Después de arrasar por todo escenario en el que se han subido, Borja Téllez y Guillermo Sinnerman han regresado al estudio para grabar su segundo disco, “Año Selvático”, una decena de canciones intensas y directas que recogen lo mejor del garage, añadiendo nuevos matices

Ha sido uno de los grupos que más han dado que hablar dentro y fuera de Aragón durante los últimos dos años. Los Bengala comenzaron su andadura como un proyecto paralelo de Borja Téllez (batería) y Guillermo Sinnerman (guitarra) mientras formaban parte de los extintos The Faith Keepers, pero gracias a sus intensos conciertos se ganaron la fama en su tierra en muy poco tiempo. Después llegó “Incluso Festivos”, su primer disco, y dos años intensos en los que no han parado de actuar en salas y festivales del país, con idéntico y exitoso resultado; hasta lograr ofrecer casi 70 conciertos al año. La continuación llega este mes, lleva por nombre “Año Selvático” y no defraudará a todo fan del garage y del rock directo y sin artificios. Sin embargo, llama la atención que en esta ocasión han tratado de expandir su sonido por nuevos y oscuros caminos, sobre todo en la segunda mitad del LP. El propio Borja lo confirma. “No ha sido algo premeditado, pero sí que tiene un aire más lúgubre, con unas letras críticas con lo que vemos en nuestro entorno y un sonido más violento, más cercano a algo como Motörhead y no tan setentero. Nuestro primer disco fue más espontáneo y nació con la intención de pasarlo muy bien. Los dos habíamos rotos con nuestras parejas y eso se nota (risas). Aunque ese espíritu aún está en temas como “El guateque”, en esta ocasión hemos hecho todo de una manera más sesuda, con las ideas más claras”. Como bien sabe todo aquel que ha visto al dúo en directo, ese es el hábitat en el que mejor se desenvuelve y en el que demuestra todo lo que es capaz con una guitarra y una batería. Y lo mejor de “Año Selvático” es que la producción llevada por ella mismos junto a Cristean Barrós suena tan potente, directa y salvaje como suenan ellos subidos a un escenario. “Lo ideal es que un disco refleje cómo suena una banda en directo, pero esto es una obra a parte, con sus arreglos. Es algo que se convierte en único y diferente”. Y hablando de directo, ya han actuado en algunos de los más importantes festivales de España como el BBK Live, SOS 4.8 o Vida y han cosechado cuanto menos el mismo éxito que en salas pequeñas. Más allá de ganar más adeptos a la causa, lo más importante es que han crecido como músicos. “Tocar todo los fines de semana del año nos ha obligado a convertirnos en profesionales y hemos tenido la suerte de conocer a músicos a los que admiramos. Aunque lo que más nos ha aportado es que ahora creo que somos capaces de ofrecer un concierto decente en cualquier circunstancia, por adversa que sea”. Borja y Guillermo también son conocidos por formar parte de otros interesantes proyectos musicales, juntos y por separado (Los Volcanes, The Fire Tornados, Señoras y Bedeles”, pero ahora su prioridad tiene rallas negras sobre fondo naranja. “La gira comienza el 5 de octubre en Barcelona y serán cinco meses intensos de conciertos. En Zaragoza lo presentaremos el 28 de octubre en Las Armas. Para promocionar el disco también estamos preparando dos videoclips.” Los esperamos con ganas también, después de los buenos resultados de “Jodidamente loco”.