¿Cómo puede una colaboración acabar convirtiéndose en un disco como este?
Courtney: Teníamos amigos en común y con el tiempo nosotros nos hicimos amigos también y comenzamos a hablar de hacer canciones juntos. Supongo que éramos fans el uno del otro, me encanta Kurt como compositor, como músico… Un día, sin más, me envió un correo electrónico y me dijo que tenía una canción que sería genial si cantáramos juntos. Pasaron dos años y eso terminó convirtiéndose en un disco lleno de canciones. Fue un proceso lento.

¿Cómo se eligieron las versiones que aparecen en el disco?
No sé. Supongo que nos encantan. Me encantaba “Fear is like a forest”, de Jane Cloher, y llevaba mucho tiempo quriendo hacer una versión de ese tema. Teníamos el estudio de grabación, algunas de nuestras canciones, pero no muchas, así que una vez nos quedamos sin ideas propias pensamos que sería divertido versionar una o dos canciones más.

“Creo que para escribir una canción que te reconforte, llena de paz, antes tienes que profundizar mucho en algunos lugares a los que normalmente no quieres ir”. (Courtney Barnett)

Han pasado cuatro o cinco años desde que grabaste “Outta the woodwork” y ahora Kurt la recupera, la revisiona y la añadís a este disco ¿te gusta cómo ha envejecido el tema?
Sí, totalmente. Me gusta mucho la canción y todavía sigo conectando con ella, lo cual es un buen sentimiento para un compositor. Está bien crecer y evolucionar, pero aún así yo me sigo identificando con esta canción. Creo también que es una canción que tiende a adoptar diferentes significados dependiendo del momento y de la persona. Incluso a mí me pasa. Años después, sigo encontrando diferentes significados ocultos en esta canción. Siempre es bueno volver a ella. Creo que Kurt hizo un trabajo increíble reinterpretando mi canción y llevándola a otro nivel.

En ese sentido, ¿cómo crees que ha envejecido “A little ring for my halo”, el disco de Kurt Vile de dónde se extrae “Peepin’ Tom” que tú versiones en este trabajo?
Me encanta. Fue el primer disco que escuché de Kurt. La música de Kurt es bastante atemporal, puedes ponerte cualquiera de sus discos y te atrapará y te golpeará. Ese disco pasará a la historia porque son canciones increíbles que no envejecen. Cuando salió lo compré y nunca me he cansado de él.

Además de revisiones de temas vuestros, y alguna versión de otros músicos, el disco incluye canciones inéditas como “Let it go”, que escribiste tú, ¿no?
Llevaba mucho tiempo con una versión instrumental de esa canción, intentando meterle melodía, letra… pero nunca funcionaba. Eso me pasa mucho y bueno, me limito a esconder mis fracasos en un bául con el fin de recuperarlos y darles uso en algún momento. Cuando reservamos el estudio y Kurt trajo su canción la idea era que yo llevara una mía y la trabajásemos juntos pero en realidad yo no tenía mucho. Saqué esta canción del baúl y comencé a escribir letras para ella. Kurt y yo colaboramos en la canción, nos enviábamos textos por mail o por mensaje y luego los acabamos mezclando. Es una manera rara de escribir una canción, pero lo disfruté.

Hay canciones como “Over everything” que tienen hasta seis minutos de duración ¿Es el resultado de plantearse este disco casi como una conversación entre colegas?
Completamente. Íbamos haciendo muchas cosas en el estudio y no teníamos en cuenta ninguna restricción de tiempo, simplemente íbamos haciendo lo que pensábamos que era correcto, lo que nos iban pidiendo las canciones. Hubo bastante improvisación, fue bastante espontáneo. No estábamos por la labor de facturar canciones pop de tres minutos.

¿Qué te llevas de estas sesiones de grabación? ¿Has aprendido algo durante esas horas de estudio con Kurt?
Sobre la marcha aprendí a descubrir tus propias debilidades y la importancia de esto. Creo que para escribir una canción que te reconforte, llena de paz, antes tienes que profundizar mucho en algunos lugares a los que normalmente no quieres ir. Él es una persona muy estimulante e inspiradora. Fue muy cómodo y natural. Estoy muy contenta con las canciones. Tuve que sacar canciones que estaban escondidas en el fondo de mi cabeza y que no sabía que estaban allí. Eso es un sentimiento muy guay.

Kurt define tus canciones como bonitas pero oscuras.
Tiene sentido. Siempre tengo esa sensación … cuando empecé a escibir canciones quería unir ese tipo de conceptos:canciones pop oscuras, algo oscuro y algo gracioso. Creo que tengo un sentido del humor bastante extraño y creo que Kurt también y por eso nos llevamos tan bien.

¿Cómo defines tú la música de Kurt?
Es una pregunta difícil… bonita y oscura es una buena definición.

¿Cuáles son tus próximos pasos? Hemos escuchado recientemente “How to boil an egg”, pero no sé si hay disco a la vista.
Supongo que sí. He estado trabajando en un disco que ya debería estar terminado. Esa canción fue una canción pop estúpida que escribí hace mucho tiempo y que en realidad no suena como el resto del álbum. He estado tocando la guitarra con Jane Cloher (de gira) así que podría haber un disco ahí, y también muchas grabaciones lo cual está bien.

¿Te veremos en España con Kurt o habrá que esperar a tu próximo disco?
Quizás con mi próximo álbum. Me encantaría venir con Kurt pero nos hemos quedado sin tiempo. Cerramos esta gira estadounidense y luego no pudimos cerrar nada más porque él está de gira, grabando … nos encantaría venir a España. Sería increíble.