace poco menos de un año grabamos las primeras canciones que decidimos complementar con otras tantas que grabamos en verano, por lo que entre una cosa y otra ha pasado un año. Para algunas de nosotras era nuestra primera experiencia en el estudio y ha sido muy gratificante vivir todo el proceso de construcción de las canciones, hasta llegar a este resultado del que estamos tan satisfechas… ¡Estamos ya con unas ganas locas de que pueda escucharlo todo el mundo y ver qué les parece!

– El primer LP parece ‘la prueba de fuego’ con la que un grupo empieza a ser ‘tomado en serio’ de cara a programación de salas, festivales, etc.… ¿Cuáles son vuestras expectativas al respecto?
¡Que guste y que podamos tocar mucho! ¡Que nos dejen tocar! (risas). Y si nos ponemos en plan fantasía… Tocar en Austin, girar por Estados Unidos, poder compartir escenario con grupos que nos encantan, etc.

– ¿Habemus gira para 2018? Hemos visto que ya tenéis varias confirmaciones (por ejemplo el Madrid Popfest en marzo).
Por el momento haremos presentación del disco en diciembre en el Nébula (Pamplona) y Dabadaba (Donostia), y ya en enero en Razzmatazz (Barcelona), en marzo el Popfest… ¡y alguna cosa más que pronto se sabrá!

– Habéis optado por editar en vinilo y en digital, ¿por qué habéis descartado el formato CD? El vinilo suele ser más costoso en principio…
Cualquier manera en la que se pueda escuchar la música nos parece bien, pero puestos a elegir, el vinilo es lo que nos hacía más ilusión. A día de hoy, nosotras mismas escuchamos la música o bien en vinilo o bien en digital, y es así como lo hemos querido hacer.


- A todo esto, vuelve el casette… ¿Tentación de caer en este nuevo/viejo hype?
¡Claro! ¿Por qué no? Nos iría muy bien para el coche a más de una…


- El álbum está coeditado con tres sellos (Elsa Records, Nébula Recordings y Snap! Clap! Club). ¿Cómo ha sido el proceso? ¿Ha sido complicada la coordinación?
Las cosas han ido surgiendo naturalmente. El Nébula Recordings siempre ha estado ahí, Snap! Clap! mostró interés sin apenas conocernos y Elsa Records, por cercanía y afinidad, decidió también unirse. Dani (Snap! Clap!) era al único que no conocíamos pero ha sido muy fácil coordinarnos con él desde el principio.

“Este disco lo hemos hecho de manera muy libre e intuitiva, sin pensar en referencias concretas”

– Las críticas se refieren a vuestra música como pop de “orfebrería”, es decir, nada de pop sencillo ni easy-listening. ¿Estáis de acuerdo? ¿Cómo definiríais vuestro estilo?
(Risas) Somos un grupo que ha empezado a tocar y a componer hace poco, por lo que “orfebrería” puede que nos quede un poco grande. La base de todas nuestras canciones es sencilla en su construcción (tres acordes, estrofas y estribillo), pero es así como nos gustan. Sobre esta base hemos querido cuidar las melodías, armonías, arreglos y también el sonido, del que es gran responsable Guillermo F. Mutiloa.
Respecto a nuestro estilo podríamos llamarlo… ¿Reverbcore Fuzz Pop? O eso dicen nuestros colegas… (risas).

– ¿Podría decirse lo mismo de vuestras letras?
No son reflexiones profundas ni tratamos temas demasiado serios. Son letras de vivencias cotidianas con las que cualquiera se puede sentir identificado. Mucho amor combinado con un poco de nocturnidad.

– ¿Qué referencias musicales podemos intuir en el disco?
Es la suma de un montón de grupos que nos gustan. Un lunes nos podemos despertar con Marine Girls, un martes con el Peng! de Stereolab, y seguir la semana con Sonny & The Sunsets, The Modern Lovers, Slumber Party, Exnovios, Television Personalities y un largo etc. En realidad, lo hemos hecho de manera muy libre e intuitiva, sin pensar en referencias concretas.

– (Esta pregunta se dirige a Oihana): Has dado el salto de la música clásica al pop. ¿Se trata de una especie de “Take a walk on the wild side”?
Siempre he estado en el wild side, solo he cambiado el lado del escenario. La música clásica fue mi formación cuando era más joven, pero allí se quedó, junto con el violín, en cuanto acabé el último curso.

– ¿Cuál es la historia del nombre del grupo?
Estuvimos unos cuantos meses sin nombre hasta que después de varias noches de Nébula dimos con “Melenas”. En secreto tenemos unos cuantos más, tanto para el grupo como para el papel de cada una en el mismo, pero eso en el próximo capítulo… (risas)


- Cuando oís/leéis aquello de girl band os dan ganas de…
Hacer más canciones.