Jupiter Lion, La Orquesta Del Caballo Ganador, Rastrejo y, por encima de todo, Betunizer. Son las bandas en las que José Guerrero ha dejado su impronta. Y ahora Cuello, asociación con Óscar Mezquita, Nick Perry y Ubaldo Fambuena que es fuego, ímpetu, guitarras kamikazes, himnos que se gritan y elevar el volumen del equipo de música hasta que tiemblen las paredes de casa y tus vecinos quieran asesinarte.

“Cualquier humano común debería de escuchar a Pixies o Sonic Youth antes de morir. Tus razonamientos serán más fiables, los besos a tu pareja serán más intensos, tu vitalidad será más real y pluscuamperfecta…”. Con esta vehemencia responde José Guerrero a la típica pregunta sobre sus máximas influencias. “Los cuatro escuchamos mucha música y nos apasiona de forma obsesiva”. El ahora líder de los debutantes Cuello, más conocido por rascar la guitarra y gritar al frente del trío de punk marciano Betunizer, se ha rendido a los encantos de los bellos acordes. Eso sí, tocados con fuerza y con los amplis al once. “Aunque siempre he estado metido en otros derroteros, soy muy fan del pop clásico. Me apetecía probar canciones más melódicas y sencillas. Un día me puse a componer temitas y busqué a la gente adecuada para darle forma al asunto”.

El resultado es “Mi brazo que te sobre”, una primera referencia tan despreocupada como punzante, un baño de guitarras distorsionadas y frescas melodías vocales grabado en los estudios Sountess en riguroso directo. “Queríamos grabarlo así. No tiene importancia si hay fallos. Se trata de energía”. Guerrero ha escrito todas las letras y melodías, el resto han aportado su personalidad con sus instrumentos. “Yo he montado la banda, pero es una banda en toda regla. Tenemos las agendas apretadas con nuestras otras proyectos, pero daremos conciertos. Hay que tocar, tocar y tocar”.