MARILYN MANSON ES UNO DELOS PERSONAJES MÁS IMPORTANTES DEL ROCK AND ROLL. LO CUAL ES UN MÉRITO A MEDIAS. LO ES PORQUE HA SABIDO LLEVAR SU CARRERA HASTA DONDE QUERÍA UTILIZANDO MEDIOS QUE PARECÍAN INSERVIBLES EN EL MOMENTO DE SU IRRUPCIÓN EN EL MERCADO. NO LO ES PORQUE, SENCILLAMENTE, NO TENÍA NI TIENEN COMPETENCIA. MÚSICA PARA LAS MASAS, TEATRO PARA ADOLESCENTES. Y UNA PREGUNTA EN EL AIRE ¿PARA CUANDO UN CÓMIC HECHO CON SU SANGRE?

El hotel, nuevamente, es céntrico y lujoso. Entrevista compartida con dos medios más. En la mochila una copia, recién llegada, de “Mechanical Animals”, bastante poca cosa, a decir verdad. Un cigarrito sentado en un sofá de skay y el reto de que la siguiente voluta de humo salga mejor que la anterior. Ya nos toca. La sala espaciosa y decorada en azulón, de amplios ventanales, nos aguarda. Al fondo Marilyn Manson, sentado, vestido de naranja y dorado, con el pelo rojo y unas gafas dignas de Florinda Chico, suegra demoníaca en las películas del destape. Detrás de él un enorme rectángulo de poliexpán marrón con su nombre y el título de su disco. Como si hicieran falta presentaciones a estas alturas. Tres holas, tres apretones de mano -fuertes y francos-, grabadoras con luz roja y comienza el show. ¿Preguntas acerca de su disco?… bueno, alguna habrá quehacer, aunque en él haya más de lo mismo. Canciones de rock clásico, con estructuras sencillas, barnizadas con el tapaporos moderno y tecnológico, perfectamente pensadas, producidas y empaquetadas para romper la caja en las tiendas. El single de adelanto, suponemos: el tema estrella, es “The Dope Show” un blues para afinar instrumentos y calentar muñecas en cualquier local de ensayo de los cinco continentes… bastante descorazonador, por tanto. ¿Más tradicional aunque muchos le quieran ver como paladín de la modernidad? “Es una combinación de todos los sonidos que me han inspirado desde que era jovencito pero combinándolos y llevándolos a un nivel actual, al mismo tiempo sirve para rendir un homenaje a todos esos músicos y sonidos que mantienen vivo el rock and roll. Además creo que hacer rock and roll actualmente es lo más alternativo tal y como están las cosas”. Y uno se pregunta, tras escuchar esta vehemente declaración de principios, qué falta nos hace a estas alturas un disco de Marilyn Manson, teniendo como tenemos a PJ Harvey, Girls Against Boys, Mogwai o Sepultura, por poner cuatro ejemplos. Preguntas retóricas quizá, porque sí, probablemente Polly Jean no se crea ni sienta la mitad de lo que canta pero su creación, su caracterización no trasciende su personalidad. No es un personaje, no le hace falta. Los de Washington DC dieron hace ya algunos años con la ecuación perfecta entre tensión, tecnologías y rock de alto riesgo en estado puro. Por su parte, el buque insignia de Chemikal Underground tiene tal capacidad comunicativa, su música es tan viva e inquietante , que prescinden de la palabra -no la necesitan-para transmitir miedo, indignación (sí, sí, vayan a sus conciertos) y turbación a espuertas. No les hace falta el parental. Y de Sepultura qué decir… cuando un genero está casi agotado lo único que puedes hacer es revitalizarlo… de verdad. Crear un personaje detrás del cual no asome el vacío no es tan fácil. “Llevan diez años haciéndome la misma pregunta. Creo que no seguiría aquí si las canciones no fueran realmente buenas, podría llamar la atención por un momento, pero si las canciones no gustan habría desaparecido rápidamente”. Hacer creíble un personaje cuando alrededor tuyo está girando todo un entramado profesional y mercadotécnico sin caer en la pantomima también es complicado. “Efectivamente, todo lo que he hecho siempre ha sido paradójico. Precisamente “The Dope Show” se refiere a eso, a la vida en Hollywood, a la realidad de la industria y del cine, de lo absurdas que son… yo incluido, pero creo que en una industria que pone en la calle cosas tan poco inspiradas, hay que intentar lanzar cosas más individuales, más personales. Como lo que yo hago, aunque lo haga desde dentro merece la pena”. Pero él se toma en serio, muy en serio, su personaje y su trabajo. Continúa con la crítica a los valores