Si sólo habéis escuchado el tema que abre y da nombre a “Fascinado” (Sony), su nuevo álbum, y estáis enganchados, enhorabuena porque da para más. El disco es romántico y apasionado (“Jardín Polar”), es irónico (“Boheme”), con chispa (“Tienes gracia”) fiel a sus principios (“Gente de Barrett”) y crápula (“Joe”). La fusión de tres caras tan distintas como compatibles.

La vida tiene esos ciclos: nuevo disco de Sidonie; otra portada para el Mondo y todos dos años más viejos. Lo llevamos bien. Ellos parecen los mismos pero, a la que rascas un poco, notas que algo ha cambiado y me alegra decir que a mejor. Lo mismo que me alegra saber que “Fascinado” es un gran disco y precisamente por ello, sería una injusticia que pasará a la historia del pop español sólo por ser en castellano. Os aseguro que es muchas más cosas. Claro que mi palabra únicamente tendrá valor para aquellos que opinen que su anterior álbum, “Shell Kids”, era difícil de superar. A ellos, a sus fieles, es a los que va dirigida la distendida charla que mantuve con ellos en casa de Marc. Una entrevista a tres bandas que intentará desvelar las circunstancias que dieron pie a ”Fascinado”.

Fin del hechizo
A nadie se le escapa que un disco como “Shell Kids” debería haber obtenido mejores resultados, incluso en un país tan escaso en ventas como éste. Y los primeros en sentir cierta decepción por la acogida, al que consideran un trabajo muy difícil de superar, es la propia banda. Esa es una sensación que, en parte, han mitigado con una gira tan intensa que casi acaba con ellos, una resaca enorme que no tuvieron más remedio que superar por si mismos.

“La resaca de la gira fue muy dura y lo que nos sacó adelante fue volver a pensar en el nuevo disco”

(Marc) “Para mí este disco ha demostrado la amistad que hay en el grupo, porque sino llega a ser por esa amistad no hay disco. Piensa que tras la gira estábamos en una situación de mucha inestabilidad. Sony-BMG parecía que nos iba a echar, todos teníamos movidas personales, yo salía de una ruptura sentimental con una serie de movidas en casa, Axel igual con movidas en casa, la gira, los excesos, el alcohol, las drogas…”. (Jesús) “Es que después de esta gira se ha demostrado que estamos muy unidos y que tenemos una amistad muy fuerte porque una gira como ésta podría haber destruido a una banda en cualquier momento”. (Axel) “La resaca fue muy dura y lo que nos sacó adelante fue volver a pensar en el futuro, en el nuevo disco. Además, volver a ensayar los tres en el local fue el aire que necesitábamos para seguir adelante y eso no sucedía en una furgoneta o en un after de fiesta, sino los tres juntos y solos en el local, en el que hubo una concentración muy fuerte”. (Jesús) “Y una ilusión muy fuerte también por contar todo lo que habíamos vivido en la carretera y esa misma ilusión te hace trabajar prácticamente como si fuera la primera vez”. (Axel) “Nuestras primeras experiencias con el alcohol y las drogas relacionadas con Sidonie provocaron que fuéramos una piña. Sin embargo, en esta gira lo que pasaba era el efecto contrario, que los excesos en la noche nos separaban y eso pasaba porque dejábamos de estar los tres solos y si encima entre semana no puedes ensayar, que es cuando estamos los tres juntos, eso se perdía. El disco fue un reencuentro. Fue volver a disfrutar de lo esencial de la música que es emocionarte componiendo canciones”.