norteamericanos, al show bussiness, a Hollywood. “No es que lo critique, es que me fascina. Me he mudado allí porque me parece el lugar idóneo para examinar mi propio papel de estrella del rock. Allí en ese ambiente puedo examinar todas las debilidades y peores defectos de la sociedad americana. No es que me repugne, es que me fascina”. Al menos humor no le falta. “Si antes me limpiaba el culo con la bandera americana, ahora lo haría con el vestido manchado de Mónica Lewinsky. Con todo lo que ha pasado con Clinton espero que dejen de meterse conmigo ya que él ha ofendido a muchos más americanos que yo”. Nos caben serias dudas, porque con su nuevo palmito, lo más probable es que nuevamente todos los apóstoles de lo políticamente correcto se ceben con él. “El Glam y lo Gótico tienen mucho que ver. Ambos son muy oscuros, pero en el Glam todo está más encubierto, precisamente porque la imagen es mucho más grandilocuente, con más color… pero a mí me parece que el mensaje del glam es más oscuro. Lo gótico es más oscuro por fuera, pero su temática es casi humorística. Antes había toda esa violencia, las automutilaciones en mis shows porque no sabía expresar las cosas de otra manera, ahora lo voy a hacer todo distinto”. Oscuridad, mutilaciones, críticas al american way of life… ¿Dónde está el sexo? porque siendo como es un apóstol de lo feo resulta que Mr. Manson es objeto de culto sexual por parte de sus fans. Todavía recuerdo la sección de cartas de una publicación nacional en la que un seguidor de Manson contaba con el corazón encogido cómo el Reverendo se había tirado a su novia tras el concierto, lo cual no era óbice para que le siguiera amando a él y a su música. Terrible disyuntiva. Shakesperiana situación. Una vez más, el mito por encima del mortal, el personaje por encima delas personas. El culto llevado hasta el paroxismo. “Nunca me he considerado un tipo atractivo al menos de forma convencional, simplemente he tomado elementos que suelen ser considerados como taras o defectos y los he exagerado hasta el punto en que resultan atractivas. Hay artistas que han jugado con la ambigüedad sexual con los que me identifico: Prince, Madonna, Annie Lennox, Boy George, incluso Michael Jackson, que se ha convertido en un ser cada vez menos humano”. El caso es que Brian Warner se considera un artista. Quiere que le vean así y probablemente así le veamos por mucho tiempo. “Siempre he creído que desde el punto de vista artístico es más creativo incorporar todas las facetas de tu personalidad y de tu imagen a lo que estas haciendo. Hay gente que separa su arte de su personalidad pero yo soy mi propia obra de arte y mi propia materia prima, así que dudo mucho que algún día separe ambas cosas”. Cuando contesta lo hace en voz muy baja, de forma pausada pero continua, y no responde: sentencia. Una parquedad seca, correcta, imperturbable y que da la espalda a la réplica. Me da la impresión de que quiere que su obra musical sea tratada como una apuesta artística de altos vuelos en la cual él ha invertido mucho de sí mismo. Le hace ganar mucha pasta, de acuerdo, pero es lo más importante para él. Contracorriente, pero pulsando resortes que no me convencen porque son demasiado inmediatos, porque no me hacen evocar, porque sólo activan mi musculatura facial (ceño, mandíbulas…). Puede ser que una vez más el despliegue multicolor del continente nuble la fuerza del contenido. Algunos le ven como el sucesor de Perry Farrell, pero yo no diría tanto, ya que Jane´s Addiction equilibraron los medios emisores y la sustancia de lo emitido, ellos sí lograron que vieramos nítidamente el bosque entre tantos árboles. Lo que sí está fuera de duda es que Marilyn Manson es una estrella y que ha conseguido serlo cumpliendo punto por punto los epígrafes de su propio programa. Y no quiere ser otra cosa. Bueno, quizá sí… “Probablemente si tuviera que elegir entre ser una rock-star y un artista, elegiría lo primero, porque eso te da la posibilidad de ser un artista. Ser una estrella requiere mucha creatividad y mucho montaje y estar continuamente actuando. Además Elvis ligaba más que Picasso”.

“Mechanical Animals” está publicado por Universal.