“Sí que ha existido la tentación de, bajo otro nombre, hace la canción del verano”

Te seguiré aunque te pierdas por el mal camino
Fue durante ese reencuentro en el local de ensayo cuando tomaron la decisión de que el próximo disco sería en castellano. Y aunque al principio Jesús se mostró reticente al cambio de idioma, Marc y Axel están convencidos. ¿Motivos? (Marc) “Cada uno tiene el suyo… Para empezar hace cuatro años hicimos lo del homenaje a El Niño Gusano y nos encantó”. (Axel) “Fue la primera vez que vimos claro que eso podía prender en el futuro”. (Marc) “A mí El Niño Gusano no me gustaban absolutamente nada pero Sergio Vinadé me regaló el disco ‘El escarabajo más grande de Europa’ y flipé con las letras. Además teníamos que cambiar porque ‘Shell Kids’ yo creo que no se puede superar”. (Axel) “En cuanto a sonido”. (Marc) “Hubiera sido repetir la fórmula. ¿Qué vas a cambiar? ¿Que en lugar de una guitarra eléctrica suene una acústica, que también se ha hecho? Eso no es suficiente, así que la solución pasaba por cambiar el idioma”. (Axel) “Teníamos el deseo de no sonar a ‘Shell Kids’ a pesar de que repetíamos con el mismo equipo de producción. Queríamos dar un paso adelante y el día que nos dimos cuenta de que la solución para no repetirnos era pasarnos al castellano, fue decir: ‘¡Ya está! ¡Ya lo tenemos!’. Íbamos a sonar distintos, pero con la identidad propia que caracteriza a Sidonie”. (Marc) “Y otra razón muy importante fue Bob Dylan. Porque hace dos años, al estar en Sony, nos llegaron unos superregalos en forma de unos bootlegs maravillosos y, aunque conocíamos su obra, nunca habíamos profundizado en sus letras. En eso, Dylan siempre será un gigante y nosotros unos enanos, pero sin duda fue un reto, una fuente de inspiración…”. Pero la sombra del oportunismo planea sobre la conversación y es el propio Jesús es quien la ha puesto sobre el tapete. Axel continúa: “Yo acerca de si nuestra decisión es creíble o no, creo que hay dos cosas a tener en cuenta. Primero que, a raíz de la fusión de Sony y BMG, y a pesar de que teníamos por contrato un disco pendiente, nos exponíamos a que si lo que enseñábamos no era bueno, pues no seguíamos, y antes de saber si seguíamos o no ya teníamos una maqueta con los temas en castellano. Antes de que se decidiera que este disco saliera con Sony-BMG nosotros ya estábamos haciendo el disco en castellano, expuestos a cualquier cambio de discográfica. Y la segunda razón a favor, es que si esto hubiera sido una imposición o un consejo de alguien externo al grupo no habría quedado tan bien como ha quedado. Sinceramente pensamos que ha quedado así porque nos lo hemos creído”. (Jesús) “Este es un grupo en constante evolución que siempre está buscando hacer cosas nuevas y de una forma absolutamente natural, sin premeditar y es así, no tiene más misterio”. (Axel) “Lo que pasa es que cuando se tomó la decisión de cantar en castellano sabíamos que si lo hacíamos debíamos intentar hacer unas letras de la hostia porque eso es lo que se espera de un grupo que hace ese cambio para acercarse a la gente. Y realmente el proceso ha sido muy trabajado, nos hemos pasado horas y horas hablando de las letras discutiendo sobre ellas trabajándolas en casa conjuntamente. No ha sido algo hecho de cualquier manera”.

Gente de Barret
Claro que las letras son la gran baza de su nuevo disco. Tienen chispa, enriquecen el universo de la banda y andan perfectamente empastadas en unas melodías más cristalinas, menos barrocas y de envoltorio acústico. (Marc) “En realidad la decisión de utilizar acústicas fue debida a que estaba en el local de ensayo y se me rompió el amplificador y durante esas dos semanas de reparación empezaron a surgir temas y temas. Y otro motivo fue que, pensando que con este disco no tendríamos tanta pasta para contratar un cuarteto de cuerda o chicas haciendo coros y todo eso, empezamos a hacer los arreglos nosotros mismos con teclados analógicos y al final y a pesar de que el presupuesto sería más o menos el mismo dijimos: Y qué tío, seguimos igual. ¡Si está quedando de puta madre!”. Y lo mejor de todo es que siguen sonando a Sidonie. El cambio de idioma
no ha significado una renuncia a su legado. Siguen siendo “Gente de Barret”… (Marc) “No nos da la puta gana de hacer algo fácil, esto es lo que hay”. (Axel) “Por ejemplo, ´Joe´ es un claro ejemplo de canción pop que podría haber sonado a Amaral y le dimos vueltas y vueltas hasta que encontramos que el sonido de clavicornio convertía esa canción en una canción de Sidonie, pero ya te digo que eso pasó después de darles vueltas y vueltas…”. (Marc) “Es muy fácil hacer un tema pop comercial y en nuestra manos está hacerlo, pero sería traicionarme no quiero acabar en casa escuchando un disco que no me convenza, que no me crea”. (Jesús) “De hecho hemos dejado atrás letras y temas que no nos convencían porque eran muy fáciles…”. (Marc) “Así, como un juego, si que ha existido la tentación de, bajo otro nombre, hacer la canción del verano. Eso sería muy divertido…”. (Axel) “En eso quizás es donde se puede chocar con una multinacional, porque es evidente que queremos llegar a más gente y vender más, pero ante eso siempre tenemos el objetivo principal de convencer y complacer a nuestros fans primero y después llegar a más gente. No podemos dar un paso sin dejar a un lado a nuestro público de siempre, el que nos apoyado desde el primer día y que nos ha hecho estar donde estamos y eso nos hace fuertes para convencer a más gente. En el fondo se trata de alargar los brazos, no de dejar de lado a unos para abrazar a otros”.

Jardín Polar
Sidonie no se han escondido nunca. Desde el principio su actitud fue la de comerse el mundo y eso es algo que en el microcosmos indie estatal nunca fue bien recibido. Por eso el sabor a hiel de la amargura inunda su paladar. Las expectativas de “Shell Kids” eran muy elevadas, quizás demasiado para como está el patio, y la dura realidad les ha hecho crecer mucho estos dos años. ¿Más centrados? Sin duda. ¿Eso significar  que se acabaron las fiestas? Para nada. La cabra siempre tira al monte y estos tres tienen mecha para rato, pero estoy seguro que será distinto. Apuntaban a lo más alto, se encontraron con una gira que casi acaba con ellos, renacen y editan un disco tan bello como sosegado y corto. No se trata de agotar al personal, prefieren ofrecer lo mejor que tienen y descartar lo que no les convence. Se han desnudado, pero esta vez sólo de forma metafórica. Como dicen en la letra de “Jardín Polar”, nos han
dado todo lo que queda bajo su piel. Espero que la respuesta esté a la altura de lo entregado. (Axel) “Es cierto que con ´Shell Kids´ no se cumplieron nuestras expectativas, pero con lo que me quedo es con que hicimos el disco que quisimos y también con el hecho de ganar con la
gira más público del que teníamos. Para mí en lo que se fracasó, es en no llegar a lo que queríamos, que era editar fuera. Porque ´Shell Kids´ fue un disco pensado para gustar no sólo al público español sino para gustar al público del mundo y a eso apuntábamos, y por las razones que sean nos hemos quedado sin esa posibilidad. Era algo que nos prometieron y no ha sido así”
. (Marc) “Ocurre que ´Shell Kids´ es un disco que gusta mucho a nuestros colegas músicos y sin embargo vendió sólo unas quince mil copias. Y la verdad, para cómo es el disco, lo encuentro un poco vergonzoso. Aunque me han dicho que no me preocupara porque tengo un discazo, sí que lo hago porque estamos en un país que no ha comprendido este disco. Es de esa frustración de donde nace ‘Fascinado’. Por eso el cambio porque si el anterior hubiera funcionado, no sé si estaríamos cantando en castellano”. (Axel) “Apuntábamos siempre muy alto y lo seguimos haciendo. por eso es difícil cumplir nuestras expectativas…”. (Jesús) A mí lo que más me jode es no haber salido fuera, porque realmente ´Shell Kids´ hubiera podido competir con el disco de Libertines al que le da mil patadas o con Adam Green y toda esa mierda (risas). Todo esto dicho desde el cariño… ¿eh? Ahora a ver si conseguimos editar en Sudamérica. A ver si conseguimos hacer giras por allí”.